L’histoire du temps présent Amérique latine, Caraïbes, Espagne. Chemins de traverses mémoriels et fabrique des médiations

En homenaje a ©Osvaldo_Otero

L’histoire du temps présent Amérique latine, Caraïbes, Espagne. 

Un dossier de Conserveries Mémorielles #20, 2017.

Introduction

Dans le prolongement du séminaire qui réunit désormais à l’IHTP des spécialistes de l’histoire du temps présent en Amérique latine et, plus récemment, de l’ensemble des mondes ibériques, ce dossier constitue l’occasion non seulement de donner la parole à de jeunes chercheurs et de réunir des collaborateurs reconnus de l’IHTP et mais également de jeter les bases d’un projet plus vaste, d’un pari à la fois inédit, incontournable (car participant du statut de l’historien) et pluriel[1]. Trop rares sont en effet les lieux et les réalisations scientifiques où sont conjointement évoquées l’Amérique latine et l’Espagne. Néo-colonialisme qui, dans les sphères intellectuelles, ne dit pas son nom, enfermement dans des catégories qui gagneraient à dépasser les frontières de la comparaison “immédiate” (les Amériques, plus généralement les « aires culturelles »), commodité de la recherche et moindre “prise de risque” fût-elle scientifique, voire réflexion qui se satisferait de cloisonnements et de paradigmes académiques ou officiels ? Les raisons de cet oubli persistant sont diverses. L’amplification de la circulation des idées via les NTIC semble toutefois contribuer à en relativiser la portée. Les études présentées dans ce dossier duel, réunissant jeunes chercheurs et chercheurs plus confirmés, apportent ainsi un premier démenti solidement étayé à ces facilités heuristiques. Elles s’inscrivent par ailleurs dans un courant historiographique encore objet de questionnements voire de réserves et, dans tous les cas, peu aisé à mettre en œuvre dans les pays concernés jusqu’à une période extrêmement récente : l’histoire du temps présent, en tant que dialectique entre un passé parfois bien peu “révolu” et le temps présent, ses relations complexes avec la mémoire, érigée en valeur cardinale qui fonde désormais l’exigence non pas tant de justice que de « réparation », tant nous sommes passés de « l’ère du témoin » à « l’ère des victimes » . Tel est le deuxième enjeu de cet ensemble.

L’histoire du temps présent dans les mondes ibériques présente un certain nombre de spécificités. Elle ne peut être appréhendée comme un décalque ou un avatar de la version européenne, pas même dans le cas espagnol. Une relation symbolique à l’histoire (nationale) particulièrement dense, vécue sur le long terme —le plus souvent depuis les révolutions d’Indépendances au début du XIXe siècle—y tire le meilleur parti d’événements fondateurs de la nation —question clé si l’on se souvient des aléas de la formation de l’Etat-nation tout au long XIXe siècle—, se superpose à des temporalités fondées sur les emboîtements d’échelle du social et du politique (du groupe ou de la communauté à l’Etat et à l’échelle continentale).  Continuar leyendo “L’histoire du temps présent Amérique latine, Caraïbes, Espagne. Chemins de traverses mémoriels et fabrique des médiations”

Más viable que nunca, la utopía cardenista. Entrevista a Pedro Palou

Entrevista a Pedro Palou por Judith Amador Tello, Proceso, 26 enero 2017


En estos momentos en que se gobierna para las élites políticas, económicas, religiosas, hay que voltear al pasado y ver el contraste con otros modelos en la historia de México, dice el escritor del “crack” Pedro Ángel Palou. Es lo que hace en su novela histórica sobre el general Lázaro Cárdenas, Tierra roja, y en entrevista. “No puede haber un contraste mayor entre el México de Enrique Peña Nieto y el de Cárdenas”, dice, y cree que a Donald Trump debería exigírsele una disculpa. Urge a replantear la política exterior y comercial de México, y cree que la opción política en nuestro país es “por un candidato dispuesto a encabezar un gobierno de transición”.

