VOLVER A LEER: “Itinerarios de la historia del tiempo presente. Del IHTP de la post-guerra a la “globalización de la memoria”

"Itinerarios de la historia del tiempo presente. Del IHTP de la post-guerra a la “globalización de la memoria”
Por Frédérique Langue, Instituto de Historia del Tiempo Presente (IHTP-CNRS)
Publicado en la revista Historiografías, revista de historia y de teoría, núm. 16, 2018

Resumen: Esta síntesis retoma las principales etapas de la creación del Instituto de Historia del Tiempo Presente en Francia haciendo hincapié en la legitimación de esta novedosa corriente historiográfica. Asimismo considera la inserción de la misma en las problemáticas memoriales de hoy, especialmente ante el fenómeno de “globalización de la memoria”.


La nueva sede del IHTP en el Campus Condorcet
©FLG

De la historia del tiempo presente, campo de investigación asentado ahora en una corriente historiográfica reconocida, hay que recordar en primer término que se derivó no solo de una reflexión historiográfica y luego epistemológica sino también de una verdadera batalla que se libró con especial énfasis en los años ochenta, a raíz de la creación del Instituto de historia del tiempo presente (IHTP) y de una determinada coyuntura historiográfica. Alcanzó legitimidad en el campo de la historia y de las Ciencias humanas y sociales y se desarrolló incluso fuera de sus fronteras iniciales, relacionada con otra aprehensión semántica de lo contemporáneo y de la “contemporaneidad”. Al enfrentarse con un pasado inconcluso arraigado en gran parte en las memorias colectivas derivadas de la post-guerra, así como con las representaciones del pasado y los usos políticos del mismo, planteó de entrada la cuestión de la relación del historiador a su objeto de investigación, dicho de otra forma el estatuto del científico social, e incluso la responsabilidad que le corresponde con motivo de debates que se originan en el espacio público.2 

Mayores coincidencias y referencias comunes podríamos encontrar sin embargo –aunque no con absoluta certeza– entre la historia del presente, la historia viva, la historia reciente o incluso con la historia actual, como se les quiera llamar en el mundo hispánico. Ahora bien, tampoco habría que pasar por alto una característica que, junto a la imprescindible distancia crítica respecto al objeto de estudio, se ha venido afianzando a lo largo de las últimas décadas, tanto en Francia desde los inicios del género como en el ámbito hispánico, especialmente en América Latina (…)

Para seguir leyendo: https://papiro.unizar.es/ojs/index.php/historiografias/article/view/3338

Reseña: Elizabeth Jelin y Ricard Vinyes, Cómo será el pasado. Una conversación sobre el giro memorial (2021)

Elizabeth Jelin y Ricard Vinyes, Cómo será el pasado. Una conversación sobre el giro memorial, Barcelona, NED Ediciones, 2021, Caravelle, n°117, 2021, pp. 230-232 https://journals.openedition.org/caravelle/11916

 

Comment sera le passé ? Passé l’effet d’extranéité d’un titre réunissant deux historiens dans un conversation amène, la question s’impose toutefois tout au long d’un dialogue qui revisite l’interprétation historienne et ses questionnements quant aux « images du passé, la « construction de la mémoire publique », ou encore le rôle du souvenir dans les processus de réparation. Ce dialogue a comme point de départ le Diccionario de la Memoria Colectiva (2018), en d’autres termes un croisement entre réflexion et action. Les considérations politiques y rejoignent l’examen critique des « politiques publiques de mémoire » à partir d’expériences de vie, à Buenos Aires et à Barcelone. Le rôle de l’historien du temps présent – même si cette dénomination n’est pas vraiment utilisée ici, au profit plutôt de l’histoire « récente » et d’une chronologie par conséquent spécifique, celle des années de plomb de la dictature argentine – s’impose ici par sa contemporanéité des faits abordés, comme témoin, pierre angulaire de l’histoire du temps présent, et interprète des sorties de régimes autoritaires qui l’inspirent et en déterminent tout simplement la possibilité et la raison d’être. Le livre est certes destiné à des publics variés, de l’étudiant et du chercheur au décideur politique voire au militant. Il peut donc, à l’occasion, donner l’impression d’un fourre-tout, risque de toute discussion à bâtons rompus – pas de divisions en chapitres thématiques – quand bien même le propos fait se rejoindre deux trajectoires historiennes. Les thèmes en sont donc extrêmement divers, et nous nous contenterons d’en signaler les principaux, compte tenu de leur intérêt dans le cadre des usages et débats propres à l’histoire du temps présent dans les mondes ibériques.

