Mexique : « AMLO » ouvre les archives secrètes des services de renseignement

HENRY ROMERO / REUTERS

Le président de gauche veut faire la lumière sur les abus commis sous le pouvoir du Parti révolutionnaire institutionnel.

Par Frédéric Saliba, Le Monde 4/3/2019

« Fini l’espionnage politique », martèle le président du Mexique, Andres Manuel Lopez Obrador, qui a annoncé l’ouverture, lundi 4 mars, des archives des services de renseignement mexicains. Celui qu’on surnomme « AMLO » promet de « faire la lumière » sur les dérives du « régime autoritaire » du Parti révolutionnaire institutionnel (PRI, centre), hégémonique de 1929 à 2000, puis revenu au pouvoir de 2012 à 2018. Le nouveau président de gauche en a lui-même été victime.

Trois mois après son investiture, « AMLO » a demandé, vendredi 1er mars, « pardon au nom de l’Etat » aux victimes des « heures noires » du PRI. La veille, il signait un décret déclassifiant plus de 10 000 caisses de documents, conservées sous scellés aux archives nationales. Les dossiers porteraient sur quatre-vingt-dix ans de persécutions politiques et de violations des droits humains, commises par la direction fédérale de la sécurité (DFS) devenue, en 1989, le centre d’enquête et de sécurité nationale (Cisen) (…)

La totalité des archives, de 1929 à 1985, seront en accès libre à partir de lundi. Les documents recouvrant les vingt-trois dernières années seront, eux, déclassifiés puis numérisés d’ici deux ans (…)

Pour poursuivre la lecture/Para seguir leyendo: https://www.lemonde.fr/international/article/2019/03/04/au-mexique-amlo-ouvre-les-archives-secretes-des-services-de-renseignement_5431134_3210.html

Sobre criminales, ciencia del crimen y justicia: acerca de Lila Caimari y Máximo Sozzo (eds.), Historia de la cuestión criminal en América Latina, Rosario, Prohistoria Ediciones, 2017 (reseña)

En los linderos de la historia social y cultural, varios temas ha ido copando la historiografía americanista a lo largo de la ultima década. Entre ellos, la problemática de la justicia, del delito, de las relaciones entre crimen y sociedad, les han llamado la atención a los estudiosos de varios periodos, desde la Colonia hasta el tiempo presente. Para varias historiografías nacionales, el siglo XIX y más recientemente el siglo XX han ido ocupando un lugar destacado. Las fuentes, las teorías científicas y médicas al respecto, los acérrimos debates acerca del control social, de la policía urbana y de la manera de castigar y reprimir o más recientemente los enfoques derivados de la criminología explican en parte este predominio del tema y del periodo. También habría que mencionar en esta perspectiva la circulación de determinadas teorías filosóficas, así como el uso sistemático de fuentes hemerográficas: dicho de otra forma, de la llamada prensa del crimen. Este libro editado a dos manos, por una historiadora y un sociólogo criminólogo, busca reflejar el estado de la cuestión, su historiografía más reciente, sus tendencias y retos en el ámbito latinoamericano, apoyándose en una red de investigadores especializados que ya contribuyeron en varias compilaciones sobre el tema. Antes de los años 2000, fuera de determinados ámbitos historiográficos vinculados con la historia cultural europea, habían sido muy pocos los investigadores que se abocaban a estudiar crímenes, delitos y cárceles, pese a la temprana influencia de Foucault en universidades latinoamericanas (…)

Para seguir leyendo: Lila Caimari y Máximo Sozzo (eds.), Historia de la cuestión criminal en América Latina, Rosario, Prohistoria Ediciones, 2017, 386 pp. Procesos históricos, 35, enero-junio 2019, 205-20 .

http://erevistas.saber.ula.ve/index.php/procesoshistoricos/article/view/13813/21921924894

Itinerarios de la historia del tiempo presente … con una mirada hacia América Latina




