Itinerarios de la historia del tiempo presente … con una mirada hacia América Latina




De la historia del tiempo presente, campo de investigación asentado ahora en una corriente historiográfica reconocida, hay que recordar en primer término que se derivó no sólo de una reflexión historiográfica y luego epistemológica sino también de una verdadera batalla que se libró con especial énfasis en los años 1980, a raíz de la creación del Instituto de historia del tiempo presente (IHTP) y de una coyuntura historiográfica. Alcanzó legitimidad en el campo de la historia y de las Ciencias humanas y sociales y se desarrolló incluso fuera de sus fronteras iniciales, relacionada con otra aprensión semántica de lo contemporáneo y de la “contemporaneidad” (…)

Mayores coincidencias y referencias comunes podríamos encontrar sin embargo aunque no con absoluta certeza entre la historia del presente, la historia viva, la historia reciente o incluso con la historia actual, como se les quiera llamar en el mundo hispánico. Ahora bien, tampoco habría que pasar por alto una característica que, junto a la imprescindible distancia crítica respecto al objeto de estudio, se ha venido afianzando a lo largo de las últimas décadas, tanto en Francia desde los inicios del género como en el ámbito hispánico, especialmente en América Latina. El interés por la historia del tiempo presente se ubica en efecto dentro de una larga trayectoria de compromiso a favor de la democracia (ejemplificada en el “Nunca más” de los países del Cono Sur), de salida de dictaduras, de conflictos si no de guerra, como fue el caso en su país de origen, Francia, de remembranza de un “pasado que no pasa”/haunting past, de un pasado traumático y de la “última catástrofe” incluso (ambas expresiones acuñadas por Henry Rousso) si centramos la perspectiva en un pasado de lo más reciente, violento y traumático como lo ha sido el naciente siglo XXI. (…)

Tal es el itinerario que quisiéramos abordar en esta síntesis, desde el momento fundacional hasta la coyuntura historiográfica de hoy. Ésta se caracteriza en efecto por una ampliación inédita del campo de investigación, tanto en lo que se refiere a su objeto de estudio, por la diversificación del mismo respecto a las secuencias históricas y a los espacios estudiados, como por la difusión de sus resultados en el marco de las “sociedades de memoria” (de acuerdo con Ricardo García Carcel) de hoy. Además, esta difusión corre parejas con un insoslayable fenómeno sobradamente amplificado por las ya no tan “nuevas tecnologías de la información” y sus redes sociales:  la “globalización de la memoria”, de esta memoria convertida tan frecuentemente en reto político y crisol de emociones instrumentalizadas si no ideologizadas, cuando “nuestra tarea debe ser que la justa memoria (expresión forjada por Paul Ricœur) sea tanto un factor de justicia como un factor que nos libere para que no quedemos presos del pasado” (…)

Para seguir leyendo:  “Itinerarios de la historia del tiempo presente. Del IHTP de la post-guerra a la “globalización de la memoria””, Historiografía, Universidad de Zaragoza, n°16 (julio-diciembre), 2018 https://papiro.unizar.es/ojs/index.php/historiografias/article/view/3307

Sobre Gustavo Adolfo Vaamonde, “Remedios para atajar el mal”. Venezuela 1730-1806, Madrid, Ediciones 19, 2016. Reseña.


Gustavo Adolfo Vaamonde, “Remedios para atajar el mal”. Venezuela 1730-1806, Madrid, Ediciones 19, 2016, 392 p.

Sobre la larga trayectoria que lleva de las primeras rebeliones coloniales en la Capitanía General de Venezuela al proceso independentista, bastante se ha escrito e investigado, tanto en términos de historia social como de historia política. No han faltado monografías e interpretaciones de raigambre ideológico como indagaciones acerca de las revoluciones de Independencia en el tiempo largo, a nivel continental e incluso atlántico. En este sentido, el libro de Gustavo Vaamonde, producto de varios años de investigación en los archivos de Venezuela y España, no viene a subsanar lagunas de tipo historiográfico sino más bien a reconsiderar la interpretación de una retahíla de acontecimientos que cobran sentidos distintos y hasta dispares de acuerdo con la perspectiva adoptada. Al contraponer varios acontecimientos de diversas caracterizaciones y sobradamente documentados (rebeliones, motines, levantamientos, revueltas, tumultos, revoluciones etc.), intenta contestar una pregunta algo inusitada en el mundo americanista: cómo desterrar los factores de perturbación del orden social, moral y político, el “mal” —ejemplificado aquí a través de esclavos o revolucionarios, sus pasquines y libelos—, cómo facilitar la vuelta al orden social/estamental y judicial, a un cotidiano apaciguado, tantos en el caso de los “vecinos” y súbditos de la lejana Corona como para las autoridades locales. En esta perspectiva, no carece de interés recordar la tradición hispana de las juntas, elemento clave de la dinámica de negociación y consenso propia del mundo hispánico a lo largo del periodo moderno, en una escala movediza ya que evoluciona de lo local a lo global y al revés. Con este fin, G. Vaamonde retoma y examina detalladamente once acontecimientos, desde el rechazo a los Vizcaínos en las riberas del Yaracuy o la rebelión de Juan Francisco de León (1749) hasta el ataque inglés y el intento de desembarco de Miranda en 1806, sendos acontecimientos de diversas implicaciones y tan diversos alcances para la vida política y social de la Capitanía general (…)

