Un pasado incómodo que se rebela

Emiliano Abad García y Jesús Izquierdo Martín

InfoLibre 30 de enero de 2024 – Actualizado el 31/01/2024 

A partir de las declaraciones realizadas por el ministro Ernest Urtasun, así como a sus repercusiones en redes sociales y otros medios de comunicación, nos parece oportuno realizar los siguientes comentarios: en su primera pregunta, la periodista menciona el Museo Nacional de Antropología, el Museo Nacional del Prado y el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza. Sin embargo, tanto ella como el ministro se olvidan del Museo de América de Madrid: el único museo en el mundo dedicado al continente. El museo reúne al menos dos características que creemos pertinente puntualizar. Primero, este es un museo público, que depende del Estado central, más específicamente del Ministerio de Cultura que ahora dirige el señor Urtasun. En otras palabras, es un museo público que, de alguna manera, exhibe el relato oficial que el Estado y buena parte de la sociedad tienen sobre el “descubrimiento, conquista y colonización” de América. Y cuando decimos “relato”, que puede sonar un poco snob o pretencioso, lo que estamos diciendo es que en el museo se exhibe cómo el Estado y los españoles hemos decidido contarnos nuestra propia historia. Esto incluye nuestra relación con otras culturas, una relación en muchos casos amistosa y de cooperación mutua, pero que en otras ocasiones se tradujo en una relación de poder claramente asimétrica, en donde muchas poblaciones fueron directamente explotadas, esclavizadas, racializadas y/o exterminadas (un proceso que tampoco fue unilateral y que en muchos casos contó con la ayuda y complicidad de las poblaciones locales, lo que no nos quita ni un ápice de responsabilidad). Si nosotros, como españoles, queremos o necesitamos contar esta historia –porque, después de todo, para eso existe un museo dedicado a América, porque nadie nos obligó a tenerlo–, debemos ser capaces de dar cuenta de los pasajes menos nobles y más conflictivos de nuestro propio pasado (…)

Para seguir leyendo: https://www.infolibre.es/opinion/plaza-publica/pasado-incomodo-rebela_129_1700125.html

Debate. Relatos, responsabilidades y públicos: reflexiones sobre la Historia del Tiempo Presente y la Historia Pública

Mélanges de la Casa de Velázquez, 53-2, 2023

Un dossier coordinador por Frédérique Langue et Jesús Izquierdo Martín

Los textos incorporados en este dossier son resultado de la discusión habida en la mesa redonda «Historia del tiempo presente e historia pública», organizada por Frédérique Langue y Jesús Izquierdo Martín en el seno de un coloquio internacional celebrado el 26 y 27 de octubre de 2022 en la Casa de Velázquez y cuyo título fue «Fuentes y conceptualización de la historia del Tiempo Presente. Un reto permanente en tiempos de pandemia». Nuestro objetivo en aquella mesa fue tensionar intelectualmente dos campos de la disciplina histórica —la Historia del Tiempo Presente y la Historia Pública— para así aislar sus similitudes y discrepancias, dos territorios que no sólo tienen ya un amplio anclaje en el mundo académico, sino que han logrado ganarse un espacio en el universo tanto público como científico, y en el activismo cívico. Creemos que dicha mesa era necesaria como revulsivo para abrir las maneras de pensar la actividad profesional a otras formas de conocimiento del pasado, y más cuando este despierta repetidos ecos en el presente (…)

Para seguir leyendo: https://journals.openedition.org/mcv/ 

Estética y violencia: el primer mensaje de Pinochet hacia el extranjero

Por Manuel Gárate Chateau

Revista Santiago I 10 Septiembre 2023


Fueron las imágenes transmitidas desde la mañana misma del 11 de septiembre, junto con las fotografías de los líderes de la Junta Militar y de los campos de prisioneros, las que marcaron la primera impresión que tuvo el mundo de lo sucedido en Chile. Los uniformes prusianos, los lentes oscuros, la quema de libros: todo remitía para Occidente a una manifestación renovada del fascismo de los años 30 y 40 del siglo XX. Así lo registraron fotógrafos y caricaturistas de medios como The New York Review of Books o el irreverente Charlie Hebdo.

Las catástrofes, tal como las define el historiador francés Henry Rousso, nunca se agotan por completo. Son el punto de referencia del análisis del pasado y del futuro de toda sociedad. Entonces, mientras el Golpe sea nuestra “última catástrofe”, aquella de la cual hay memoria y testigos vivos, no podremos eludirla, pues sigue porfiadamente afectando nuestros debates y conmemoraciones, además de condicionar nuestro horizonte, el porvenir.

