Canarias laboratorio de América – Hacer historia según J. Elliott

Entrevista a J. Elliott (A. Zabaleta, Las Palmas de Gran Canaria):´No es nuevo hablar de decadencia europea, pero Europa sobrevive´
“Canarias fue un laboratorio que preparó la conquista y colonización de América y hay que ponerlas en el contexto que merecen dentro de la historia mundial”.

Elliott, catedrático emérito de Oxford, inauguró ayer en la Casa de Colón el Coloquio de Historia Canario Americana. En su intervención, destacó el papel de Canarias en la conquista y colonización de América. “Las Islas Canarias han tenido su influencia en ese proceso y hay que ponerlas dentro del contexto que merecen dentro de la historia mundial y atlántica”, apuntó. Hoy sale a la venta su último libro, Haciendo historia, una reflexión sobre la labor del historiador que parte de su propia experiencia durante seis décadas. Sus escritos sobre la necesidad y las limitaciones de una historia atlántica hacen de Elliott un investigador de especial interés para la historiografía canaria.
–En los años 60 usted se da cuenta de que, en sus estudios anteriores sobre España, había estado escribiendo historia atlántica sin ser consciente de ello. Hoy el atlantismo tiene carta de naturaleza entre muchos historiadores. ¿Qué papel juegan las Islas en él?
–Han sido fundamentales, porque con la conquista y la colonización de Canarias en el siglo XV se creó un laboratorio para la próxima conquista y colonización de América. La imagen de los guanches, el tratamiento de los guanches, el esfuerzo de evangelizar y convertir… sin duda la memoria, el recuerdo de lo que se hizo en Canarias tuvo un gran impacto e influencia en la manera de tratar a la población indígena de América, así como en el proceso de conquista y colonización.
–Usted alerta de los riesgos y las limitaciones de historiar ese espacio atlántico, una tendencia que encuentra su auge coincidiendo con el cansancio de la historia imperial y colonial.
–En parte empezó todo con El Mediterráneo y el mundo del Mediterráneo en la época de Felipe II, el gran libro de Fernand Braudel. Claro que hay diferencias muy importantes entre el Mediterráneo, que en el fondo es un mar cerrado, y el Atlántico, abierto a tres continentes, pero casi desde el principio he visto la importancia del Atlántico como un conjunto. Fue importantísimo no sólo estudiar la historia de España, sino también la de su extensión atlántica, incluyendo las islas y América (…)
Para seguir: La Opinión de Tenerife, martes 16 de octubre de 2012.