Fifty Years After Tlatelolco, Censoring the Mexican Archives: Mexico’s “Dirty War” Files Withdrawn from Public Access

Washington D.C., October 2, 2018—Today marks the fiftieth anniversary of the notorious Tlatelolco massacre, when the Mexican government killed dozens of students and bystanders protesting the authoritarian regime in a public plaza at Tlatelolco, Mexico City. Across the country, citizens are commemorating the event with marches and rallies, conferences, exhibitions, and performances.

But even as Mexico acknowledges the legacy of the student movement of 1968 and grieves the long-ago slaughter of its young leaders, the Mexican government has quietly removed, censored, and reclassified thousands of previously accessible archives from that era. The General Archive of the Nation (AGN) defends its actions by citing a 2012 Archives Law and new, stricter requirements to protect personal privacy. But the results are heavy-handed to the point of absurdity, as even the most widely known and published records about Tlatelolco and other flashpoints of the dirty war have now been rendered illegible by censorship.

The AGN’s reclassification project is a retreat to Mexico’s old, tired reflexes of disinformation and denial when it comes to politically threatening histories. It reflects the determination of State power to limit or distort what people understand about the past. And it goes hand-in-hand with five decades of impunity for those who planned and executed the crackdown on student protesters in 1968 and injustice for their victims (…)

 

(…) Fox did make one decision that dramatically altered what we knew about Tlatelolco. In 2002, the president announced the opening of a special collection in the Mexican national archives dedicated to government records about the dirty war. The gesture was made in the spirit of the political transition that had brought him to power and in response to rising demands from civil society to confront past State repression. A powerful report issued by the National Human Rights Commissionshortly after Fox took office, documenting the forced disappearance of hundreds of Mexicans in the 1970s and early 1980s, was another catalyst.

The historical records ordered declassified by the president came from the political intelligence branch of the Interior Secretariat, the old domestic intelligence agency Dirección Federal de Seguridad(DFS), and the Secretariat of Defense (…)

(…) In the wake of the AGN’s newly restrictive access policies, scholars of Mexico’s dirty war are pushing back. On September 13, a group of academics and researchers held a press conference in Mexico City to announce the launch of an ambitious digitization project aimed at making accessible thousands of records about the 1968 student movement and the years of violent state repression that followed. The transnational collaboration – dubbed “Mexican Intelligence Digital Archives” (MIDAS) in English and Los Archivos del Autoritarismo Mexicanoin Spanish – is made possible by researchers who have spent years collecting and copying the dirty war files during the decade beforethey were withdrawn and re-classified (…)

Para seguir leyendo: https://nsarchive.gwu.edu/news/mexico/2018-10-02/fifty-years-after-tlatelolco-censoring-mexican-archives-mexicos-dirty-war-files-withdrawn-public

Historiadores catalanes y su ‘procés’

JORDI CANAL
25/09/2018 El Mundo- Tribuna Política

En 1988 los gobernantes nacionalistas catalanes organizaron el Milenario de Cataluña. En uno de los actos de aquella conmemoración, dedicado específicamente a la religión y a los diez siglos del nacimiento político de Cataluña, Marta Ferrusola, la esposa del entonces presidente de la Generalidad catalana Jordi Pujol, aseguró que “nuestra fe se alimenta con la lectura de los evangelios, nuestro nacionalismo se alimenta con nuestra historia”. Un cuarto de siglo después, en 2014, la Generalitat independentista celebró con grandes fastos el famoso Tricentenario 1714-2014. En la presentación de los actos de aquel año, el president Mas afirmó, en la misma línea, que la historia era uno de los pilares principales o fundamentos de “nuestra nación”. 