La imagen internacional de la Junta Militar se deterioró prácticamente de inmediato. De hecho, la primera de varias resoluciones condenatorias de la Asamblea General de la ONU a la dictadura chilena por la violación de derechos humanos se manifestó en noviembre de 1974 (resolución N° 3.219) y fue votada por una abrumadora mayoría: 90 votos contra 8. De ahí en adelante, prácticamente cada año, hasta 1989, hubo 16 resoluciones condenatorias de este organismo al gobierno de Pinochet.

Las imágenes del bombardeo y posterior incendio del palacio presidencial dieron la vuelta al mundo pocas horas después de los acontecimientos. Es importante recordar que el Golpe del 11 de septiembre de 1973 fue uno de los primeros acontecimientos catastróficos filmados tanto en cine como en televisión. Esto no es menor, pues fueron las imágenes en movimiento, junto con las fotografías, las que marcaron la primera impresión que tuvo el mundo de lo sucedido en Chile. A fines de los años 60 —desde la llegada del Apolo XI a la Luna— se generalizaron las transmisiones vía satélite y ya en 1973 se podían enviar fotografías en pocas horas a muchas partes del mundo (…)

Para seguir leyendo: https://revistasantiago.cl/historia/estetica-y-violencia-el-primer-mensaje-de-pinochet-hacia-el-extranjero/

50 años de resistencia y recuperación democrática

50 AÑOS DEL GOLPE DE ESTADO EN CHILE

 
Tribuna
 
Alfredo Riquelme Segovia
 
 
 
 
 
 
 
 
 
50 años de resistencia y recuperación democrática

La idea de que este acontecimiento constituye el hito fundacional de la actual sociedad chilena implica infravalorar el medio siglo de esfuerzos sucesivos para resistir a la dictadura, recuperar la democracia y reparar sus secuelas

El 11 de septiembre de 1973 representa uno de esos acontecimientos para los cuales el historiador francés Henry Rousso ha acuñado la noción de última catástrofe: una ruptura radical en la trayectoria de una comunidad humana, provocada por un despliegue extenso y organizado de extrema violencia. Algunos de estos acontecimientos se prolongan durante semanas, meses o incluso años, como guerras internacionales o civiles; pero también hay casos como el golpe chileno, el cual, en sólo 48 horas, impuso una metamorfosis que invirtió el sentido de la historia del país y puso en cuestión la propia identidad en la que éste había creído hasta entonces reconocerse.

Entre el inicio de las acciones militares para asaltar el poder al amanecer del martes 11 y el mediodía del jueves 13, cuando se levantó el riguroso toque de queda que se había extendido durante dos días, el Chile republicano y democrático en el que su ciudadanía se había reflejado durante décadas, parecía haber desaparecido inexorablemente.

El Palacio de la Moneda había sido destruido por el bombardeo de la Fuerza Aérea y tomado por el Ejército tras un combate desigual que se prolongó durante varias horas y al final del cual el presidente Salvador Allende se había suicidado; los ministros y otros altos funcionarios del Gobierno, así como los parlamentarios y dirigentes de los partidos de izquierda estaban prisioneros, en la clandestinidad o asilados en embajadas; miles de militantes y simpatizantes de esos partidos abarrotaban estadios y otros recintos convertidos en campos de prisioneros, donde serían sometidos sistemáticamente a torturas y vejámenes; cientos ya habían muerto bajo las balas que rubricaban la amenaza que la Junta lanzara desde los primeros momentos del golpe respecto a que quienes lo resistieran serían reprimidos sin contemplaciones (…)

 

Para seguir leyendo: https://elpais.com/chile/2023-09-10/50-anos-de-resistencia-y-recuperacion-democratica.html

 

L’histoire du temps présent en Amérique latine

Passés incommodes et mémoires démocratiques

N°120- 2023 – Sous la direction de  Frédérique Langue et Eugenia Allier-Montaño

Dans ses derniers travaux, Henry Rousso revient longuement sur les redéfinitions de la mémoire, terme galvaudé mais qui en est venu à désigner tout type de rapport entre passé et présent, et donne lieu à des formes inédites de revendications sociales voire de politiques publiques. Face à un passé traumatique, la mémoire est devenue un « marqueur des sociétés démocratiques ». Dans cette globalisation de la mémoire, l’Amérique latine se distingue précisément par une exigence de justice et de réparation dans le cadre de transitions à la démocratie, face aux crimes du passé, à la répression politique et aux violences d’État. Au-delà des commémorations officielles, une « mémoire de dénonciation » s’est mise en place, portée par des travaux d’historien(nes) du temps présent. D’où la confrontation histoire/mémoire, analysée à travers certaines problématiques : la reconnaissance des victimes et de témoins, le dévoilement de nouvelles sources, les relations entre politique et violence d’État, ou les politiques symboliques et patrimoniales qui sous-tendent cette réécriture de l’histoire et ses médiations.