Enorme, más vigente que nunca, pero sin inútiles añoranzas, la figura de Lázaro Cárdenas del Río está presente en México, no sólo desde que comenzó a debatirse la llamada reforma energética, sino ahora mismo, cuando tras el primer gasolinazo de este 2017 –en el cual se “festejará” el primer centenario de una Constitución completamente trastocada– han salido a las calles multitudes enardecidas que le recuerdan al gobierno que, pese a todo, “el petróleo es nuestro”.

El general Cárdenas es, a decir del escritor Pedro Ángel Palou, el mejor expresidente de México, no sólo por su patriotismo sino por toda la obra política y social que hizo en el país, incluso en Latinoamérica, tras su mandato (…)

Para seguir leyendo:http://www.proceso.com.mx/471840/viable-nunca-la-utopia-cardenista-palou

Prelude to Iguala: “Heavy-handed police tactics” used against Ayotzinapa students in 2011

U.S. Ambassador Wayne said state was “blaming victims” and “denying any responsibility
National Security Archive News Alert
Edited by Michael Evans
Posted – October 7, 2015

Washington, DC, October 7, 2015 – U.S. Ambassador to Mexico Earl Anthony Wayne said that “evidence of heavy-handed police tactics” was “strong and disconcerting” after a 2011 clash with student protestors from Ayotzinapa normal school left two youths and a gas station employee dead and several others wounded, according to a declassified cable from the U.S. Embassy in Mexico City.

Authorities in the Mexican state of Guerrero “reacted defensively and insensitively by blaming the victims and denying any responsibility” for their part in what the Embassy cable called a “chaotic student protest” in which “both police and protestors resorted to violent tactics.”

The newly-declassified cable was obtained by the National Security Archive under the U.S. Freedom of Information Act and was the focus of an article published today by the award-winning team of investigative journalists at Mexico’s Aristegui Noticias.

The deadly 2011 incident against students from the Raúl Isidro Burgos Normal School in Ayotzinapa came less than three years before 43 students from the university were disappeared and six others were killed after being detained by police forces in Iguala, Guerrero on the night of September 25-26, 2014. More than a year later, the federal government’s theory about what happened that night lies in ruins, and the families of the victims are no closer to knowing the fates of their loved ones.

Last month, a group of independent investigators invited by the Mexican government and appointed by the Inter-American Commission of Human Rights of the Organization of American States rejected the government’s version of the 2014 case, which held that a cabal of local politicians, municipal police forces and members of a drug gang had kidnapped and killed the students before burning the bodies at a garbage dump. The group of experts said the government lacked physical evidence connecting the alleged perpetrators to the case, that security forces had tortured many of the witnesses, and that a fire in which the government claims the bodies were burned could not have happened.

(…)

http://nsarchive.gwu.edu/news/20151007-prelude-to-iguala-heavy-handed-police-tactics-against-ayotzinapa-students/

Le prisme des émotions dans l’histoire du temps présent – Amérique latine Espagne

« L’utilité de toutes les passions ne consiste qu’en ce qu’elles fortifient et font durer en l’âme des pensées, lesquelles il est bon qu’elle conserve, et qui pourraient, sans cela, en être effacées »[1]. Mémoire et émotions s’égrainent d’une seule main, ce qui favorise certes le risque d’une histoire « compassionnelle », le péché d’empathie avec le témoin, mais ce qui fait aussi que pour l’historien du temps présent les émotions sont la « réalité saisissable »[2] d’une histoire incarnée. En effet, l’expression des affects à travers les manifestations du corps n’accompagnent pas seulement l’évocation du passé dont elles conservent la trace. Elles le convoquent en une intériorisation du souvenir qui confère une proximité à l’événement inscrit dans le passé. Elles colorent le prisme à travers lequel les agents du souvenir, chercheurs et porteurs de mémoire mêlés, construisent dans le présent leur relation au passé dans un espace public. Car à la croisée des enjeux de mémoire convergent « un passé qui ne passe pas »[3] et un présent qui l’interroge à l’aune de ses propres inquiétudes[4]. Lorsque dans les années 2000 la société espagnole se divise sur la question des fosses de la guerre civile et de l’inertie d’une symbolique franquiste dans la cité[5] ; lorsque les lieux et les moments commémoratifs de la guerre du Sentier Lumineux engendrent de nouvelles violences au Pérou ; lorsque les organisations et les élites amérindiennes s’organisent pour l’écriture d’une contre-histoire en Bolivie, au Chili, en Équateur ou que le régime chaviste au Venezuela transforme la figure de Simon Bolívar et le culte historique consensuel en un dogme politique, et que la Commission Vérité et Justice au Paraguay engage une véritable ingénieurie de l’histoire pour changer radicalement le rapport que la société entretient avec son passé autoritaire, les souvenirs mettent les corps en mouvement en raison certes des représentations du passé qui les habitent, mais en raison aussi de leur circulation dans le présent au regard que les uns et les autres se font des possibles à venir.