De la historia del tiempo presente, campo de investigación asentado ahora en una corriente historiográfica reconocida, hay que recordar en primer término que se derivó no sólo de una reflexión historiográfica y luego epistemológica sino también de una verdadera batalla que se libró con especial énfasis en los años 1980, a raíz de la creación del Instituto de historia del tiempo presente (IHTP) y de una coyuntura historiográfica. Alcanzó legitimidad en el campo de la historia y de las Ciencias humanas y sociales y se desarrolló incluso fuera de sus fronteras iniciales, relacionada con otra aprensión semántica de lo contemporáneo y de la “contemporaneidad” (…)

Mayores coincidencias y referencias comunes podríamos encontrar sin embargo aunque no con absoluta certeza entre la historia del presente, la historia viva, la historia reciente o incluso con la historia actual, como se les quiera llamar en el mundo hispánico. Ahora bien, tampoco habría que pasar por alto una característica que, junto a la imprescindible distancia crítica respecto al objeto de estudio, se ha venido afianzando a lo largo de las últimas décadas, tanto en Francia desde los inicios del género como en el ámbito hispánico, especialmente en América Latina. El interés por la historia del tiempo presente se ubica en efecto dentro de una larga trayectoria de compromiso a favor de la democracia (ejemplificada en el “Nunca más” de los países del Cono Sur), de salida de dictaduras, de conflictos si no de guerra, como fue el caso en su país de origen, Francia, de remembranza de un “pasado que no pasa”/haunting past, de un pasado traumático y de la “última catástrofe” incluso (ambas expresiones acuñadas por Henry Rousso) si centramos la perspectiva en un pasado de lo más reciente, violento y traumático como lo ha sido el naciente siglo XXI. (…)

Tal es el itinerario que quisiéramos abordar en esta síntesis, desde el momento fundacional hasta la coyuntura historiográfica de hoy. Ésta se caracteriza en efecto por una ampliación inédita del campo de investigación, tanto en lo que se refiere a su objeto de estudio, por la diversificación del mismo respecto a las secuencias históricas y a los espacios estudiados, como por la difusión de sus resultados en el marco de las “sociedades de memoria” (de acuerdo con Ricardo García Carcel) de hoy. Además, esta difusión corre parejas con un insoslayable fenómeno sobradamente amplificado por las ya no tan “nuevas tecnologías de la información” y sus redes sociales:  la “globalización de la memoria”, de esta memoria convertida tan frecuentemente en reto político y crisol de emociones instrumentalizadas si no ideologizadas, cuando “nuestra tarea debe ser que la justa memoria (expresión forjada por Paul Ricœur) sea tanto un factor de justicia como un factor que nos libere para que no quedemos presos del pasado” (…)

Para seguir leyendo:  “Itinerarios de la historia del tiempo presente. Del IHTP de la post-guerra a la “globalización de la memoria””, Historiografía, Universidad de Zaragoza, n°16 (julio-diciembre), 2018 https://papiro.unizar.es/ojs/index.php/historiografias/article/view/3307

Sobre Gustavo Adolfo Vaamonde, “Remedios para atajar el mal”. Venezuela 1730-1806, Madrid, Ediciones 19, 2016. Reseña.


Gustavo Adolfo Vaamonde, “Remedios para atajar el mal”. Venezuela 1730-1806, Madrid, Ediciones 19, 2016, 392 p.