Para seguir leyendo: http://estudiosamericanos.revistas.csic.es/index.php/estudiosamericanos/article/view/756/754

Colombia Truth Commission Opens Doors

National Security Archive. Colombia Truth Commission Opens Doors, But Faces Significant Barriers to Access. Database of Declassified U.S. Records Provides Essential Evidence on Colombian Conflict.

 

November 29, 2018 – The formal launch today in Colombia of the Commission for the Clarification of the Truth, Coexistence and Non-Repetition(Truth Commission) is an important step forward in the country’s effort to consolidate peace, guarantee the rights of victims, and move forward after a long and brutal conflict that took hundreds of thousands of lives. To mark the occasion, the National Security Archive is posting 12 documents from a database of over 20,000 declassified records donated to the Truth Commission earlier this year as part of our commitment to supporting the Right to Truth and the rights of the victims of Colombia’s conflict.

Starting today, the 11-member Truth Commission has three years to complete a final report on more than 50 years of political violence and civil war. Among the chief goals of the Commission is to clarify grave violations of human rights and international humanitarian law and to delineate the collective responsibilities of the Colombian state, insurgent groups like the FARC, right-wing “paramilitary” groups, narcotraffickers, foreign governments, and third parties (“terceros”) such as multinational corporations.Unlike the Special Jurisdiction for Peace (JEP), a separate tribunal established to prosecute the conflict’s worst abuses, the Truth Commission’s investigations are extrajudicial in nature. More than just a cataloging of bombings, kidnappings, assassinations and military confrontations, the Commission’s mandate is to investigate the causes and consequences of the conflict, to grapple with its complexity, to shine a light on the less-understood aspects of the violence, and to produce a comprehensive narrative on the conflict with a focus on victims (…) Continuar leyendo “Colombia Truth Commission Opens Doors”

Fifty Years After Tlatelolco, Censoring the Mexican Archives: Mexico’s “Dirty War” Files Withdrawn from Public Access

Washington D.C., October 2, 2018—Today marks the fiftieth anniversary of the notorious Tlatelolco massacre, when the Mexican government killed dozens of students and bystanders protesting the authoritarian regime in a public plaza at Tlatelolco, Mexico City. Across the country, citizens are commemorating the event with marches and rallies, conferences, exhibitions, and performances.

But even as Mexico acknowledges the legacy of the student movement of 1968 and grieves the long-ago slaughter of its young leaders, the Mexican government has quietly removed, censored, and reclassified thousands of previously accessible archives from that era. The General Archive of the Nation (AGN) defends its actions by citing a 2012 Archives Law and new, stricter requirements to protect personal privacy. But the results are heavy-handed to the point of absurdity, as even the most widely known and published records about Tlatelolco and other flashpoints of the dirty war have now been rendered illegible by censorship.

The AGN’s reclassification project is a retreat to Mexico’s old, tired reflexes of disinformation and denial when it comes to politically threatening histories. It reflects the determination of State power to limit or distort what people understand about the past. And it goes hand-in-hand with five decades of impunity for those who planned and executed the crackdown on student protesters in 1968 and injustice for their victims (…)

 

(…) Fox did make one decision that dramatically altered what we knew about Tlatelolco. In 2002, the president announced the opening of a special collection in the Mexican national archives dedicated to government records about the dirty war. The gesture was made in the spirit of the political transition that had brought him to power and in response to rising demands from civil society to confront past State repression. A powerful report issued by the National Human Rights Commissionshortly after Fox took office, documenting the forced disappearance of hundreds of Mexicans in the 1970s and early 1980s, was another catalyst.

