Archivo Visual de Santiago Una biblioteca virtual de imágenes históricas de Santiago de Chile

La idea central del proyecto es recolectar y exponer en un mismo espacio representaciones visuales de la ciudad de Santiago, recorriendo con ello más de 300 años de su historia y constituyendo así una suerte de memoria visual de la capital. Queremos dar cuenta de las diversas miradas de los autores nacionales y extranjeros que han registrado la urbe, buscando conformar un cuerpo identitario visual sobre la capital -ciudad dispersa, extensa, heterogénea y generalmente poco conocida en su integridad por sus habitantes-, que nos ayude a cohesionar y hacer comunitario un espacio constituido de fragmentos, de experiencias y de recorridos individuales. Sin desconocer el valor de otros tipos de representaciones y actividades en la formación de la identidad de un espacio urbano (literatura, teatro, gastronomía, historia, política, clima, etc.), Archivo Visual de Santiago se concentra en el deleite del ojo y en la revisión de nuestros hábitos visuales en relación a nuestro entorno (…)

El sitio web permite visualizar las imágenes en línea en resolución media (72 dpi), siendo factible en la mayoría de los casos realizar una descarga en alta resolución. Los buscadores acotados permiten acceder a conjuntos de imágenes agrupados según el autor de las obras, el período al que pertenecen, la técnica con la cual fueron realizadas, el archivo del cual fue tomada la fuente documental, o el lugar emblemático al que hacen referencia. Cada imagen está acompañada de una ficha descriptiva de su técnica, autor y fecha, entre otros datos.

Más de medio centenar de imágenes del archivo están acompañadas de reseñas o textos de análisis que proponen una lectura a determinadas representaciones de espacios y monumentos de la capital (…)

Para seguir leyendo: http://www.archivovisual.cl

Treinta años de olvido | Roberto Merino

Si veinte años no es nada, según el famoso tango tan citado, súbitamente da la impresión de que treinta años es todavía menos. Por cierto: entre 1982 y el momento actual pareciera haber sólo un paso o una leve distracción tempor…

Si veinte años no es nada, según el famoso tango tan citado, súbitamente da la impresión de que treinta años es todavía menos. Por cierto: entre 1982 y el momento actual pareciera haber sólo un paso o una leve distracción temporal, pero entre ambos media un plazo suficiente para envejecer. A veces uno se siente como esos tipos con fisuras cerebrales a quienes se les detuvo el tiempo y viven pegados en un presente pretérito, si cabe la expresión. En fin, sé que es ridículo mi asombro: qué más decir, lo mismo, son treinta años de esos días exhalados como la juventud, un saco de años, más de un cuarto de siglo, el lapso de una vida entera.


1982 fue un año inespecífico y aburrido, si uno atiende estrictamente a los hechos externos. Quizás lo más espectacular, en estos términos, fueron los temporales, las lluvias y las inundaciones: el Mapocho “se salió de madre” –como se decía por entonces– y retomó sus viejos cauces, cubriendo la Alameda y el Parque Forestal. La gente se agolpaba en los puentes para apreciar el impresionante paso de agua, que hacía temblar el suelo.

El Mundial de Fútbol, en lo que se refiere a la participación chilena, fue un asco, corolario de una campaña de insistente chovinismo y de soberbia. Vivíamos sin cable, ni internet ni nada. Algunas personas tenían películas Betamax y otras cuantas disponían del lentísimo y abstracto juego llamado Pong. Los inclinados a los juegos electrónicos debían salir de sus casas para ejercer su afición en alguno de los Delta de Apoquindo, o bien “los bajos York” del Paseo Ahumada. Cuánto aburrimiento en verdad viene asociado a la memoria de esos días. Nadie ha hecho la historia del aburrimiento en Chile, particularmente del tedio en la época de la dictadura. Recuerdo haber visto a unos turistas extranjeros en la Alameda el atardecer de un día feriado: reclinados contra una ventana, resoplando, entregados con impotencia a una lata profunda y extensa.
Nos entreteníamos con poco: con los crímenes de las páginas policiales, con pelambres, con lecturas, con teleseries. En las noches de Vitacura, cerca de La Portada, se escuchaban ronceadas de autos y cierto griterío gregario nocturno, nada más que una provinciana inflamación de entusiasmo.
En Bellavista había dos o tres boliches insomnes y campeaba por las noches el rugido de los leones del zoológico. En Lastarria se abría recién la Plaza del Mulato y lo que se daba en las inmediaciones era más bien las fuentes de soda: el Apetito, el Diablito.
Si me preguntan qué Santiago prefiero, me atrevería a decir el de hoy. En 1982 no había habido todavía boom inmobiliario y llevábamos harto tiempo sin terremotos, de modo que se mantenía algo de la ciudad antigua, pero abundaban también los sitios eriazos tristemente tapiados. Se notaba pobreza. En la Alameda prosperaban, uno junto a otro, unos feísimos puestos de lata anaranjados donde se vendían baratijas. Lo peor eran los pósters de cantantes, impresos con mala voluntad, rostros sonrientes de dientes blancos rodeados de celestes y amarillos pálidos, como auras o apariciones.