Para seguir leyendo: https://journals.openedition.org/caravelle/13550

Lectura a la vista: Frédérique Langue, María Laura Reali, Las ideologías de la nación

 

 

Frédérique Langue y María Laura Reali (coordinadoras), Las ideologías de la nación. Memorias, conflictos y resiliencias en las Américas, Prohistoria Ediciones, Rosario, 2023, 276 pp. – Historia y Antropología de América Latina, 22

 

 

 

Los tiempos de crisis ponen en evidencia fenómenos intelectuales y políticos considerados como “atípicos” en Europa, inscritos sin embargo en una temporalidad de largo alcance en América Latina. Una de sus manifestaciones aparece en el caso de las convergencias ocasionales o duraderas entre los extremos de un tablero político generalmente pensado en términos de derecha(s) e izquierda(s).

El escenario político latinoamericano presenta un movimiento permanente de interacciones, tensiones y combinaciones entre diversas tradiciones (democrática-autoritaria, internacionalista/nacionalista conservadora-liberal, modernizadora-tradicionalista, centralista-federalista, etc.) que no siempre resultan pertinentes para enfocar las circulaciones de ideas y de actores que se desprenden de dichas convergencias.

Este libro analiza las relaciones entre la idea de nación –como proyecto– con los nacionalismos como “ideologías” de amplia circulación en su carácter de rasgo específico de la región.

Hacia el sitio del editor: https://prohistoria.com.ar/#!/producto/2762/

VOLVER A LEER:Las mujeres en la resistencia antifranquista, un estado de la cuestión

Por Mercedes Yusta

La investigación de la resistencia femenina al franquismo se ha topado con cierta marginación por parte de la historiografía “clásica” del antifranquismo y a la vez con la dificultad de construir su objeto de estudio. Esta dificultad va siendo superada con aportes teóricos procedentes de otras historiografías que permiten iluminar aspectos de la actividad política femenina que tradicionalmente habían sido considerados pertenecientes a la esfera de lo privado. Diferentes acciones realizadas por mujeres van entrando así en el ámbito de lo que se considera como acciones de resistencia a la dictadura. Partiendo de la represión específica a la que el régimen franquista sometió a las mujeres, este trabajo repasa el estado de nuestros conocimientos acerca de esta resistencia femenina, desde las resistencias llevadas a cabo en el ámbito de la vida cotidiana hasta la pertenencia efectiva a las organizaciones clandestinas de la oposición antifranquista.

Mercedes Yusta. Las mujeres en la resistencia antifranquista, un estado de la cuestión. Arenal. Revista de historia de las mujeres , 2005, 12 (1), pp.5-34. ⟨hal-01493607⟩

Y el link hacia la revista: https://revistaseug.ugr.es/index.php/arenal/index

Reseña: Frédérique Langue, « Fausta Gantús, Gabriela Rodríguez Rial, Alicia Salmerón(coord.), El miedo: la más política de las pasiones Argentina y México siglos xviii-xx », Caravelle, 119 | -1, 204-208.

Pour qui s’intéresse à l’histoire des sensibilités et des émotions en des contextes et temporalités diverses, la peur est, sans nul doute, celle qui a le plus retenu l’attention. Depuis la « mentalité obsidionale » abordée par Jean Delumeau dans son ouvrage pionnier La peur en Occident (1978), avec, en arrière-plan la vision de Hobbes, nombreuses ont été les déclinaisons par les sciences sociales d’une émotion à la fois réactive et facteur d’action dont les expressions sémantiques dans le monde hispanique sont par ailleurs quelque peu distinctes (miedo, temor, terror, etc.). Cette approche d’un phénomène à la fois politique et social, puisque telle est l’orientation de l’ouvrage, comprend dès lors une spécificité : il s’agit de s’interroger sur l’instrumentalisation de cette émotion dans une finalité très précise, celle de gouverner, depuis les sommets de l’État, du gouvernement lui-même et depuis ses élites, de mettre en œuvre une forme d’ordre et de contrôle social ou, à l’inverse, de s’y opposer et de résister.