The historical records ordered declassified by the president came from the political intelligence branch of the Interior Secretariat, the old domestic intelligence agency Dirección Federal de Seguridad(DFS), and the Secretariat of Defense (…)

(…) In the wake of the AGN’s newly restrictive access policies, scholars of Mexico’s dirty war are pushing back. On September 13, a group of academics and researchers held a press conference in Mexico City to announce the launch of an ambitious digitization project aimed at making accessible thousands of records about the 1968 student movement and the years of violent state repression that followed. The transnational collaboration – dubbed “Mexican Intelligence Digital Archives” (MIDAS) in English and Los Archivos del Autoritarismo Mexicanoin Spanish – is made possible by researchers who have spent years collecting and copying the dirty war files during the decade beforethey were withdrawn and re-classified (…)

Para seguir leyendo: https://nsarchive.gwu.edu/news/mexico/2018-10-02/fifty-years-after-tlatelolco-censoring-mexican-archives-mexicos-dirty-war-files-withdrawn-public

Entrevista a Henry Rousso: “Nuestra tarea debe ser que la justa memoria sea tanto un factor de justicia como un factor que nos libere para que no quedemos presos del pasado”

En noviembre del año 2017 –invitado por el Doctorado en Historia de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (FaHCE)– el historiador Henry Rousso visitó la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). En el marco de la entrega del título de Doctor Honoris Causa, Rousso dictó una conferencia titulada “Desarrollos de la historiografía de la memoria”. Paralelamente, el profesor Rousso dictó en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación un seminario de posgrado sobre “La historiografía de la memoria”. La entrevista que reproducimos a continuación fue realizada en ese contexto por algunos de los investigadores que conforman el proyecto de investigación titulado “La Historia Reciente y los usos públicos del pasado: militancias, etnicidad y políticas de memoria desde/en América Latina” del Programa de Incentivos de la UNLP.

Pregunta: Las preocupaciones metodológicas y epistemológicas inherentes al trabajo de los historiadores del tiempo presente constituyen un eje que atraviesa toda su obra. Si la historia del tiempo presente supone dirigir la mirada hacia las representaciones del pasado que se producen en el mismo contexto donde los cientistas sociales realizamos nuestro trabajo, la preocupación pareciera girar en torno a la necesidad de construir una “distancia crítica” con el objeto de estudio. En ese marco nos interesaría preguntarle por los recaudos metodológicos que usted considera necesarios a la hora de abordar aquellas problemáticas históricas con las cuales tenemos una proximidad temporal pero que son, a la vez, objeto de una demanda social.

Henri Rousso: Estas cuestiones que ustedes plantean atraviesan mi propia biografía. Cuando comencé a trabajar en el Instituto del Tiempo Presente (IHTP – Institut d´Histoire du Temps Present) en el año 1981, era un momento de combate respecto a tratar de darle legitimidad a la Historia del Tiempo Presente. Hoy, esa batalla ya fue ganada. Como lo reconoció el propio François Hartog 1 , la Historia del Tiempo Presente ha alcanzado legitimidad en el campo de la Historia y las Ciencias Sociales.

Durante los años que me llevó escribir ese libro 2 , la escritura se fue convirtiendo en una reflexión sobre la historia y el tiempo presente. Pensar la Historia del Tiempo Presente me permitió abordar la historia de una práctica disciplinaria. Porque la Historia Contemporánea existe desde siempre; pero entonces, ¿cuál fue la novedad de la Historia del Tiempo Presente que entre los años 70 y los 80 se fue desarrollando en los distintos lugares?

En este sentido, la cuestión de la distancia resultó central. La “Historia del Tiempo Presente” es por un lado una historia como las demás, que utiliza las mismas herramientas, los mismos métodos. Pero entre sus singularidades se destaca la coexistencia y relación con los propios actores de esa historia, que están vivos. Podríamos decir que lo mismo sucede con la Antropología y con la Sociología. Entonces, ¿qué hacemos con esa singularidad?

(…)

Para seguir leyendo: https://www.sociohistorica.fahce.unlp.edu.ar/article/view/SHe051/9431

Cueto Rúa, S., Herrera, N., Kahan, E., Raina, A., Vila, M. y Merbilhaá, M. (2018). “Nuestra tarea debe ser que la justa memoria sea tanto un factor de justicia como un factor que nos libere para que no quedemos presos del pasado”. Sociohistorica, 41, e051.