Les usages de la mémoire se situent à cet égard au premier plan, qu’il s’agisse de rappeler la question des victimes et des droits humains, de leur « institutionnalisation » (récupération ?) voire du tourisme de catastrophe, ou de l’« autorité de mémoire » (comment les instances politiques ou de gouvernement peuvent-elles contribuer à ces usages en évitant la « saturation »). Le travail de mémoire est toutefois posé dans sa dimension individuelle, particulière, aux côtés de réalisations patrimoniales comme les musées, ou de thématiques conjointes comme la construction démocratique, du féminisme – à noter que l’ouvrage privilégie l’écriture inclusive, selon des modalités propres à chaque intervenant – ou encore d’identités « supposément ancestrales », ceci dans le cadre d’un « tournant mémoriel » (giro memorial). Le point de départ se trouve être le 80e anniversaire du voyage du Winnipeg de Bordeaux à Valparaiso (1929), et, avec lui, le départ de quelque deux mille exilés, et le début de la solidarité avec les opposants et victimes du franquisme, ce qui pose d’entrée la dimension éthique du projet mémoriel.

La mémoire de tels événements, et d’autres tout aussi tragiques, est avant tout pensée comme un « espace de pouvoir » (R. Vinyes), porteur d’images du passé, de récits, à la fois subjectifs (E. Jelin) mais aussi collectifs, à l’instar des silences qui les accompagnent plus ou moins durablement. Les « disputes » pour le passé – nous préférons cette traduction littérale pour sa valeur sémantique – s’en trouvent fréquemment en concurrence voire en opposition avec d’autres récits. Leur historicité reflète des temporalités variables ainsi que l’évolution des concepts, en tout premier lieu celui de « mémoire sociale », confrontée à des générations nouvelles à une échelle désormais globale. Les pratiques sociales de la mémoire incluent commémorations et révisions du passé par le biais de musées et mémoriaux, en d’autres termes, de politiques de mémoire que les deux discutants évoquent à partir de leur expérience personnelle ou de mobilisations citoyennes : souvenir de la IIe République et Guerre civile en Espagne (d’où le terme « mémoire démocratique » forgé en 2002, et sa valeur patrimoniale et politique, dépendante du gouvernement en place, plus ou moins fondé à instaurer un « pacte du silence »), dictature et droits humains en Argentine, voire la conceptualisation du génocide sur le continent latino-américain dans une perspective plus globale. Les usages de la « bonne mémoire » sont ici abordés en relation avec les processus de « transition », leur valeur de modèle voire de mythes, les tabous comme l’éthique qui les entourent. Pour les auteurs, il n’existe cependant pas de « paradigme de la mémoire », de même que celle-ci, par la « condensation du passé » qu’elle suppose, ne peut être identifiée à un contexte strictement national. Les violences d’État perpétrées dans le contexte latino-américain puis la consigne du « Nunca más » expliquent en partie ce positionnement.