Sobre la larga trayectoria que lleva de las primeras rebeliones coloniales en la Capitanía General de Venezuela al proceso independentista, bastante se ha escrito e investigado, tanto en términos de historia social como de historia política. No han faltado monografías e interpretaciones de raigambre ideológico como indagaciones acerca de las revoluciones de Independencia en el tiempo largo, a nivel continental e incluso atlántico. En este sentido, el libro de Gustavo Vaamonde, producto de varios años de investigación en los archivos de Venezuela y España, no viene a subsanar lagunas de tipo historiográfico sino más bien a reconsiderar la interpretación de una retahíla de acontecimientos que cobran sentidos distintos y hasta dispares de acuerdo con la perspectiva adoptada. Al contraponer varios acontecimientos de diversas caracterizaciones y sobradamente documentados (rebeliones, motines, levantamientos, revueltas, tumultos, revoluciones etc.), intenta contestar una pregunta algo inusitada en el mundo americanista: cómo desterrar los factores de perturbación del orden social, moral y político, el “mal” —ejemplificado aquí a través de esclavos o revolucionarios, sus pasquines y libelos—, cómo facilitar la vuelta al orden social/estamental y judicial, a un cotidiano apaciguado, tantos en el caso de los “vecinos” y súbditos de la lejana Corona como para las autoridades locales. En esta perspectiva, no carece de interés recordar la tradición hispana de las juntas, elemento clave de la dinámica de negociación y consenso propia del mundo hispánico a lo largo del periodo moderno, en una escala movediza ya que evoluciona de lo local a lo global y al revés. Con este fin, G. Vaamonde retoma y examina detalladamente once acontecimientos, desde el rechazo a los Vizcaínos en las riberas del Yaracuy o la rebelión de Juan Francisco de León (1749) hasta el ataque inglés y el intento de desembarco de Miranda en 1806, sendos acontecimientos de diversas implicaciones y tan diversos alcances para la vida política y social de la Capitanía general (…)

Para seguir leyendo: http://estudiosamericanos.revistas.csic.es/index.php/estudiosamericanos/article/view/756/754

Colombia Truth Commission Opens Doors

National Security Archive. Colombia Truth Commission Opens Doors, But Faces Significant Barriers to Access. Database of Declassified U.S. Records Provides Essential Evidence on Colombian Conflict.

 

November 29, 2018 – The formal launch today in Colombia of the Commission for the Clarification of the Truth, Coexistence and Non-Repetition(Truth Commission) is an important step forward in the country’s effort to consolidate peace, guarantee the rights of victims, and move forward after a long and brutal conflict that took hundreds of thousands of lives. To mark the occasion, the National Security Archive is posting 12 documents from a database of over 20,000 declassified records donated to the Truth Commission earlier this year as part of our commitment to supporting the Right to Truth and the rights of the victims of Colombia’s conflict.

Starting today, the 11-member Truth Commission has three years to complete a final report on more than 50 years of political violence and civil war. Among the chief goals of the Commission is to clarify grave violations of human rights and international humanitarian law and to delineate the collective responsibilities of the Colombian state, insurgent groups like the FARC, right-wing “paramilitary” groups, narcotraffickers, foreign governments, and third parties (“terceros”) such as multinational corporations.Unlike the Special Jurisdiction for Peace (JEP), a separate tribunal established to prosecute the conflict’s worst abuses, the Truth Commission’s investigations are extrajudicial in nature. More than just a cataloging of bombings, kidnappings, assassinations and military confrontations, the Commission’s mandate is to investigate the causes and consequences of the conflict, to grapple with its complexity, to shine a light on the less-understood aspects of the violence, and to produce a comprehensive narrative on the conflict with a focus on victims (…) Continuar leyendo “Colombia Truth Commission Opens Doors”

Fifty Years After Tlatelolco, Censoring the Mexican Archives: Mexico’s “Dirty War” Files Withdrawn from Public Access

Washington D.C., October 2, 2018—Today marks the fiftieth anniversary of the notorious Tlatelolco massacre, when the Mexican government killed dozens of students and bystanders protesting the authoritarian regime in a public plaza at Tlatelolco, Mexico City. Across the country, citizens are commemorating the event with marches and rallies, conferences, exhibitions, and performances.

But even as Mexico acknowledges the legacy of the student movement of 1968 and grieves the long-ago slaughter of its young leaders, the Mexican government has quietly removed, censored, and reclassified thousands of previously accessible archives from that era. The General Archive of the Nation (AGN) defends its actions by citing a 2012 Archives Law and new, stricter requirements to protect personal privacy. But the results are heavy-handed to the point of absurdity, as even the most widely known and published records about Tlatelolco and other flashpoints of the dirty war have now been rendered illegible by censorship.