Historia y nacionalismo mantienen relaciones profundamente viciosas en Cataluña. Cierto es que el uso y el abuso de la historia constituyen características fundamentales de todos los nacionalismos, pero en el caso de Cataluña esta circunstancia llega hasta puntos obsesivos y delirantes. Sirvan como ejemplo los intentos burdos y ahistóricos del Institut Nova Història de catalanizar a Santa Teresa, Colón, Hernán Cortés, Ignacio de Loyola, Leonardo da Vinci, Erasmo, El Bosco, Cervantes y El Quijote. Las teorías contubernistas de los Bilbeny, Cucurull y compañía reciben, desde hace años, jugosas subvenciones y premios de entes nacionalistas y el apoyo público de políticos como Pujol, Rull o Carod-Rovira.

Tiene la historia, en Cataluña, una dimensión muy especial a la hora de pensar el presente y el futuro. Cataluña es, como afirmara Ricardo García Cárcel, una sociedad enferma de pasado. El nacionalismo tiene buena parte de responsabilidad en esta dolencia, puesto que la historia, junto con la lengua, constituyen la base de la definición nacional de Cataluña -un argumento de fuerza para la reclamación de un Estado, como ya escribió Prat de la Riba en 1906-. Quizás no sea ninguna casualidad el notable número de historiadores metidos, en los tiempos recientes, a políticos independentistas (…)

Para seguir leyendo: 

 

España: Defensa abrirá los archivos secretos de la Guerra Civil y el franquismo

 


Un informe interno del Ministerio apoya hacer públicos los documentos militares anteriores a 1968. Miguel González, El País, 17 SEP 2018.

El Ministerio de Defensa ha dado los primeros pasos para que los documentos militares de la Guerra Civil y la posguerra, considerados hasta ahora secretos, estén al alcance de estudiosos, investigadores y del público en general. La Comisión Calificadora de Documentos de Defensa aprobó el pasado día 4 un informe, al que ha tenido acceso EL PAÍS, en el que recomienda a la ministra Margarita Robles que “autorice con carácter general la consulta pública de la documentación anterior a 1968” del Archivo General Militar de Ávila.

El cerrojo que mantiene vetados para los historiadores miles de documentos clave para entender la reciente historia de España empieza a ceder. La comisión del Ministerio de Defensa sobre calificación de documentos, que preside el secretario general técnico del departamento, ha pedido que se permita el acceso público a un inmenso fondo documental, hasta ahora de difícil o imposible consulta por llevar marcas de reserva o confidencialidad, sobre la Guerra Civil (partes de operaciones, despliegue de unidades), la represión franquista (campos de concentración, batallones de trabajo), la posguerra (fortificación de los Pirineos, Marruecos) o los boletines de la sección de inteligencia del Estado Mayor Central.

Estos documentos abarcan desde el golpe de Estado de 1936 hasta 1968, cuando entró en vigor la todavía vigente ley de Secretos Oficiales, y están depositados en el Archivo General Militar de Ávila, centro de referencia para el estudio de la Guerra Civil junto al de Salamanca (…)

Para seguir leyendo: https://elpais.com/politica/2018/09/16/actualidad/1537121723_032402.html

 

Entrevista a Henry Rousso: “Nuestra tarea debe ser que la justa memoria sea tanto un factor de justicia como un factor que nos libere para que no quedemos presos del pasado”

En noviembre del año 2017 –invitado por el Doctorado en Historia de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (FaHCE)– el historiador Henry Rousso visitó la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). En el marco de la entrega del título de Doctor Honoris Causa, Rousso dictó una conferencia titulada “Desarrollos de la historiografía de la memoria”. Paralelamente, el profesor Rousso dictó en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación un seminario de posgrado sobre “La historiografía de la memoria”. La entrevista que reproducimos a continuación fue realizada en ese contexto por algunos de los investigadores que conforman el proyecto de investigación titulado “La Historia Reciente y los usos públicos del pasado: militancias, etnicidad y políticas de memoria desde/en América Latina” del Programa de Incentivos de la UNLP.