R. Vinyes soulignera toutefois que la mémoire (« le devoir de mémoire ») s’est trouvée érigée en « paradigme moral » à la chute des dictatures du Cône sud (Chili). Sa résurgence dans la sphère publique et la nécessité d’en garantir l’exercice et le droit, expliqueraient le choix fait à cet égard dans le cas de l’Espagne, de ce tournant mémoriel (giro memorial) (…)

Para seguir leyendo: https://journals.openedition.org/caravelle/11916

España – La ley de memoria declara “nulos de pleno derecho” los juicios sumarios del franquismo

 
La vicepresidenta primera y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo (en primer término), y la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, este martes. En vídeo, Calvo explica que la ley de memoria declarará "nulos de pleno derecho" los juicios sumarios del franquismo.FOTO: EUROPA PRES

La norma cambiará la forma de enseñar la dictadura en colegios e institutos: “Nuestros jóvenes necesitan saber de dónde venimos”, dice Calvo. Las multas por incumplirla llegan a los 150.000 euros
 
El País – Madrid15 SEP 2020 –

Casi un año después de la exhumación de los restos de Francisco Franco, uno de los hitos del mandato de Pedro Sánchez, el Gobierno reactiva el debate sobre la memoria histórica con una exhaustiva ley de 66 artículos que remata el trabajo comenzado por la primera norma de este tipo, la de 2007, con José Luis Rodríguez Zapatero en La Moncloa. Esta nueva ley prohíbe la exaltación del franquismo y fija multas de hasta 150.000 euros por actos de homenaje al dictador. Además, cambiará la forma de explicar la dictadura en las escuelas y creará una fiscalía especial para investigar las violaciones de derechos humanos en ese régimen.

Carmen Calvo finiquita el trabajo iniciado por María Teresa Fernández de la Vega, entonces vicepresidenta primera, para homologar, según sus palabras, la democracia española a otras muchas en el mundo que han sufrido dictaduras y se enfrentan al dilema de cómo afrontar desde el presente un pasado trágico. “No seríamos una gran democracia si no somos capaces de enfrentarnos con justicia a nuestro pasado”, sentenció Calvo en la presentación del anteproyecto, que este martes aprobó el Consejo de Ministros y que según el secretario de Estado de memoria democrática entrará en vigor en 2021.

El texto contiene novedades legales de calado para honrar a las víctimas y cerrar el paso a todos los grupos, como la Fundación Francisco Franco, que siguen dedicándose a exaltar la dictadura, algo inviable en muchas democracias del entorno español con sus respectivos dictadores (…)

Para seguir leyendo: https://elpais.com/espana/2020-09-15/la-ley-de-memoria-declara-nulos-de-pleno-derecho-los-juicios-sumarios-del-franquismo.html?utm_source=Facebook&ssm=FB_CM&fbclid=IwAR3T2IuG2Rwl0enEj8dd9sMuvzqSu6H6c5uVYwZ_asKxAUVmQnSIrosiRO4#Echobox=1600172385

Reseña: Marina Franco, El final del silencio. Dictadura, sociedad y derechos humanos en la transición (Argentina, 1979-1983) (Buenos Aires, FCE, 2018)

Auteure de nombreux travaux consacrés à l’histoire récente du Cône sud et tout particulièrement de Un enemigo para la nación. Orden interno, violencia y subversión 1973-1976 (également publié au FCE en 2012), Marina Franco ne se contente pas avec ce nouvel ouvrage de débroussailler un champ de recherche sujet à maints débats car centré sur un passé récent, qui ne « passe pas » toujours. Elle poursuit ici une réflexion sur les conditions de la sortie de dictature, du retour à la démocratie et du modèle transitionnel adopté dans le cas de l’Argentine, en liaison avec la question persistante des droits humains dont les échos persistent dans le temps présent. Mères de la Place de Mai, bébés volés devenus des adultes recherchant leurs parents, souvent des militants assassinés par la dictature, centres d’emprisonnement et de torture transformés en musées ou mémoriaux, l’histoire du temps présent argentin et plus généralement des dictatures du Cône sud renvoie indéniablement à ce que l’auteur qualifie, sous forme de questionnement ouvert, de « culture des droits humains ». La seule mention des archives utilisées, ainsi du ministère de la Défense et de sa « direction des droits humains » (sic) atteste de l’intérêt porté à ce passé récent, douloureusement inscrit dans les mémoires, à ses victimes et à ses formes de justice et de réparation. D’autres images contribuent de fait à ce déplacement de focale. Comme en attestent les véritables « récits mémoriels » que constituent les images, la guerre des Malouines elle-même (1983) passe en effet à un second plan face à la rupture constitutionnelle et politique du 10 décembre 1983. Cette date signe en effet la fin de la dictature, la reconnaissance des luttes pour les droits humains et le triomphe d’Alfonsín. D’autres aspects furent, en revanche, oubliés voire durablement occultés en cette sortie de dictature, que cet ouvrage vise précisément à (re)mettre en lumière (…)

