Un cineasta y la historia – «Fernando «Pino» Solanas, un grande del cine argentino»

Si hubiera que definir en una sola palabra el tema esencial de su obra como cineasta esa palabra sería “Argentina” Imagen: Sandra Cartasso

Es imposible pensar el cine argentino del último medio siglo sin la presencia de Fernando “Pino” Solanas, fallecido esta madrugada en París después de varias semanas de internación luego de haber contraído coronavirus. Su figura fue determinante en todos los campos del cine nacional: el documental y la ficción, la teoría y la práxis, la realización y la producción. Premiado en los grandes festivales internacionales –Berlín, Cannes, Venecia–, Solanas sin embargo nunca hizo una película que no tuviera que ver con el país al que también dedicó sus conocimientos, su energía y su compromiso como militante y dirigente político. Si hubiera que definir en una sola palabra el tema esencial de su obra como cineasta esa palabra sería “Argentina”. El país en su conjunto –con sus luchas y sus contradicciones, con sus riquezas y sus miserias, con sus trabajadores y sus intelectuales— fue su pasión y su obsesión, desde su primera hasta su última película, desde La hora de los hornos (1968) hasta Tres en la deriva del caos (2020), todavía inédita a causa de la pandemia.

En ese enorme arco que va de uno a otro extremo de su filmografía, donde prevaleció el film-ensayo y el documental, hubo también grandes mojones en el campo de la ficción, como Tangos – El exilio de Gardel (1985) y Sur (1988), dos películas cruciales del primer período de la recuperación democrática, que dieron cuenta respectivamente de las experiencias del exilio exterior e interior que vivió el pueblo argentino bajo la dictadura cívico-militar. Esas dos películas fuera de norma también abrieron caminos impensados para el cine nacional, hasta entonces prisionero –salvo escasas excepciones– de un costumbrismo al que Solanas siempre le dio la espalda para arriesgar nuevas búsquedas estéticas, con las que fue creando una poética propia, irrepetible (…)

Para seguir leyendo: https://www.pagina12.com.ar/304306-fernando-pino-solanas-un-grande-del-cine-argentino

García Márquez: cinéfilo, cineclubista, crítico de cine y representante del primer archivo fílmico del país

Cine olympia_Gabo

Por Rito Alberto Torres Moya, subdirector técnico, FPFC, 02 Junio 2015

Los aportes del nobel colombiano Gabriel García Márquez (1927-2014) al cine nacional son amplios y diversos. En esta nota se le destaca como el iniciador de la crítica cinematográfica contemporánea en el país, porque de manera continua, con carácter formativo, escribió una columna semanal: «El cine en Bogotá, estrenos de la semana», desde febrero de 1954 hasta julio de 1955, en el diario El Espectador. Se traza una semblanza a partir de algunos de sus escritos como cineclubista y se pone de presente que gracias a su participación en el XI Congreso de la Federación Internacional de los Archivos Fílmicos, de 1955 en Varsovia, la Filmoteca Colombiana, primer archivo de cine en el país, logró ser aceptada como miembro activo. Se ha tomado como principal referencia su libro Vivir para contarla (Editorial Norma S. A. 2002) y la recopilación de Jacques Gilard Obra periodística. Vol. IV. Entre cachacos 2 (Editorial Oveja Negra, 1982)y los archivos del Cine Club de Colombia y de El Espectador, entre otra documentación consultada.

El niño cinéfilo

Como lo podemos corroborar en nuestra propia afición por ver películas, la cinefilia es una pasión que se adquiere en la infancia. En su niñez García Márquez atendía las historias y leyendas de una tradición oral que le narraban sus mayores, los abuelos y las tías, con quienes convivió hasta los nueve años, combinadas con la lectura y las ocasionales asistencias a la sala de cine.

Para seguir leyendo:  http://www.patrimoniofilmico.org.co/index.php/documentos-y-publicaciones/documentos/192-garcia-marquez-cinefilo-cineclubista-critico-de-cine-y-representante-del-primer-archivo-filmico-del-pais