Pregunta: Las preocupaciones metodológicas y epistemológicas inherentes al trabajo de los historiadores del tiempo presente constituyen un eje que atraviesa toda su obra. Si la historia del tiempo presente supone dirigir la mirada hacia las representaciones del pasado que se producen en el mismo contexto donde los cientistas sociales realizamos nuestro trabajo, la preocupación pareciera girar en torno a la necesidad de construir una “distancia crítica” con el objeto de estudio. En ese marco nos interesaría preguntarle por los recaudos metodológicos que usted considera necesarios a la hora de abordar aquellas problemáticas históricas con las cuales tenemos una proximidad temporal pero que son, a la vez, objeto de una demanda social.

Henri Rousso: Estas cuestiones que ustedes plantean atraviesan mi propia biografía. Cuando comencé a trabajar en el Instituto del Tiempo Presente (IHTP – Institut d´Histoire du Temps Present) en el año 1981, era un momento de combate respecto a tratar de darle legitimidad a la Historia del Tiempo Presente. Hoy, esa batalla ya fue ganada. Como lo reconoció el propio François Hartog 1 , la Historia del Tiempo Presente ha alcanzado legitimidad en el campo de la Historia y las Ciencias Sociales.

Durante los años que me llevó escribir ese libro 2 , la escritura se fue convirtiendo en una reflexión sobre la historia y el tiempo presente. Pensar la Historia del Tiempo Presente me permitió abordar la historia de una práctica disciplinaria. Porque la Historia Contemporánea existe desde siempre; pero entonces, ¿cuál fue la novedad de la Historia del Tiempo Presente que entre los años 70 y los 80 se fue desarrollando en los distintos lugares?

En este sentido, la cuestión de la distancia resultó central. La “Historia del Tiempo Presente” es por un lado una historia como las demás, que utiliza las mismas herramientas, los mismos métodos. Pero entre sus singularidades se destaca la coexistencia y relación con los propios actores de esa historia, que están vivos. Podríamos decir que lo mismo sucede con la Antropología y con la Sociología. Entonces, ¿qué hacemos con esa singularidad?

(…)

Para seguir leyendo: https://www.sociohistorica.fahce.unlp.edu.ar/article/view/SHe051/9431

Cueto Rúa, S., Herrera, N., Kahan, E., Raina, A., Vila, M. y Merbilhaá, M. (2018). “Nuestra tarea debe ser que la justa memoria sea tanto un factor de justicia como un factor que nos libere para que no quedemos presos del pasado”. Sociohistorica, 41, e051.

La otra exhumación de Franco: el rescate de los papeles del dictador

Ninguno de los Gobiernos en democracia ha reclamado los cerca de 27.500 documentos sobre la actividad política que generó el dictador conservados en la fundación dedicada a enaltecer su figura.

Por Peio H. Riaño, El País, 19/8/2018

“No les pertenecen”. Al historiador Antonio Cazorla le parecía “muy extraño” tener que consultar documentos públicos “en una fundación de extrema derecha”. Autor de Franco. Biografía del mito (Alianza) y de Cartas a Franco de los españoles de a pie (RBA), suele visitar la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF) para peinar la que está considerada como fuente esencial para el estudio de la gestión política del Gobierno franquista.

La mayor parte de la documentación producida por Francisco Franco como jefe de Estado se encuentra en el Archivo General de Palacio, donde hay acceso libre a las casi 4.000 cajas sobre sus funciones civiles. En el Archivo General Militar de Ávila se conservan 236 cajas de sus decisiones militares. El archivo de la cuestionada fundación de la familia del dictador atañe al área política de su Gobierno y comprende registros producidos por el Alto Estado Mayor, el Ministerio de Asuntos Exteriores, la Presidencia del Gobierno o el Ministerio de la Gobernación, hasta el nombramiento de Carrero Blanco como presidente, en 1973. Son cerca de 27.500 documentos y se custodian en el chalé de la calle de Concha Espina de Madrid, propiedad de la familia Franco y sede de la FNFF. Allí, la consulta de los documentos también es libre, pero para el historiador almeriense la situación es una “anomalía democrática”. No entiende cómo es posible que una fuente de información política del franquismo de esta índole se encuentre en poder de una fundación privada, amenazada de cierre por el Gobierno de Pedro Sánchez por enaltecimiento del dictador.