Para seguir leyendo: https://journals.openedition.org/caravelle/6146

Itinerarios de la historia del tiempo presente … con una mirada hacia América Latina




De la historia del tiempo presente, campo de investigación asentado ahora en una corriente historiográfica reconocida, hay que recordar en primer término que se derivó no sólo de una reflexión historiográfica y luego epistemológica sino también de una verdadera batalla que se libró con especial énfasis en los años 1980, a raíz de la creación del Instituto de historia del tiempo presente (IHTP) y de una coyuntura historiográfica. Alcanzó legitimidad en el campo de la historia y de las Ciencias humanas y sociales y se desarrolló incluso fuera de sus fronteras iniciales, relacionada con otra aprensión semántica de lo contemporáneo y de la “contemporaneidad” (…)

Mayores coincidencias y referencias comunes podríamos encontrar sin embargo aunque no con absoluta certeza entre la historia del presente, la historia viva, la historia reciente o incluso con la historia actual, como se les quiera llamar en el mundo hispánico. Ahora bien, tampoco habría que pasar por alto una característica que, junto a la imprescindible distancia crítica respecto al objeto de estudio, se ha venido afianzando a lo largo de las últimas décadas, tanto en Francia desde los inicios del género como en el ámbito hispánico, especialmente en América Latina. El interés por la historia del tiempo presente se ubica en efecto dentro de una larga trayectoria de compromiso a favor de la democracia (ejemplificada en el “Nunca más” de los países del Cono Sur), de salida de dictaduras, de conflictos si no de guerra, como fue el caso en su país de origen, Francia, de remembranza de un “pasado que no pasa”/haunting past, de un pasado traumático y de la “última catástrofe” incluso (ambas expresiones acuñadas por Henry Rousso) si centramos la perspectiva en un pasado de lo más reciente, violento y traumático como lo ha sido el naciente siglo XXI. (…)

Tal es el itinerario que quisiéramos abordar en esta síntesis, desde el momento fundacional hasta la coyuntura historiográfica de hoy. Ésta se caracteriza en efecto por una ampliación inédita del campo de investigación, tanto en lo que se refiere a su objeto de estudio, por la diversificación del mismo respecto a las secuencias históricas y a los espacios estudiados, como por la difusión de sus resultados en el marco de las “sociedades de memoria” (de acuerdo con Ricardo García Carcel) de hoy. Además, esta difusión corre parejas con un insoslayable fenómeno sobradamente amplificado por las ya no tan “nuevas tecnologías de la información” y sus redes sociales:  la “globalización de la memoria”, de esta memoria convertida tan frecuentemente en reto político y crisol de emociones instrumentalizadas si no ideologizadas, cuando “nuestra tarea debe ser que la justa memoria (expresión forjada por Paul Ricœur) sea tanto un factor de justicia como un factor que nos libere para que no quedemos presos del pasado” (…)

Para seguir leyendo:  “Itinerarios de la historia del tiempo presente. Del IHTP de la post-guerra a la “globalización de la memoria””, Historiografía, Universidad de Zaragoza, n°16 (julio-diciembre), 2018 https://papiro.unizar.es/ojs/index.php/historiografias/article/view/3307

Entrevista a Henry Rousso: “Nuestra tarea debe ser que la justa memoria sea tanto un factor de justicia como un factor que nos libere para que no quedemos presos del pasado”