The AGN’s reclassification project is a retreat to Mexico’s old, tired reflexes of disinformation and denial when it comes to politically threatening histories. It reflects the determination of State power to limit or distort what people understand about the past. And it goes hand-in-hand with five decades of impunity for those who planned and executed the crackdown on student protesters in 1968 and injustice for their victims (…)

 

(…) Fox did make one decision that dramatically altered what we knew about Tlatelolco. In 2002, the president announced the opening of a special collection in the Mexican national archives dedicated to government records about the dirty war. The gesture was made in the spirit of the political transition that had brought him to power and in response to rising demands from civil society to confront past State repression. A powerful report issued by the National Human Rights Commissionshortly after Fox took office, documenting the forced disappearance of hundreds of Mexicans in the 1970s and early 1980s, was another catalyst.

The historical records ordered declassified by the president came from the political intelligence branch of the Interior Secretariat, the old domestic intelligence agency Dirección Federal de Seguridad(DFS), and the Secretariat of Defense (…)

(…) In the wake of the AGN’s newly restrictive access policies, scholars of Mexico’s dirty war are pushing back. On September 13, a group of academics and researchers held a press conference in Mexico City to announce the launch of an ambitious digitization project aimed at making accessible thousands of records about the 1968 student movement and the years of violent state repression that followed. The transnational collaboration – dubbed “Mexican Intelligence Digital Archives” (MIDAS) in English and Los Archivos del Autoritarismo Mexicanoin Spanish – is made possible by researchers who have spent years collecting and copying the dirty war files during the decade beforethey were withdrawn and re-classified (…)

Para seguir leyendo: https://nsarchive.gwu.edu/news/mexico/2018-10-02/fifty-years-after-tlatelolco-censoring-mexican-archives-mexicos-dirty-war-files-withdrawn-public

Historiadores catalanes y su ‘procés’

JORDI CANAL
25/09/2018 El Mundo- Tribuna Política

En 1988 los gobernantes nacionalistas catalanes organizaron el Milenario de Cataluña. En uno de los actos de aquella conmemoración, dedicado específicamente a la religión y a los diez siglos del nacimiento político de Cataluña, Marta Ferrusola, la esposa del entonces presidente de la Generalidad catalana Jordi Pujol, aseguró que “nuestra fe se alimenta con la lectura de los evangelios, nuestro nacionalismo se alimenta con nuestra historia”. Un cuarto de siglo después, en 2014, la Generalitat independentista celebró con grandes fastos el famoso Tricentenario 1714-2014. En la presentación de los actos de aquel año, el president Mas afirmó, en la misma línea, que la historia era uno de los pilares principales o fundamentos de “nuestra nación”. 

Historia y nacionalismo mantienen relaciones profundamente viciosas en Cataluña. Cierto es que el uso y el abuso de la historia constituyen características fundamentales de todos los nacionalismos, pero en el caso de Cataluña esta circunstancia llega hasta puntos obsesivos y delirantes. Sirvan como ejemplo los intentos burdos y ahistóricos del Institut Nova Història de catalanizar a Santa Teresa, Colón, Hernán Cortés, Ignacio de Loyola, Leonardo da Vinci, Erasmo, El Bosco, Cervantes y El Quijote. Las teorías contubernistas de los Bilbeny, Cucurull y compañía reciben, desde hace años, jugosas subvenciones y premios de entes nacionalistas y el apoyo público de políticos como Pujol, Rull o Carod-Rovira.

Tiene la historia, en Cataluña, una dimensión muy especial a la hora de pensar el presente y el futuro. Cataluña es, como afirmara Ricardo García Cárcel, una sociedad enferma de pasado. El nacionalismo tiene buena parte de responsabilidad en esta dolencia, puesto que la historia, junto con la lengua, constituyen la base de la definición nacional de Cataluña -un argumento de fuerza para la reclamación de un Estado, como ya escribió Prat de la Riba en 1906-. Quizás no sea ninguna casualidad el notable número de historiadores metidos, en los tiempos recientes, a políticos independentistas (…)

Para seguir leyendo: 

 

España: Defensa abrirá los archivos secretos de la Guerra Civil y el franquismo

 


Un informe interno del Ministerio apoya hacer públicos los documentos militares anteriores a 1968. Miguel González, El País, 17 SEP 2018.