Durante cuatro décadas los historiadores han calificado esta situación como un “escándalo incomprensible y siniestro”, que responde a la tradición de los altos cargos españoles de llevarse papeles públicos a casa (…)

(…) “Es incuestionable la importancia de esta colección única de los papeles de quien fue jefe del Estado español de 1939 a 1975”, responde por correo electrónico el historiador británico Paul Preston, que no logró que la FNFF le permitiera acceder al archivo a mediados de los ochenta cuando preparaba su famosa biografía del dictador, ni que tan siquiera le contestaran aquella carta de solicitud que aún está sin respuesta (…)

(…) La copia que llegó en 2010 al Centro Documental de la Memoria Histórica(CDMH) de Salamanca está incompleta. Tal y como se puede leer en la descripción del Portal de Archivos Españoles (Pares), el CDMH conserva una versión “parcial” que comprende 27.357 documentos (…-

“El hecho de que los papeles de Franco estén en manos de una fundación privada, dedicada a ensalzar la obra del dictador, plantea dudas respecto a una posible criba interesada de la colección de documentos o diferentes niveles de acceso según los puntos de vista políticos de los solicitantes”, señala Paul Preston. El historiador tampoco confía en que todos los papeles hayan sido inventariados por la fundación (…)

Para seguir leyendo: https://elpais.com/politica/2018/08/17/actualidad/1534503979_445294.html

 

Henry Rousso : “Desarrollos de la historiografía de la memoria”

Conferencia pronunciada en la Universidad Nacional de La Plata  15/11/2017.

(…) En mis anteriores visitas a América Latina (estuve en Brasil, Chile, Colombia y también en Argentina hace unos diez años), pude dimensionar hasta qué punto el modo de trabajar la historia y el interés, la preocupación, por la historia y la memoria, tenían aquí un eco particular en estos países. No es el de otras regiones del mundo, y no digo esto porque acabo de recibir el titulo Honoris Causa. Lo advertí desde la primera vez que conocí estos países. Sentí que mis interrogantes entraban en resonancia con las preocupaciones de aquí, y que en este país –ustedes lo saben bien– la historia era un tema candente.

Esta resonancia se debe a que la epistemología particular de la historia reciente tal como emergió en los años setenta, paralelamente a una nueva historia de la memoria, dos fenómenos que fueron concomitantes, se inscribe en una época general, en un ​régimen de historicidad en el que la memoria se ha convertido en un ​valor fundamental –que no está exento en algunos casos de un cierto fetichismo. Intentaré demostrar que este modo de escribir la historia, esta sensibilidad en torno a la memoria y al modo de investigar la historia contemporánea, se ha vuelto un fenómeno mundial. A pesar de los contextos políticos y culturas muy diferentes, de las distintas tradiciones históricas y de los cambios estructurales, este modo de hacer la historia tiende a unificarse, a globalizarse, a estandarizarse que puede verse en la estética de las conmemoraciones que a lo largo y ancho del mundo ha tenido modalidades parecidas, a pesar de que se trate de hechos muy diferentes. Este fenómeno de globalización –esto es una hipótesis- resulta muy visible, muy notable cuando uno llega a Argentina y América Latina desde Francia.

Podemos detenernos, por ejemplo, en el caso de Francia y Argentina, que, por razones muy diferentes, vivieron una crisis de la memoria, un retorno de la memoria a mediados de los noventa (…)

Para seguir leyendo el texto completo: Aletheia, volumen 8, número 16, junio 2018. Traducción Margarita Merbilhaá

http://sedici.unlp.edu.ar/bitstream/handle/10915/68329/Documento_completo.doc.pdf-PDFA.pdf?sequence=1&isAllowed=y

 

Luis Posada Carriles, CIA-created “Frankenstein” en National Security Archive

Luis Posada Carriles, CIA-created “Frankenstein”, Dies at 90

Washington, D.C., May 23, 2018 – CIA-trained Cuban exile and suspect in the 1976 Cuban jetliner bombing that killed all 73 people on board, Luis Posada Carriles, has died at the age of 90.