Luis Posada Carriles, CIA-created “Frankenstein” en National Security Archive

Luis Posada Carriles, CIA-created “Frankenstein”, Dies at 90

Washington, D.C., May 23, 2018 – CIA-trained Cuban exile and suspect in the 1976 Cuban jetliner bombing that killed all 73 people on board, Luis Posada Carriles, has died at the age of 90.

The National Security Archive’s Cuba Project Director Peter Kornbluh has fought for the release of U.S. documents to shed light on Carriles’s activities and provide historical evidence for his victims for over a decade. Kornbluh said of Carriles and his U.S.-backing, “The CIA created and unleashed a Frankenstein.”

Below is a selection of the declassified record on Carriles and his crimes:

Visit the Archive’s Cuba Project page for more information.

https://nsarchive.gwu.edu/news/cuba/2018-05-23/luis-posada-carriles-cia-created-frankenstein-dies-90

También de interés en Cubaencuentro (24/05/2018): Posada o el pasado

Washington utilizó a Posada Carriles para diversas actividades encubiertas, en una época en que medios violentos, hoy catalogados de terroristas, no se sancionaban como en la actualidad (…)

Débats. Humanités numériques : conservatoire des savoirs et répertoire de la mémoire pour le temps présent

Mélanges de la Casa de Velázquez, 47-2 (2017)

Débats. Humanités numériques : conservatoire des savoirs et répertoire de la mémoire pour le temps présent

Confronté à l’inflation des interprétations et gloses diverses à l’endroit des humanités dites numériques (Digital Humanities, Humanidades digitales, Digital Studies), l’historien s’intéressant un tant soit peu au numérique ne peut que constater qu’après la liberté et l’innovation grisantes des premiers temps, les humanités numériques semblent avoir atteint leur étiage aussi bien du point de vue des positionnements scientifiques que des réalisations numériques de type institutionnel. Dans le cas français, le projet de Loi pour une République numérique (2016) a certes valeur de reconnaissance, mais aussi de délimitation du champ des possibles, comme des stratégies à mettre en œuvre en vue du libre accès aux publications scientifiques (dans son article 30). Au-delà des discours visant à constituer les humanités numériques en discipline et des mosaïques d’expériences réunies dans de nombreux ouvrages collectifs, ces dernières demeurent en effet un outil pour l’historien, à la fois exceptionnel de par les possibilités de diffusion et d’analyse offertes, et évolutif à l’instar du media qui les inspire. Le terme permet en ce sens de « décrire la mobilisation d’instruments, d’outils, de paradigmes ou de corpus numériques en sciences humaines et sociales ». Cette caractéristique apparaît clairement dans le programme de la conférence Digital Humanities 2017 qui s’est tenue à Montréal en août 2017 sur le thème « Access/Accès ».

Dans un contexte où l’acte de mémoire s’est fait injonction dans l’espace public, les humanités numériques ont, de toute évidence, leur rôle à jouer. À la confluence des archives d’hier et de demain, répertoire fluctuant de connaissances et de données désormais visualisables pour le plus grand nombre, condition sine qua non de la diffusion des savoirs scientifiques, les humanités numériques historiennes présentent un intérêt manifeste dans un temps présent investi par les usages politiques voire les politiques publiques du passé. En témoigne le débat récent, dans la presse et par tribunes interposées, sur l’Open Access et les revues en ligne, débat plombé trop souvent par le conservatisme universitaire et des enjeux de pouvoir révolus. L’« historien-programmeur », tel que l’évoquait Emmanuel Le Roy Ladurie en 1968 dans une tribune du Nouvel Observateur, puis William J. Turkel et Alan MacEachern, serait-il encore à inventer? (…)

Dans ce cyberespace contrasté, nous avons souhaité revenir sur les modalités de réception des humanités numériques par les historiens (latino) américanistes et autres, en revenant sur certaines initiatives pionnières mais toujours autant d’actualité, mais aussi sur certaines initiatives récentes qui, sans exception, tendent à mettre en miroir mémoire(s) et histoire. Ces humanités numériques sont non seulement facteurs de diffusion de la recherche mais également porteuses d’une révolution critique (…)

Selon quelles modalités s’effectue la réception des humanités numériques en Amérique latine et plus généralement à l’endroit des mondes ibériques ? Plutôt que d’introduire ce dossier par des réflexions épistémologiques, il nous a semblé prioritaire d’insister d’entrée sur la pratique historienne des humanités numériques sur un espace précurseur à bien des égards (…)