En noviembre del año 2017 –invitado por el Doctorado en Historia de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (FaHCE)– el historiador Henry Rousso visitó la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). En el marco de la entrega del título de Doctor Honoris Causa, Rousso dictó una conferencia titulada “Desarrollos de la historiografía de la memoria”. Paralelamente, el profesor Rousso dictó en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación un seminario de posgrado sobre “La historiografía de la memoria”. La entrevista que reproducimos a continuación fue realizada en ese contexto por algunos de los investigadores que conforman el proyecto de investigación titulado “La Historia Reciente y los usos públicos del pasado: militancias, etnicidad y políticas de memoria desde/en América Latina” del Programa de Incentivos de la UNLP.

Pregunta: Las preocupaciones metodológicas y epistemológicas inherentes al trabajo de los historiadores del tiempo presente constituyen un eje que atraviesa toda su obra. Si la historia del tiempo presente supone dirigir la mirada hacia las representaciones del pasado que se producen en el mismo contexto donde los cientistas sociales realizamos nuestro trabajo, la preocupación pareciera girar en torno a la necesidad de construir una “distancia crítica” con el objeto de estudio. En ese marco nos interesaría preguntarle por los recaudos metodológicos que usted considera necesarios a la hora de abordar aquellas problemáticas históricas con las cuales tenemos una proximidad temporal pero que son, a la vez, objeto de una demanda social.

Henri Rousso: Estas cuestiones que ustedes plantean atraviesan mi propia biografía. Cuando comencé a trabajar en el Instituto del Tiempo Presente (IHTP – Institut d´Histoire du Temps Present) en el año 1981, era un momento de combate respecto a tratar de darle legitimidad a la Historia del Tiempo Presente. Hoy, esa batalla ya fue ganada. Como lo reconoció el propio François Hartog 1 , la Historia del Tiempo Presente ha alcanzado legitimidad en el campo de la Historia y las Ciencias Sociales.

Durante los años que me llevó escribir ese libro 2 , la escritura se fue convirtiendo en una reflexión sobre la historia y el tiempo presente. Pensar la Historia del Tiempo Presente me permitió abordar la historia de una práctica disciplinaria. Porque la Historia Contemporánea existe desde siempre; pero entonces, ¿cuál fue la novedad de la Historia del Tiempo Presente que entre los años 70 y los 80 se fue desarrollando en los distintos lugares?

En este sentido, la cuestión de la distancia resultó central. La “Historia del Tiempo Presente” es por un lado una historia como las demás, que utiliza las mismas herramientas, los mismos métodos. Pero entre sus singularidades se destaca la coexistencia y relación con los propios actores de esa historia, que están vivos. Podríamos decir que lo mismo sucede con la Antropología y con la Sociología. Entonces, ¿qué hacemos con esa singularidad?

(…)

Para seguir leyendo: https://www.sociohistorica.fahce.unlp.edu.ar/article/view/SHe051/9431

Cueto Rúa, S., Herrera, N., Kahan, E., Raina, A., Vila, M. y Merbilhaá, M. (2018). “Nuestra tarea debe ser que la justa memoria sea tanto un factor de justicia como un factor que nos libere para que no quedemos presos del pasado”. Sociohistorica, 41, e051.

La otra exhumación de Franco: el rescate de los papeles del dictador

Ninguno de los Gobiernos en democracia ha reclamado los cerca de 27.500 documentos sobre la actividad política que generó el dictador conservados en la fundación dedicada a enaltecer su figura.

Por Peio H. Riaño, El País, 19/8/2018

“No les pertenecen”. Al historiador Antonio Cazorla le parecía “muy extraño” tener que consultar documentos públicos “en una fundación de extrema derecha”. Autor de Franco. Biografía del mito (Alianza) y de Cartas a Franco de los españoles de a pie (RBA), suele visitar la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF) para peinar la que está considerada como fuente esencial para el estudio de la gestión política del Gobierno franquista.