The National Security Archive’s Cuba Project Director Peter Kornbluh has fought for the release of U.S. documents to shed light on Carriles’s activities and provide historical evidence for his victims for over a decade. Kornbluh said of Carriles and his U.S.-backing, “The CIA created and unleashed a Frankenstein.”

Below is a selection of the declassified record on Carriles and his crimes:

Visit the Archive’s Cuba Project page for more information.

https://nsarchive.gwu.edu/news/cuba/2018-05-23/luis-posada-carriles-cia-created-frankenstein-dies-90

También de interés en Cubaencuentro (24/05/2018): Posada o el pasado

Washington utilizó a Posada Carriles para diversas actividades encubiertas, en una época en que medios violentos, hoy catalogados de terroristas, no se sancionaban como en la actualidad (…)

Débats. Humanités numériques : conservatoire des savoirs et répertoire de la mémoire pour le temps présent

Mélanges de la Casa de Velázquez, 47-2 (2017)

Débats. Humanités numériques : conservatoire des savoirs et répertoire de la mémoire pour le temps présent

Confronté à l’inflation des interprétations et gloses diverses à l’endroit des humanités dites numériques (Digital Humanities, Humanidades digitales, Digital Studies), l’historien s’intéressant un tant soit peu au numérique ne peut que constater qu’après la liberté et l’innovation grisantes des premiers temps, les humanités numériques semblent avoir atteint leur étiage aussi bien du point de vue des positionnements scientifiques que des réalisations numériques de type institutionnel. Dans le cas français, le projet de Loi pour une République numérique (2016) a certes valeur de reconnaissance, mais aussi de délimitation du champ des possibles, comme des stratégies à mettre en œuvre en vue du libre accès aux publications scientifiques (dans son article 30). Au-delà des discours visant à constituer les humanités numériques en discipline et des mosaïques d’expériences réunies dans de nombreux ouvrages collectifs, ces dernières demeurent en effet un outil pour l’historien, à la fois exceptionnel de par les possibilités de diffusion et d’analyse offertes, et évolutif à l’instar du media qui les inspire. Le terme permet en ce sens de « décrire la mobilisation d’instruments, d’outils, de paradigmes ou de corpus numériques en sciences humaines et sociales ». Cette caractéristique apparaît clairement dans le programme de la conférence Digital Humanities 2017 qui s’est tenue à Montréal en août 2017 sur le thème « Access/Accès ».

Dans un contexte où l’acte de mémoire s’est fait injonction dans l’espace public, les humanités numériques ont, de toute évidence, leur rôle à jouer. À la confluence des archives d’hier et de demain, répertoire fluctuant de connaissances et de données désormais visualisables pour le plus grand nombre, condition sine qua non de la diffusion des savoirs scientifiques, les humanités numériques historiennes présentent un intérêt manifeste dans un temps présent investi par les usages politiques voire les politiques publiques du passé. En témoigne le débat récent, dans la presse et par tribunes interposées, sur l’Open Access et les revues en ligne, débat plombé trop souvent par le conservatisme universitaire et des enjeux de pouvoir révolus. L’« historien-programmeur », tel que l’évoquait Emmanuel Le Roy Ladurie en 1968 dans une tribune du Nouvel Observateur, puis William J. Turkel et Alan MacEachern, serait-il encore à inventer? (…)

Dans ce cyberespace contrasté, nous avons souhaité revenir sur les modalités de réception des humanités numériques par les historiens (latino) américanistes et autres, en revenant sur certaines initiatives pionnières mais toujours autant d’actualité, mais aussi sur certaines initiatives récentes qui, sans exception, tendent à mettre en miroir mémoire(s) et histoire. Ces humanités numériques sont non seulement facteurs de diffusion de la recherche mais également porteuses d’une révolution critique (…)

Selon quelles modalités s’effectue la réception des humanités numériques en Amérique latine et plus généralement à l’endroit des mondes ibériques ? Plutôt que d’introduire ce dossier par des réflexions épistémologiques, il nous a semblé prioritaire d’insister d’entrée sur la pratique historienne des humanités numériques sur un espace précurseur à bien des égards (…)