Les « politiques publiques » du passé vont cependant au-delà de la patrimonialisation des dépôts d’archives, qui répond à des défis autres que la seule conservation d’un patrimoine immatériel. En écho aux réalisations décrites pour l’espace latino-américain, nous avons choisi de (re)visiter certains de ces sites conservatoires de la mémoire contemporaine, d’en cerner les enjeux, de décrypter les politiques publiques du passé et leur versant digital (…)

Pour lire l’intégralité de cette présentation : https://journals.openedition.org/mcv/7890

Les contributions à ce dossier :

Tomás Straka: Una de las obras esenciales de la historiografía venezolana está ahora al alcance de todos vía online

Una de las obras esenciales de la historiografía venezolana está ahora al alcance de todos vía online, por Tomás Straka.

Acerca del Diccionario de Historia de Venezuela, ed. 1997​ (versión en línea​), Caracas: Fundación Empresas Polar.

Una de las obras esenciales de la historiografía venezolana está ahora al alcance de todos vía online.  A treinta años de su primera edición de 1988, el Diccionario de Historia de Venezuela, impulsado y publicado por la Fundación Empresas Polar, se estrena en su versión digital.
Producto de un esfuerzo colectivo y multidisciplinario, inicialmente coordinado por Manuel Pérez Vila, el diccionario ofrece una información accesible y a la vez rigurosa sobre personajes, procesos, hechos, instituciones, manifestaciones culturales, legislación, tradiciones y geografía venezolanos. No sólo se buscaron a los mejores especialistas del momento para que redactaran las entradas, sino que se ofrece en cada una de ellas una selección bibliográfica sobre el tema que sirve de orientación para quienes quieran profundizar en el tema.  A ello hay que sumar los diez valiosísimos apéndices con datos básicos sobre de Centros Poblados, Centros Poblados Petroleros, Viajeros a Venezuela, Danzas, División político-territorial, Misiones, Monedas, Obispados y Tratados Internacionales.  Por esta razón, tanto en el país como en el exterior, se ha convertido en sus treinta años en una fuentes de consulta insoslayable para aquellos que estén interesados en comprender a Venezuela, especialmente para los educadores y estudiantes de todos los niveles.  En 1997 apareció una segunda edición, ampliada, que es la que hoy puede consultarse en la web. Como la Fundación Empresas Polar no se preocupan sólo por el contenido, sino también por hacer ediciones bellas, en 1999 obtuvo el Premio La Letra de Oro en el prestigioso concurso de los Libros Más Bellos del Mundo, en Leipzig, Alemania.
Queriendo llegar todavía más lejos con sus proyectos editoriales, muchos de los cuales se encuentran agotados, Fundación Empresas Polar ha creado la web BiblioFEP.  En ella están  a disposición de todos y de manera gratuita, una parte de significativa de los libros que ha editado en sus cuarenta años de existencia.
En el caso del Diccionario no se trata de su simple versión en PDF, sino de un verdado buscador en la que los interesados podrán hacer una búsqueda simple con sólo colocar una palabra, por ejemplo un autor o una ciudad, que la llevará a todas aquellas entradas en la que aparece citada de algún modo, así como a otras relacionadas con el tema.  Hay además unas opciones de búsqueda avanzada, por el tipo de entrada y la clasificación temática.  Con esto, lo que en 1988 fue toda una innovación, recogiendo y sistematizando el conocimiento histórico venezolano en una obra, da ahora otro paso adelante. Podemos cecir que estamos ante una transformación cultural de ggran alcance que pronto nos afectará, de uno u otro modo, a todos: la investigación y difución de la historia que saltan de los tradicionales formatos del papel a la era digital.
 ___________________________________

Sinópsis (Fundación Polar): Aunque el contenido es el mismo de la edición impresa, actualizada en 1997, esta nueva edición en línea del Diccionario de Historia de Venezuela (DHV) ofrece una serie de ventajas propias de la tecnología. Lo primero y más importante, es que ahora el DHV está a disposición de una cantidad de usuarios en todas partes del mundo y resulta accesible desde cualquier dispositivo. Asimismo, es posible hacer búsquedas inmediatas dentro de su corpus de información, ya se trate de temas o biografías de personajes, acontecimientos o procesos, lo que en un libro tomaría mucho tiempo. Por otra parte, una presentación aleatoria de las efemérides históricas del día en que se haga la consulta, aporta un dinamismo y riqueza que valorarán tanto los lectores no especializados como los investigadores.