La mayor parte de la documentación producida por Francisco Franco como jefe de Estado se encuentra en el Archivo General de Palacio, donde hay acceso libre a las casi 4.000 cajas sobre sus funciones civiles. En el Archivo General Militar de Ávila se conservan 236 cajas de sus decisiones militares. El archivo de la cuestionada fundación de la familia del dictador atañe al área política de su Gobierno y comprende registros producidos por el Alto Estado Mayor, el Ministerio de Asuntos Exteriores, la Presidencia del Gobierno o el Ministerio de la Gobernación, hasta el nombramiento de Carrero Blanco como presidente, en 1973. Son cerca de 27.500 documentos y se custodian en el chalé de la calle de Concha Espina de Madrid, propiedad de la familia Franco y sede de la FNFF. Allí, la consulta de los documentos también es libre, pero para el historiador almeriense la situación es una “anomalía democrática”. No entiende cómo es posible que una fuente de información política del franquismo de esta índole se encuentre en poder de una fundación privada, amenazada de cierre por el Gobierno de Pedro Sánchez por enaltecimiento del dictador.

Durante cuatro décadas los historiadores han calificado esta situación como un “escándalo incomprensible y siniestro”, que responde a la tradición de los altos cargos españoles de llevarse papeles públicos a casa (…)

(…) “Es incuestionable la importancia de esta colección única de los papeles de quien fue jefe del Estado español de 1939 a 1975”, responde por correo electrónico el historiador británico Paul Preston, que no logró que la FNFF le permitiera acceder al archivo a mediados de los ochenta cuando preparaba su famosa biografía del dictador, ni que tan siquiera le contestaran aquella carta de solicitud que aún está sin respuesta (…)

(…) La copia que llegó en 2010 al Centro Documental de la Memoria Histórica(CDMH) de Salamanca está incompleta. Tal y como se puede leer en la descripción del Portal de Archivos Españoles (Pares), el CDMH conserva una versión “parcial” que comprende 27.357 documentos (…-

“El hecho de que los papeles de Franco estén en manos de una fundación privada, dedicada a ensalzar la obra del dictador, plantea dudas respecto a una posible criba interesada de la colección de documentos o diferentes niveles de acceso según los puntos de vista políticos de los solicitantes”, señala Paul Preston. El historiador tampoco confía en que todos los papeles hayan sido inventariados por la fundación (…)

Para seguir leyendo: https://elpais.com/politica/2018/08/17/actualidad/1534503979_445294.html

 

Henry Rousso : “Desarrollos de la historiografía de la memoria”

Conferencia pronunciada en la Universidad Nacional de La Plata  15/11/2017.

(…) En mis anteriores visitas a América Latina (estuve en Brasil, Chile, Colombia y también en Argentina hace unos diez años), pude dimensionar hasta qué punto el modo de trabajar la historia y el interés, la preocupación, por la historia y la memoria, tenían aquí un eco particular en estos países. No es el de otras regiones del mundo, y no digo esto porque acabo de recibir el titulo Honoris Causa. Lo advertí desde la primera vez que conocí estos países. Sentí que mis interrogantes entraban en resonancia con las preocupaciones de aquí, y que en este país –ustedes lo saben bien– la historia era un tema candente.

Esta resonancia se debe a que la epistemología particular de la historia reciente tal como emergió en los años setenta, paralelamente a una nueva historia de la memoria, dos fenómenos que fueron concomitantes, se inscribe en una época general, en un ​régimen de historicidad en el que la memoria se ha convertido en un ​valor fundamental –que no está exento en algunos casos de un cierto fetichismo. Intentaré demostrar que este modo de escribir la historia, esta sensibilidad en torno a la memoria y al modo de investigar la historia contemporánea, se ha vuelto un fenómeno mundial. A pesar de los contextos políticos y culturas muy diferentes, de las distintas tradiciones históricas y de los cambios estructurales, este modo de hacer la historia tiende a unificarse, a globalizarse, a estandarizarse que puede verse en la estética de las conmemoraciones que a lo largo y ancho del mundo ha tenido modalidades parecidas, a pesar de que se trate de hechos muy diferentes. Este fenómeno de globalización –esto es una hipótesis- resulta muy visible, muy notable cuando uno llega a Argentina y América Latina desde Francia.