(…)

Cette immédiation entre le passé et le présent, dont les émotions constituent le prisme sensible, est l’objet de notre recherche. Le monde hispanique (Amérique latine et Espagne), au-delà des circulations transnationales qui intègrent les « passés à vif » à l’échelle de cette aire culturelle[10], est un laboratoire privilégié pour observer à travers les jeux d’acteurs la concurrence entre régimes d’historicité. La prégnance des régimes héroïques enracinés dans le XIXe siècle des fondateurs de la patrie et de la construction de l’État-national ainsi que dans les résistances indigènes à la conquête et sa martyrologie chrétienne reste forte, tandis qu’elle se heurte à la montée en puissance du temps des victimes et des reconfigurations présentistes mondialisés[11].

(…)

Le rapport que les sociétés entretiennent avec leur passé n’est pas seulement le fruit de l’invention d’une tradition, de pratiques mnémoniques et d’une discipline de recherche, il participe également de l’intuition. Elle prend forme en Amérique latine dans les tensions durables entre des « citadelles historiographiques » et les partisans d’une « contre-histoire », sans cesse revendiquée et renouvelée, de révisionnismes récurrents qui vont bien au-delà des simples conflits de mémoire. Pour beaucoup il s’agit de défendre une identité, dont l’estime de soi est enchâssée dans une représentation du passé qui remonte fréquemment à l’Indépendance (1810-1811), dont le Bicentenaire a été très opportunément célébré et récupéré par les gouvernements en place.

(…)

[1]. Descartes R., Les Passions de l’Âme, dans Œuvres et lettres (texte présenté par André Bridoux), Paris, Gallimard/Bibliothèque de la Pléiade, 1970, p. 730 [1649].

[2]. Boquet D. et P. Nagy, « Une histoire des émotions incarnées », Médiévales, n° 61, 2011, p. 5-24.

[3]. Selon la formule de Conan É. et H. Rousso, Vichy, un passé qui ne passé pas, Paris, Gallimard, 1996.

[4]. Capdevila L. et F. Langue (dir.), Entre mémoire collective et histoire officielle. L’histoire du temps présent en Amérique Latine, Rennes, Presses universitaires de Rennes, 2009.

[5]. Segura A., A. Mayayo, Q. Solé (éd.), Fosses comunes i simbologia franquista: ponències de les jornades, Barcelona, 9 i 10 d’octubre 2008, Catarroja, Editorial Afers, 2009.

[6]. Descartes R., Les Passions de l’Âme, op.cit, p. 715.

[7]. Camps V., El gobierno de las emociones, Barcelona, Herder Editorial, 2011.

[8]. Farge A., Effusion et tourment. Le récit des corps. Histoire du peuple au XVIIIe siècle, Paris, Odile Jacob, 2007, p. 15.

[9]. Berthier N., Sanchez-Biosca V., Retóricas del miedo. Imágenes de la Guerra Civil española, Madrid, Casa de Velázquez, 2012.

[10]. Pérotin-Dumon A. (dir.), Historizar el pasado vivo en América latina, http://www.historizarelpasadovivo.cl/es_home.html

[11]. Hartog F., Régimes d’historicité. Présentisme et expériences du temps, Paris, Seuil, 2003 ; Fassin D. et R. Rechtman, L’empire du traumatisme. Enquête sur la condition de victime, Paris, Flammarion, 2007 ; Ferro M., Le ressentiment dans l’histoire. Comprendre notre temps, Paris, Odile Jacob, 2007.