Acceso al DHV en línea

 

García Márquez desvela todos sus secretos. La Universidad de Texas digitaliza el archivo del Nobel colombiano …

García Márquez desvela todos sus secretos
La Universidad de Texas digitaliza el archivo del Nobel colombiano y pone a disposición de cualquier usuario de la Red decenas de miles de manuscritos, fotografías y otros documentos

Pablo Ximénez de Sandoval, El País, 13 DIC 2017.

El general en su laberinto. Séptima versión mecanografiada. Página 38. “(…) la prisa sin corazón del reloj hexagonal desbocado hacia pasado mañana a la una y doce minutos de su tarde final”. No, hexagonal, no. El reloj es octogonal. Y tampoco es la una y doce, sino la una y siete. Son correcciones a mano de Gabriel García Márquez sobre su propio manuscrito. Miles de páginas como esta llenaban el archivo personal del escritor que hace tres años, tras su muerte, compró la Universidad de Texas. Desde este lunes, las dudas más íntimas de García Márquez sobre sus propios textos son accesibles online para aficionados e investigadores.

El archivo digitalizado abarca más de 27.000 imágenes de papeles y fotografías (…)

Para seguir leyendo: https://elpais.com/cultura/2017/12/12/actualidad/1513102189_486543.html?id_externo_rsoc=TW_AM_CM

 

Bolivarianismos de papel

Bolivarianismos de papel

En uno de los primeros estudios críticos dedicados al Libertador y a las relaciones civiles-militares, Domingo Irwin y Luis Alberto Buttó, reconocidos especialistas de las relaciones civiles-militares venezolanas, iniciaron su reflexión haciendo referencia a un postulado de M. Deas. Este consideró que el bolivarianismo no era sino « una ideología sin contenido », circunstancia que también tuvimos la oportunidad de comprobar analizando el ideario y los discursos de Hugo Chávez, aunque con la siguiente salvedad: en el chavismo confluyeron en realidad varias influencias y corrientes de ideas. Si bien durante los primeros años del gobierno de Hugo Chávez (1999-2013) se subrayó hasta la saciedad que el chavismo no era una ideología en el sentido epistemológico del término —o sea en la perspectiva marxista y especialmente althusseriana— sino un conjunto de influencias y lecturas de lo más diversas, ampliamente señaladas por su líder en su emisión dominical Aló Presidente, la paulatina radicalización de la « Revolución bolivariana » hacia el Socialismo del siglo XXI arrojó datos distintos.

Desde el advenimiento de H. Chávez y especialmente desde el intento de golpe de Estado de 2002 en su contra —los llamados “sucesos de abril”—, presenciamos en efecto una radicalización del “proceso” junto a una mayor e inédita arremetida de la historia oficial, siguiendo pautas algo divergentes respecto al culto a Bolívar tal como lo habían ideado y celebrado anteriormente los gobernantes criollos a través de la consabida « historia patria ». La escritura de la historia nacional se desenvuelve en adelante en un contexto globalizado y en gran parte ideologizado (…)

La propaganda oficialista, dentro y fuera de las fronteras nacionales, fomentó una interpretación peculiar del culto al héroe fundador de la nación y de la revolución de Independencia (1810-1821) — el « bolivarismo » propiamente dicho— y al Libertador del siglo XX/XXI a  (…) Así contribuyen en crear un régimen emocional que se le sobrepone al régimen de historicidad manejado hasta ahora por los historiadores de oficio, en su gran mayoría adversos al régimen.

De tal forma que la “guerra de las memorias” se ha convertido en uno de los aspectos más notables de la historia de un tiempo presente venezolano heredero del culto a Bolívar, expresivo de un personalismo político característico de las prácticas políticas criollas desde el siglo XIX desde el mismo Bolívar (…)  y en cuanto mito fundador de una nación ahora duradera e irremediablemente divida. En este sentido, no fue baladí la visionaria interpretación de Carlos Rangel, quien desde 1976 y con motivo de la publicación de su ensayo Del buen Salvaje al Buen Revolucionario, formuló su “diagnóstico de Bolívar”, destacando el papel del caudillismo y por lo tanto “partido militar” en la historia de su país.(…)

Para seguir leyendo: Revista de Indias, vol. 77, No 270 (2017), monográfico “El pasado en el presente: lecturas del bolivarianismo y su impacto internacional”, Coordinador: Manuel de Paz-Sánchez”