Podemos detenernos, por ejemplo, en el caso de Francia y Argentina, que, por razones muy diferentes, vivieron una crisis de la memoria, un retorno de la memoria a mediados de los noventa (…)

Para seguir leyendo el texto completo: Aletheia, volumen 8, número 16, junio 2018. Traducción Margarita Merbilhaá

http://sedici.unlp.edu.ar/bitstream/handle/10915/68329/Documento_completo.doc.pdf-PDFA.pdf?sequence=1&isAllowed=y

 

Débats. Humanités numériques : conservatoire des savoirs et répertoire de la mémoire pour le temps présent

Mélanges de la Casa de Velázquez, 47-2 (2017)

Débats. Humanités numériques : conservatoire des savoirs et répertoire de la mémoire pour le temps présent

Confronté à l’inflation des interprétations et gloses diverses à l’endroit des humanités dites numériques (Digital Humanities, Humanidades digitales, Digital Studies), l’historien s’intéressant un tant soit peu au numérique ne peut que constater qu’après la liberté et l’innovation grisantes des premiers temps, les humanités numériques semblent avoir atteint leur étiage aussi bien du point de vue des positionnements scientifiques que des réalisations numériques de type institutionnel. Dans le cas français, le projet de Loi pour une République numérique (2016) a certes valeur de reconnaissance, mais aussi de délimitation du champ des possibles, comme des stratégies à mettre en œuvre en vue du libre accès aux publications scientifiques (dans son article 30). Au-delà des discours visant à constituer les humanités numériques en discipline et des mosaïques d’expériences réunies dans de nombreux ouvrages collectifs, ces dernières demeurent en effet un outil pour l’historien, à la fois exceptionnel de par les possibilités de diffusion et d’analyse offertes, et évolutif à l’instar du media qui les inspire. Le terme permet en ce sens de « décrire la mobilisation d’instruments, d’outils, de paradigmes ou de corpus numériques en sciences humaines et sociales ». Cette caractéristique apparaît clairement dans le programme de la conférence Digital Humanities 2017 qui s’est tenue à Montréal en août 2017 sur le thème « Access/Accès ».

Dans un contexte où l’acte de mémoire s’est fait injonction dans l’espace public, les humanités numériques ont, de toute évidence, leur rôle à jouer. À la confluence des archives d’hier et de demain, répertoire fluctuant de connaissances et de données désormais visualisables pour le plus grand nombre, condition sine qua non de la diffusion des savoirs scientifiques, les humanités numériques historiennes présentent un intérêt manifeste dans un temps présent investi par les usages politiques voire les politiques publiques du passé. En témoigne le débat récent, dans la presse et par tribunes interposées, sur l’Open Access et les revues en ligne, débat plombé trop souvent par le conservatisme universitaire et des enjeux de pouvoir révolus. L’« historien-programmeur », tel que l’évoquait Emmanuel Le Roy Ladurie en 1968 dans une tribune du Nouvel Observateur, puis William J. Turkel et Alan MacEachern, serait-il encore à inventer? (…)

Dans ce cyberespace contrasté, nous avons souhaité revenir sur les modalités de réception des humanités numériques par les historiens (latino) américanistes et autres, en revenant sur certaines initiatives pionnières mais toujours autant d’actualité, mais aussi sur certaines initiatives récentes qui, sans exception, tendent à mettre en miroir mémoire(s) et histoire. Ces humanités numériques sont non seulement facteurs de diffusion de la recherche mais également porteuses d’une révolution critique (…)