[12]. Capdevila L. et F. Langue (dir.), Entre mémoire collective et histoire officielle. op.cit.

INTRODUCTION  à Luc Capdevila, Frédérique Langue (coords.), Le passé des émotions. D’une histoire à vif Amérique Latine et Espagne, Rennes, PUR, 2014.

Pour accéder au texte complet, à la table des matières, aux présentations ouvrage et auteurs

Las Memorias de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de México. Una fuente excepcional para el historiador


Desde el Colegio de México, hay que señalar la publicación en forma electrónica de la Guía de las Memorias de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de México durante su primer siglo de existencia. Para el historiador económico su importancia es evidente: estos documentos hacendarios que cubren el período 1822 hasta 1910 constituyen la fuente más importante de información cualitativa y cuantitativa sobre la administración pública, no sólo por el resumen económico anual presentado por los respectivos secretarios sino además por la gran cantidad de anexos estadísticos que acompañan cada informe.
En esta base de datos se pone a disposición del público una introducción detallada, una síntesis de cada Memoria de Hacienda, así como listas de los anexos estadísticas que los acompañan y datos sobre las bibliotecas donde se albergan copias. La información se completó con unas bases de datos complementarias con listas y biografías de los ministros y de los años económicos que correspondían a cada Memoria, y una bibliografía.
Incluye en formato Excel, todos los cuadros estadísticos de ingresos, egresos y deuda pública que acompañana las Memorias entre 1822 y 1870.
Responsable del proyecto: Dr. Carlos Marichal (El Colegio de México)
http://memoriasdehacienda.colmex.mx/

“Hernán Cortés fue un político maquiavélico”

ENTREVISTA El País 26 de marzo de 2015 (Luis Prado) – El historiador británico John H. Elliot subraya que Moctezuma vivía un momento precario de “hambrunas y rebeliones”
Quizá no haya mejor lugar para evocar la figura de Hernán Cortés que la biblioteca de la Casa de América esta tarde soleada y ventosa de Madrid. Una luz de oro viejo ilumina libros y maderas oscuras. Y probablemente nadie mejor para hacerlo que John H. Elliott (Inglaterra, 1930), el gran historiador del imperio español que inauguró el conquistador de México.
“Hablar de conquistadores no es muy políticamente correcto en el siglo XXI y por eso es tan importante conocer su contexto histórico para recuperar la figura de un hombre a caballo entre la Edad Media y la Moderna y entender sus preocupaciones e intereses en un momento de fusión de la corona de Castilla con la de Aragón y de enfrentamiento con el mundo musulmán”, afirma Elliott como prólogo a la entrevista (…)
Para seguir: http://cultura.elpais.com/cultura/2015/03/26/actualidad/1427408535_514611.html

Movimientos armados en México. Fuentes en línea

Movimientos armados en México. Recursos de información desde El Colegio de México
Este sitio forma parte de un proyecto destinado a integrar y difundir recursos de información sobre la violencia política en América Latina y el Caribe.
La colección que aquí se incluye, se refiere a la guerrilla y grupos armados mexicanos, consta de más de 450 documentos (entre otros, volantes, comunicados, notas de prensa, cartas, suplementos, planes y reglamentos) pertenecientes a un periodo de cuarenta y cinco años (de 1960 hasta 2005 entre aquellos que tienen una fecha que permite identificarlos).
(…)
Principal recopiladora fue la Profesora Verónica Oikión, de El Colegio de Michoacán. Su trabajo complementado con materiales obtenidos durante la investigación que dio origen a la obra La transición en México. Una historia documental 1910-2010 de Sergio Aguayo Quezada (Fondo de Cultura Económica y El Colegio de México, 2010).
Los documentos incluidos en el sitio forman parte de las colecciones del Archivo General de la Nación y de Mandeville Special Collections Library University of California San Diego Armed Revolutionary Organizations of Mexico.
http://movimientosarmados.colmex.mx/
Información en: biblio2@colmex.mx