El Ministerio de Defensa ha dado los primeros pasos para que los documentos militares de la Guerra Civil y la posguerra, considerados hasta ahora secretos, estén al alcance de estudiosos, investigadores y del público en general. La Comisión Calificadora de Documentos de Defensa aprobó el pasado día 4 un informe, al que ha tenido acceso EL PAÍS, en el que recomienda a la ministra Margarita Robles que “autorice con carácter general la consulta pública de la documentación anterior a 1968” del Archivo General Militar de Ávila.

El cerrojo que mantiene vetados para los historiadores miles de documentos clave para entender la reciente historia de España empieza a ceder. La comisión del Ministerio de Defensa sobre calificación de documentos, que preside el secretario general técnico del departamento, ha pedido que se permita el acceso público a un inmenso fondo documental, hasta ahora de difícil o imposible consulta por llevar marcas de reserva o confidencialidad, sobre la Guerra Civil (partes de operaciones, despliegue de unidades), la represión franquista (campos de concentración, batallones de trabajo), la posguerra (fortificación de los Pirineos, Marruecos) o los boletines de la sección de inteligencia del Estado Mayor Central.

Estos documentos abarcan desde el golpe de Estado de 1936 hasta 1968, cuando entró en vigor la todavía vigente ley de Secretos Oficiales, y están depositados en el Archivo General Militar de Ávila, centro de referencia para el estudio de la Guerra Civil junto al de Salamanca (…)

Para seguir leyendo: https://elpais.com/politica/2018/09/16/actualidad/1537121723_032402.html

 

Entrevista a Henry Rousso: “Nuestra tarea debe ser que la justa memoria sea tanto un factor de justicia como un factor que nos libere para que no quedemos presos del pasado”

En noviembre del año 2017 –invitado por el Doctorado en Historia de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (FaHCE)– el historiador Henry Rousso visitó la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). En el marco de la entrega del título de Doctor Honoris Causa, Rousso dictó una conferencia titulada “Desarrollos de la historiografía de la memoria”. Paralelamente, el profesor Rousso dictó en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación un seminario de posgrado sobre “La historiografía de la memoria”. La entrevista que reproducimos a continuación fue realizada en ese contexto por algunos de los investigadores que conforman el proyecto de investigación titulado “La Historia Reciente y los usos públicos del pasado: militancias, etnicidad y políticas de memoria desde/en América Latina” del Programa de Incentivos de la UNLP.

Pregunta: Las preocupaciones metodológicas y epistemológicas inherentes al trabajo de los historiadores del tiempo presente constituyen un eje que atraviesa toda su obra. Si la historia del tiempo presente supone dirigir la mirada hacia las representaciones del pasado que se producen en el mismo contexto donde los cientistas sociales realizamos nuestro trabajo, la preocupación pareciera girar en torno a la necesidad de construir una “distancia crítica” con el objeto de estudio. En ese marco nos interesaría preguntarle por los recaudos metodológicos que usted considera necesarios a la hora de abordar aquellas problemáticas históricas con las cuales tenemos una proximidad temporal pero que son, a la vez, objeto de una demanda social.

Henri Rousso: Estas cuestiones que ustedes plantean atraviesan mi propia biografía. Cuando comencé a trabajar en el Instituto del Tiempo Presente (IHTP – Institut d´Histoire du Temps Present) en el año 1981, era un momento de combate respecto a tratar de darle legitimidad a la Historia del Tiempo Presente. Hoy, esa batalla ya fue ganada. Como lo reconoció el propio François Hartog 1 , la Historia del Tiempo Presente ha alcanzado legitimidad en el campo de la Historia y las Ciencias Sociales.

Durante los años que me llevó escribir ese libro 2 , la escritura se fue convirtiendo en una reflexión sobre la historia y el tiempo presente. Pensar la Historia del Tiempo Presente me permitió abordar la historia de una práctica disciplinaria. Porque la Historia Contemporánea existe desde siempre; pero entonces, ¿cuál fue la novedad de la Historia del Tiempo Presente que entre los años 70 y los 80 se fue desarrollando en los distintos lugares?