Selon quelles modalités s’effectue la réception des humanités numériques en Amérique latine et plus généralement à l’endroit des mondes ibériques ? Plutôt que d’introduire ce dossier par des réflexions épistémologiques, il nous a semblé prioritaire d’insister d’entrée sur la pratique historienne des humanités numériques sur un espace précurseur à bien des égards (…)

Les « politiques publiques » du passé vont cependant au-delà de la patrimonialisation des dépôts d’archives, qui répond à des défis autres que la seule conservation d’un patrimoine immatériel. En écho aux réalisations décrites pour l’espace latino-américain, nous avons choisi de (re)visiter certains de ces sites conservatoires de la mémoire contemporaine, d’en cerner les enjeux, de décrypter les politiques publiques du passé et leur versant digital (…)

Pour lire l’intégralité de cette présentation : https://journals.openedition.org/mcv/7890

Les contributions à ce dossier :

Bolivarianismos de papel

Bolivarianismos de papel

En uno de los primeros estudios críticos dedicados al Libertador y a las relaciones civiles-militares, Domingo Irwin y Luis Alberto Buttó, reconocidos especialistas de las relaciones civiles-militares venezolanas, iniciaron su reflexión haciendo referencia a un postulado de M. Deas. Este consideró que el bolivarianismo no era sino « una ideología sin contenido », circunstancia que también tuvimos la oportunidad de comprobar analizando el ideario y los discursos de Hugo Chávez, aunque con la siguiente salvedad: en el chavismo confluyeron en realidad varias influencias y corrientes de ideas. Si bien durante los primeros años del gobierno de Hugo Chávez (1999-2013) se subrayó hasta la saciedad que el chavismo no era una ideología en el sentido epistemológico del término —o sea en la perspectiva marxista y especialmente althusseriana— sino un conjunto de influencias y lecturas de lo más diversas, ampliamente señaladas por su líder en su emisión dominical Aló Presidente, la paulatina radicalización de la « Revolución bolivariana » hacia el Socialismo del siglo XXI arrojó datos distintos.

Desde el advenimiento de H. Chávez y especialmente desde el intento de golpe de Estado de 2002 en su contra —los llamados “sucesos de abril”—, presenciamos en efecto una radicalización del “proceso” junto a una mayor e inédita arremetida de la historia oficial, siguiendo pautas algo divergentes respecto al culto a Bolívar tal como lo habían ideado y celebrado anteriormente los gobernantes criollos a través de la consabida « historia patria ». La escritura de la historia nacional se desenvuelve en adelante en un contexto globalizado y en gran parte ideologizado (…)

La propaganda oficialista, dentro y fuera de las fronteras nacionales, fomentó una interpretación peculiar del culto al héroe fundador de la nación y de la revolución de Independencia (1810-1821) — el « bolivarismo » propiamente dicho— y al Libertador del siglo XX/XXI a  (…) Así contribuyen en crear un régimen emocional que se le sobrepone al régimen de historicidad manejado hasta ahora por los historiadores de oficio, en su gran mayoría adversos al régimen.

De tal forma que la “guerra de las memorias” se ha convertido en uno de los aspectos más notables de la historia de un tiempo presente venezolano heredero del culto a Bolívar, expresivo de un personalismo político característico de las prácticas políticas criollas desde el siglo XIX desde el mismo Bolívar (…)  y en cuanto mito fundador de una nación ahora duradera e irremediablemente divida. En este sentido, no fue baladí la visionaria interpretación de Carlos Rangel, quien desde 1976 y con motivo de la publicación de su ensayo Del buen Salvaje al Buen Revolucionario, formuló su “diagnóstico de Bolívar”, destacando el papel del caudillismo y por lo tanto “partido militar” en la historia de su país.(…)

Para seguir leyendo: Revista de Indias, vol. 77, No 270 (2017), monográfico “El pasado en el presente: lecturas del bolivarianismo y su impacto internacional”, Coordinador: Manuel de Paz-Sánchez”

 

 

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search