La “Cuestión Malvinas” y su raíz en el imaginario de la sociedad argentina. Una entrevista a los historiadores María Inés Tato y Luis Esteban Dalla Fontana

 

En su libro, los historiadores María Inés Tato y Luis Esteban Dalla Fontana proponen una mirada que dé carnadura y haga inteligibles las representaciones colectivas en torno a las islas y señalan la importancia de hacer un estudio social sobre la relación de los argentinos con ese territorio
El Ciudadano - 11 de enero de 2021
Paulo Menotti / Especial para El Ciudadano

 

El 2 de abril de 1982 muchos argentinos y argentinas se desayunaron con la noticia de la recuperación militar de las islas Malvinas que dio inicio a la posterior guerra. También, muchos de ellos notaron la existencia de ese archipiélago del sur argentino aunque, en realidad, otra parte de la sociedad ya tenía presente a esa geografía insular de nuestro país.

De hecho, a lo largo de todo el siglo XX se fueron intentando acciones en favor de la recuperación de las mismas, incluso más allá del sector castrense, como fueron los casos  de políticos, artistas y grupos nacionalistas, entre otros. Los historiadores María Inés Tato y Luis Esteban Dalla Fontana en su libro La cuestión Malvinas en la Argentina del siglo XX. Una historia social y cultural, que intenta ir más allá del legado del conflicto bélico y propone “una mirada social, que da carnadura y hace históricamente inteligibles las experiencias y las representaciones colectivas en torno a ella y sus transformaciones a lo largo del tiempo”.

Los directores del texto señalaron por qué es importante hacer un estudio social sobre la relación de los argentinos con las Islas Malvinas, además de expresar su importancia y cómo conmovió al país la Guerra del Atlántico Sur.

Más allá de la guerra

“La «cuestión Malvinas» precede y excede al conflicto armado de 1982 y está profundamente enraizada en el imaginario de la sociedad argentina. La historia social contribuye a la comprensión de la significación profunda que tuvo –y tiene– Malvinas para los argentinos, antes, durante y después del conflicto del Atlántico Sur.

En el libro tratamos de rastrearla retrospectivamente en diferentes momentos de la historia argentina del siglo XX en los que fue gestándose un conjunto de sentidos y representaciones colectivos acerca del diferendo con Gran Bretaña sobre los que luego se sustentaría el apoyo social al conflicto”, explicó Tato frente al interrogante de por qué estudiar Malvinas desde una perspectiva social.

“El enfoque social permite mostrar además que la historia de la Guerra de Malvinas no se restringe a la historia de las operaciones militares desarrolladas en el archipiélago austral, sino que también abarca la historia de la sociedad en guerra (…)

Para seguir leyendo: https://www.elciudadanoweb.com/la-cuestion-malvinas-y-su-raiz-en-el-imaginario-de-la-sociedad-argentina/

Y para escuchar: Los libros del GEHIGue – 01 – Las cuestión Malvinas en la Argentina

Las pruebas del ocultamiento

OCULTAMIENTO

Los documentos fueron desclasificados por orden de la presidenta Cristina Kirchner. Ratifican las graves violaciones a los derechos humanos sufridas por los soldados durante la guerra y los mecanismos de la dictadura para ocultarlas.

Página 12, 12/09/2015.

Documentos militares secretos desclasificados por orden de la presidenta Cristina Kirchner ratifican las graves violaciones a los derechos humanos sufridas por los soldados por órdenes de sus jefes durante la guerra de Malvinas y revelan los mecanismos aplicados por la dictadura para ocultar los delitos tras el retorno de las tropas al continente. Más allá de su valor histórico, el material “es una prueba muy importante para la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en tanto aporta una constatación precisa de lo que implica el cierre de la vía judicial para los soldados víctimas”, destacó el abogado Pablo Vassel, autor de la primera investigación sistemática sobre torturas, vejámenes y abusos en Malvinas. El mes próximo la CIDH podría declarar la admisibilidad de la denuncia presentada por el Centro de ex Combatientes de las Islas Malvinas (Cecim) de La Plata luego de que la Corte Suprema de Justicia considerara que los delitos cometidos en 1982 estaban prescriptos.

El decreto 503/15, que ordenó “revelar el secreto y la confidencialidad de la información y documentación” sobre la guerra, fue la respuesta del Poder Ejecutivo al fallo de la Corte que clausuró la investigación sobre graves delitos –como estaqueamientos hasta la muerte– por los que había 80 militares imputados. El ministro de Defensa, Agustín Rossi, entregó esta semana un primer informe a la Comisión Nacional de Ex Combatientes. “En este primer relevamiento de los casos más emblemáticos, hicimos entrega de unas 700 actas, donde los testimonios acreditan los maltratos contados por las propias víctimas o por sus compañeros”, explicó Stella Segado, directora de Derechos Humanos del Ministerio de Defensa.

Para seguir leyendo: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-281519-2015-09-12.html