México en la Digital Public Library of America

La recientemente inaugurada  Digital Public Library of America ofrece el acceso abierto a millones de objetos -no solamente libros, sino también manuscritos, fotografías, registros fonográficos y cinematográficos-, que pueden ubicarse fácilmente mediante búsquedas por año, lugar, formato y tema, e incluso delimitar aún más los resultados con opciones adicionales. Es posible crear cuentas gratuitas de […]

La recientemente inaugurada  Digital Public Library of America ofrece el acceso abierto a millones de objetos -no solamente libros, sino también manuscritos, fotografías, registros fonográficos y cinematográficos-, que pueden ubicarse fácilmente mediante búsquedas por año, lugar, formato y tema, e incluso delimitar aún más los resultados con opciones adicionales. Es posible crear cuentas gratuitas …

Historia de América en colecciones de la BVPV. Fuentes digitales

Entre otras fuentes de interés, la Historia de Méjico : desde los primeros movimientos que prepararon su independencia en el año de 1808 hasta la época presente (México, s.n, 1849-1852) por Lúcas Alaman.

Contiene: Parte primera. T. I-IV Que comprende desde el principio de las inquietudes en 1808 hasta la completa pacificacion del Reino en 1820, terminada la guerra de la insurreccion — Parte segunda. T. V Que comprende desde el plan proclamado por D. Agustin de Iturbide en Iguala, en 24 de febrero de 1821, y sucesos de España que dieron motivo á su formacion, hasta la muerte de este jefe y el establecimiento de la república federal mejicana en 1821

http://bvpb.mcu.es/iberoamerica/es/consulta/registro.cmd?id=398195

Una temporada en el infierno mexicano | Pablo Riquelme Richeda


/* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:”Tabla normal”; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-parent:””; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin-top:0cm; mso-para-margin-right:0cm; mso-para-margin-bottom:10.0pt; mso-para-margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

Hacia el final de Los detectives salvajes, novela de Roberto Bolaño, los jóvenes poetas Ulises Lima y Arturo Belano, más dos acompañantes, atraviesan el desierto de Sonora a bordo de un Chevrolet Impala, huyendo de un proxeneta de Ciudad de México y siguiendo el rastro de la poeta Cesárea Tinajero. Recorren Caborca, Altar, Sonoyta, Agua Prieta, Nogales y Santa Teresa, entre otras ciudades, bordeando la frontera con Estados Unidos. El viaje transcurre con relativa calma a principios de 1976. El mismo periplo, ahora, sería fatal para los jóvenes. Ese territorio es disputado por los carteles de Sinaloa, Beltrán Leyva y Juárez. Y por el ejército mexicano, que intenta recuperarlo.

Esta adversidad la vivió el reportero Ed Vulliamy (1954), veterano de las guerras de Bosnia e Irak, en los viajes que hizo en 2008 y 2009, cuando serpenteó los 3.380 kilómetros de la frontera que comparten Estados Unidos y México. El resultado es Améxica, una tensa crónica sobre el paisaje físico, humano e industrial de la zona fronteriza con mayor tránsito de personas y mercancías del planeta, cruzada diariamente por un millón de almas y cuyo intercambio comercial asciende a 367.400 millones de dólares al año.

Actualmente, la vida ahí está condicionada por la guerra civil librada desde el año 2000, tras la derrota del PRI, entre los carteles de narcos para hacerse de “La Plaza”, el río de drogas que fluye hacia el norte y que mueve 323.000 millones de dólares al año y que sólo entre 2006 y 2010 dejó 40 mil muertos. A esto hay que añadir la presencia del Ejército mexicano, sacado a las calles en 2006, en el marco de la llamada “guerra contra el narcotráfico” del Presidente Felipe Calderón, dirigida desde el Palacio Nacional en el DF y monitoreada por la Casa Blanca. Según Vulliamy, desde que los soldados están en las calles, la violencia no ha disminuido; ha aumentado.