En este sentido, la cuestión de la distancia resultó central. La “Historia del Tiempo Presente” es por un lado una historia como las demás, que utiliza las mismas herramientas, los mismos métodos. Pero entre sus singularidades se destaca la coexistencia y relación con los propios actores de esa historia, que están vivos. Podríamos decir que lo mismo sucede con la Antropología y con la Sociología. Entonces, ¿qué hacemos con esa singularidad?

(…)

Para seguir leyendo: https://www.sociohistorica.fahce.unlp.edu.ar/article/view/SHe051/9431

Cueto Rúa, S., Herrera, N., Kahan, E., Raina, A., Vila, M. y Merbilhaá, M. (2018). “Nuestra tarea debe ser que la justa memoria sea tanto un factor de justicia como un factor que nos libere para que no quedemos presos del pasado”. Sociohistorica, 41, e051.

La otra exhumación de Franco: el rescate de los papeles del dictador

Ninguno de los Gobiernos en democracia ha reclamado los cerca de 27.500 documentos sobre la actividad política que generó el dictador conservados en la fundación dedicada a enaltecer su figura.

Por Peio H. Riaño, El País, 19/8/2018

“No les pertenecen”. Al historiador Antonio Cazorla le parecía “muy extraño” tener que consultar documentos públicos “en una fundación de extrema derecha”. Autor de Franco. Biografía del mito (Alianza) y de Cartas a Franco de los españoles de a pie (RBA), suele visitar la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF) para peinar la que está considerada como fuente esencial para el estudio de la gestión política del Gobierno franquista.

La mayor parte de la documentación producida por Francisco Franco como jefe de Estado se encuentra en el Archivo General de Palacio, donde hay acceso libre a las casi 4.000 cajas sobre sus funciones civiles. En el Archivo General Militar de Ávila se conservan 236 cajas de sus decisiones militares. El archivo de la cuestionada fundación de la familia del dictador atañe al área política de su Gobierno y comprende registros producidos por el Alto Estado Mayor, el Ministerio de Asuntos Exteriores, la Presidencia del Gobierno o el Ministerio de la Gobernación, hasta el nombramiento de Carrero Blanco como presidente, en 1973. Son cerca de 27.500 documentos y se custodian en el chalé de la calle de Concha Espina de Madrid, propiedad de la familia Franco y sede de la FNFF. Allí, la consulta de los documentos también es libre, pero para el historiador almeriense la situación es una “anomalía democrática”. No entiende cómo es posible que una fuente de información política del franquismo de esta índole se encuentre en poder de una fundación privada, amenazada de cierre por el Gobierno de Pedro Sánchez por enaltecimiento del dictador.

Durante cuatro décadas los historiadores han calificado esta situación como un “escándalo incomprensible y siniestro”, que responde a la tradición de los altos cargos españoles de llevarse papeles públicos a casa (…)

(…) “Es incuestionable la importancia de esta colección única de los papeles de quien fue jefe del Estado español de 1939 a 1975”, responde por correo electrónico el historiador británico Paul Preston, que no logró que la FNFF le permitiera acceder al archivo a mediados de los ochenta cuando preparaba su famosa biografía del dictador, ni que tan siquiera le contestaran aquella carta de solicitud que aún está sin respuesta (…)

(…) La copia que llegó en 2010 al Centro Documental de la Memoria Histórica(CDMH) de Salamanca está incompleta. Tal y como se puede leer en la descripción del Portal de Archivos Españoles (Pares), el CDMH conserva una versión “parcial” que comprende 27.357 documentos (…-

“El hecho de que los papeles de Franco estén en manos de una fundación privada, dedicada a ensalzar la obra del dictador, plantea dudas respecto a una posible criba interesada de la colección de documentos o diferentes niveles de acceso según los puntos de vista políticos de los solicitantes”, señala Paul Preston. El historiador tampoco confía en que todos los papeles hayan sido inventariados por la fundación (…)

Para seguir leyendo: https://elpais.com/politica/2018/08/17/actualidad/1534503979_445294.html