Santiago ‘top’ | Alfredo Jocelyn-Holt

En la que debe ser una de las noticias más asombrosas para los chilenos aparecida en la prensa extranjera, The New York Times acaba de “ranquear” a Santiago como destino turístico número uno este año 2011. Esa sí que sería novedad histórica e…

En la que debe ser una de las noticias más asombrosas para los chilenos aparecida en la prensa extranjera, The New York Times acaba de “ranquear” a Santiago como destino turístico número uno este año 2011. Esa sí que sería novedad histórica e inédita. Lo que es los varios cientos de miles, si no millones de santiaguinos prestos a escaparse o ya fugados de la ciudad, o no se han enterado aún o desmienten tan supuesta buena nueva. Y no porque acostumbren a salir de vacaciones en esta época huyendo del calor infernal que ha estado como nunca este verano. Al contrario, porque hay razones más de peso que aconsejan airearse y salir de este hoyo.

Santiago no es ningún Shangri-La. En otra noticia de ahora último, claro que aparecida en la prensa nacional y, por lo mismo, seguro que pasada por alto, se afirma que sólo un 24% de los chilenos confiaría en sus vecinos. Significativo dato. Que tres de cada cuatro santiaguinos se miren feo cada mañana, cada tarde, todo el año, no es precisamente una imagen incitante, ni qué bruto qué acogedora. Tampoco deben serlo las tres denuncias por robo, intimidación o asalto por cada mil personas registradas cada año, conste que contando sólo a quienes se animan a hacer la denuncia. Ni para qué decir ese dato pintoresco, tan único y santiaguino, de las hasta tres o más farmacias situadas en las cuatro esquinas. Ninguna agencia de viaje consignaría información tan útil.

Por supuesto que no. Lo que el New York Times valora como índice es que en Santiago existan estupendos restaurantes peruanos que sirven “novo-Andino cuisine”, y donde después se puede ir a gozar de una noche inolvidable al son de “salsa, hot dancing and cool Cuba libres”. Por eso quizá cuando los extranjeros alaban a Santiago se tiene, a menudo, la incómoda sensación de que los “Cuba libres” produjeron su efecto marimba. ¿No se habrán confundido acaso con Santiago de Cuba, Santiago del Estero (Argentina), Santiago de los Caballeros (Guatemala) o Santiago de Querétaro (México)?

Quienes nacimos en un Santiago, en los años 50, con cinco millones menos de habitantes, extendido en 15, no en 70 mil hectáreas, y con una concentración de sólo un 24% de los habitantes del país (no el 40% como hoy), no podemos si no estar traumados y hasta la coronilla. Definitivamente, con las grúas, los camiones tolva, los hombrecitos “Lego” con cascos, y con barrios nobles, enteros, tumbados a sus pies; en suma, un sitio o paisaje en constante deconstrucción/construcción. Periódicamente suelo toparme con unos “ejecutivos” de dudosa ralea que dibujan rascacielos monstruosos encima de mi calle y casa: vivo en Providencia y rehúyo moverme más al oriente.

El problema de Santiago es el de siempre, desde que se la fundó. Este nunca fue un lugar de destino, sino de paso e improvisado. Lejos de todo, y peor aun, lejos de donde íbamos, impidiéndonos los mapuche llegar allí. Un lugar salvaje, semidesierto, poco aireado, donde ninguna civilización precolombina que se preciara construyó nada (aunque se enterró mucho). En definitiva, un hoyo tumulario, fatídico, donde asentar un campamento trinchera y seguir batallando camino al sur; de lo contrario, había que salir cascando rumbo al norte. Raro, pues, que los gringos encuentren tan fantástico Santiago. ¿Vendámoselos?