Les six chapitres – et études de cas – issus d’un projet mexicano-argentin et d’un séminaire de recherche occupent une séquence temporelle située entre le xviiie siècle et la moitié du xxe siècle. Ils visent à identifier ces peurs, dans leur dimension plurielle (individuelle/collective, verticale/horizontale, résultant d’une hiérarchie/autorité ou d’une conjoncture spécifique et d’intensité variable), leur rôle voire leur instrumentalisation dans l’histoire du Mexique et de l’Argentine de par la violence, l’insécurité ou la coercition, les situations de conflit, les situations de rébellion ou d’anarchie. Outre un historique des travaux connus sur la question, l’introduction propose un bilan historiographique qui met en évidence les apports d’historiens tels que Sandra Gayol ou Ariel Rodríguez Kuri, ou encore Patrick Boucheron pour l’Europe moderne. L’ouvrage tente en effet d’appréhender la dimension affective des phénomènes politiques, culturels et sociaux dans leur pluralité et dans leur variabilité au fil du temps. Leurs usages politiques, particulièrement présents en ce qui concerne la peur à l’époque moderne – explicités à travers la relecture de classiques tels que Hobbes ou Machiavel –, se retrouvent ainsi en filigrane, d’où la référence renouvelée aux pouvoirs dévolus à l’État moderne et aux pratiques faisant de la peur un instrument majeur de ce contrôle institutionnel. De même cet ouvrage se propose-t-il d’ouvrir la voie à des méthodologies nouvelles en abordant leur prise en compte dans la culture politique et le sens assigné sur un mode collectif à certains événements. Un recours à des catégories nouvelles d’analyse est proposé, à l’aune de cultures, comportements et valeurs politiques marqués par un enjeu de pouvoir. (…)

Para seguir leyendo: https://journals.openedition.org/caravelle/13459

Reseña: Julie Lavielle, Sociologie des mobilisations pour la mémoire en Colombie, Paris, L’Harmattan, 2021, 374 p., en Caravelle, 118/2022.

S’ouvrant sur les métaphores du sirirí, oiseau de Colombie défendant ardemment sa couvée, et du « tyran mélancolique nommé mémoire du monde », l’ouvrage de Julie Lavielle réunit d’entrée deux problématiques indissociables du temps présent colombien : violence et mémoire. Dans la perspective d’une ligne de recherche fondée sur la « sociologie de la mémoire », elle s’appuie sur un ensemble de sources écrites, hémérographiques, d’enquêtes orales et d’entretiens aussi bien à l’échelle nationale et de ses acteurs. Y trouve également sa place une conjoncture vécue au quotidien, en particulier dans le cadre des régions, de leurs disparus et de leurs victimes d’une violence sans fin. Cette quête de réparation et de justice oriente ainsi cette analyse précise des politiques de mémoire sans pour autant les placer sur un piédestal.

La réflexion de l’auteure se fonde en effet sur les récits des victimes aussi bien que sur des trajectoires biographiques. À cet égard, elle met en évidence les interactions existantes entre les différents acteurs d’un drame séculaire, à différentes échelles et les articulant sur le temps long des relations entre l’État et la société depuis la période dite de la « violence » et ses conflits partisans (1948) à la période récente. D’où la prise en compte de la réponse apportée à un quotidien passablement brouillé par le conflit et la diversité de ses acteurs (guérillas, ELN, FARC… et les formes de la répression, contre-guérillas des AUC, armée, police, narcotrafiquants, l’État, les associations ou les politiques, syndicats, sans oublier le monde de la culture et de l’université) : celle des mobilisations dans lesquelles l’invocation de la mémoire, terme parfois galvaudé, à tout le moins instrumentalisé en dehors des SHS, retrouverait cependant tout son « sens commun ». Au croisement de l’histoire et de la politique, voire des politiques publiques de la mémoire, l’ouvrage s’attache dès lors à considérer la recherche d’un « sens commun » de la mémoire en Colombie, des années 1950 à 2010, sur la base des premiers rapports publiés sur le conflit armé, puis l’émergence de la mémoire comme catégorie d’action publique à partir des années 1990 (…)

Para seguir leyendo: https://journals.openedition.org/caravelle/12673

Référence électronique

Frédérique Langue, « Julie Lavielle, Sociologie des mobilisations pour la mémoire en Colombie »Caravelle [En ligne], 118 | 2022, mis en ligne le 01 juin 2022, consulté le 03 novembre 2022. URL : http://journals.openedition.org/caravelle/12673 ; DOI : https://doi.org/10.4000/caravelle.12673

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search