Crecimiento económico y desigualdad en la Argentina del siglo XIX. A propósito de una obra reciente de Roy Hora

La historia económica presentó un sinuoso recorrido en el siglo XX. De ser la niña mimada de los estudios históricos en las décadas centrales del siglo pasado, se convirtió, a partir de los setenta, en una rama relativamente marginal del quehacer…

La historia económica presentó un sinuoso recorrido en el siglo XX. De ser la niña mimada de los estudios históricos en las décadas centrales del siglo pasado, se convirtió, a partir de los setenta, en una rama relativamente marginal del quehacer historiográfico. Para encontrar las causas de este desplazamiento debemos hablar del agotamiento de modelos explicativos que comenzaron a ser acusados de deterministas y de la renovación que experimentaron los estudios de historia política y cultural. Como suele suceder, esta crisis brindó oportunidades para inaugurar una agenda que discutía ciertas explicaciones simplistas que, hasta allí, habían sido sagradas. El campo historiográfico argentino no estuvo al margen de esta tendencia general. Luego de los aciagos años de la dictadura militar, con la cual se truncaron la mayoría de las iniciativas científicas de largo aliento, la historia económica argentina comenzó a albergar empresas investigativas que, tomando distancia del ensayismo, penetraron en temáticas tan variadas como el funcionamiento de la economía rural, la dinámica de la población, el desempeño de la industria, las estrategias empresariales y los circuitos de comercialización.