Les « politiques publiques » du passé vont cependant au-delà de la patrimonialisation des dépôts d’archives, qui répond à des défis autres que la seule conservation d’un patrimoine immatériel. En écho aux réalisations décrites pour l’espace latino-américain, nous avons choisi de (re)visiter certains de ces sites conservatoires de la mémoire contemporaine, d’en cerner les enjeux, de décrypter les politiques publiques du passé et leur versant digital (…)

Pour lire l’intégralité de cette présentation : https://journals.openedition.org/mcv/7890

Les contributions à ce dossier :

El atraso de la historia del tiempo presente en España

El atraso de la historia: El secretismo oficial mutila el conocimiento de episodios clave en España

El Ministerio de Defensa no cree prioritaria una desclasificación que prometió Carme Chacón – Por , La Vanguardia, 21/02/2018.

La historia de España no avanza. Los profesionales de su estudio y difusión llevan más de cinco años clamando contra sucesivos obstáculos a su acceso a papeles oficiales sobre episodios clave para el conocimiento del pasado –sobre todo, los acaecidos entre la Segunda República y el final de la transición– y la comprensión del presente. Según denuncian a La Vanguardia, el Gobierno mantiene bloqueadas dos iniciativas relevantes para acabar con un oscurantismo impropio de un país democrático: la desclasificación de los 10.000 documentos de Defensaque Carme Chacón prometió desvelar al términos de su etapa como ministra del ramo y, más recientemente, a través del PP y con ayuda de Ciudadanos, la reforma de la ley de Secretos Oficiales planteada por el PNV en noviembre del 2016.

Informes sobre “detención de extranjeros, censura, destierros, claves, cifrados” o nombres de “protegidos y agentes franceses” en la Guerra Civil; datos sobre “campos de trabajo, batallones de soldados trabajadores, arrestos, denuncias, deserciones, sospechos y sabotajes” antes de 1968, o notas acerca de “desembarcos alemanes, memorias de la defensa de Melilla y contabilidad del servicio secreto” con anterioridad a 1939 son algunos de los asuntos clasificados de interés histórico que, dentro de un listado de 41 materias, Chacón y sus asesores dejaron a punto de desclasificación al entender que “ya no suponen una afectación a la seguridad del Estado” y los motivos de su ocultación “hace tiempo que desaparecieron” (…)

Contribuciones de Angel Viñas, Carlos Sanz, y Matilde Eiroa.

Para seguir leyendo: 

http://www.lavanguardia.com/cultura/20180221/44950142475/historia-espana-documentos-clasificados-guerra-civil-franquismo-carme-chacon.html

La autopsia del general Balmes apunta a Franco

El historiador Ángel Viñas sostiene en su nuevo libro que el informe sobre la extraña muerte del militar, dos días antes del golpe, señala al caudillo como urdidor

Han pasado siete años del “creo que” al “ciento por ciento de seguridad” en el análisis del historiador Ángel Viñas (Madrid, 1941) de la causa de la misteriosa muerte del general Balmes. En 2011, este catedrático emérito de la Universidad Complutense de Madrid sostenía, en su libro La conspiración del general Franco, que este, entonces en Santa Cruz de Tenerife como comandante general de Canarias, ordenó asesinar a Amado Balmes Alonso, comandante de la guarnición de Las Palmas, por su oposición a la inminente sublevación contra la República. Viñas advertía de que no tenía pruebas. Balmes murió, el 16 de julio de 1936, en el campo de tiro de La Isleta (Las Palmas), en un accidente absurdo para un militar fogueado en la Legión. Mientras practicaba, una pistola se le encasquilló y para solucionarlo no se le ocurrió nada mejor que forzar el cañón apoyándolo en su vientre. El resultado fue un disparo que acabó con su vida en pocas horas. Leer más

Continuar leyendo “La autopsia del general Balmes apunta a Franco”