Fragmentos del libro de Jorge Giraldo Ramírez, Guerra civil posmoderna

Carl Schmitt ha tenido una larga influencia en tierras americanas. Baste recordar el amplio libro de J. E. Dotti sobre su presencia en Argentina. Sin embargo, la mayoría de las veces, el efecto Schmitt ha sido directo y por ello no ha tenido una gran relevancia teórica. Esta misma valoración se podría mantener, incluso, respecto de la presencia más bien vergonzante de Schmitt en el pensamiento populista actual, como se percibe al leer las obras de E. Laclau. Es tan directa e inmediata, tan obvia, que puede ser ocultada sin mermar la eficacia del planteamiento general. En toda esta gama de influencias, el Schmitt que ha tenido eficacia es el que encara procesos políticos constituyentes a partir de la activación de lo político como posición existencial que implica la diferencia amigo-enemigo. Podemos decir que se reconoce en Schmitt al pensador que establece la norma del fondo oscuro y no normativo de la política. Dado que no siempre es fácil reconocer grandes decisiones existenciales en el esquema de los conflictos políticos actuales, ni poderosos choques de formas de vida capaces de evocar las grandes tragedias del primer tercio del siglo xx ―en las que el jurista intervino―, la invocación de Schmitt asegura la dignidad política de caudillismos menores y cubre la arbitrariedad y discrecionalidad de un poder que no tiende a verse, como es lógico desde el punto de vista republicano, como servidor de un pueblo en el largo plazo, sino que aspira, en una improbabilidad desesperadamente sentida, a ser reconocido como soberano y señor.


Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search