Pero esta frontera está lejos de Washington y el DF, los centros de poder donde se promulgan las leyes. La frontera mexicano-estadounidense es, según Vulliamy, un “territorio por derecho propio”, con un estilo de música (el norteño) y un argot (el espanglish) característicos. Una dinámica particular desborda la separación política. A esta región híbrida el autor le llama Améxica, en un juego de palabras que alude a los mexicas, el pueblo azteca de lengua náhuatl, que emigró desde el desierto hacia el sur para levantar su gran ciudad en Tenochtitlán -la futura Ciudad de México-, mucho antes del Tratado de Guadalupe Hidalgo de 1848, que puso fin a las guerras mexicano-estadounidenses y que fijó la frontera actual.

El viaje de Vulliamy va de Oeste a Este, del Pacífico al Golfo de México, y tiene tres etapas. Comienza en Tijuana, frente a San Diego, donde los carteles de Beltrán Leyva, Sinaloa y Tijuana están enfrentados con feroz crudeza. Luego atraviesa los desiertos de Sonora y Arizona, donde se encuentra “El camino del Diablo”, el ancho pasillo de arena que recorren los ilegales que entran a Estados Unidos (muchos no llegan a destino). El negocio del tráfico humano es disputado por los carteles como una forma de diversificar el negocio. El corazón del trayecto es Ciudad Juárez, cuna de la Revolución de 1910 y, actualmente, la ciudad más peligrosa del mundo, con una tasa de 191 asesinatos por cada 100 mil habitantes. Allí, la anarquía criminal ha precipitado una guerra de todos contra todos (carteles, bandas callejeras, policías, militares), alcanzando cotas de crueldad inimaginables para una mente sana.

La tercera etapa del viaje comprende dos tramos. Primero, entre Ciudad Acuña y Nuevo Laredo, pulmón industrial de la frontera, donde el paisaje fue colonizado por las maquiladoras, las fábricas de montaje en cadena exentas de aranceles que ofrecen condiciones de trabajo miserables, pero que hacen girar los engranajes de la economía regional. En Nuevo Laredo se encuentra el Puente Internacional Portal a las Américas, donde ejércitos de camiones transportan el 40% del comercio entre Estados Unidos y México: 97% de ese tráfico es legal; el resto son drogas que van hacia el norte y armas (“ríos de hierro”), que van hacia el sur. Estas armas de última generación suelen ser usadas en el último tramo del viaje, entre Nuevo Laredo y Matamoros. Allí, hasta 2010 regía una Pax Mafiosa impuesta por el cartel del Golfo y su brazo paramilitar, Los Zetas, sobre el derrotado cartel de Sinaloa. Pero en 2010 la paz se quebró. Los Zetas se “independizaron” del cartel del Golfo y pasaron a disputarle el poder a su matriz. Es la zona más caliente del actual conflicto y el último incidente ocurrió hace unas semanas, cuando el líder de Los Zetas, Heriberto “El Verdugo” Lazcano Lazcano, fue ultimado por la marina mexicana. Su cadáver fue robado por Los Zetas horas más tarde, en un episodio aún no aclarado.

La tesis que soporta este libro es radical. Vulliamy dice que la violencia mexicana de las últimas dos décadas se acentuó en 1994, con la entrada en vigor del Nafta, el Tratado de Libre Comercio entre Canadá, Estados Unidos y México, que aceleró el flujo de drogas y la migración ilegal hacia el norte y la instalación de maquiladoras en lado mexicano de la frontera. La Pax Mafiosa establecida por el PRI con los carteles -que les otorgaba territorios autónomos donde operar a cambio de cooperación- se quebró con el triunfo del PAN, el 2000, obligando a los carteles a reformularse para el mercado global.

En este sentido, afirma Vulliamy, los carteles de narcos son empresas como cualquier otra, que aplican la lógica comercial y siguen los mismos modelos de negocios que las multinacionales. Por ejemplo, externalizando servicios: contratando sicarios y pandillas que no forman parte del cartel, pero que por dinero trabajan para ellos. Son bandas que, eventualmente, algún día serán carteles, como ocurrió con Los Zetas.

La guerra del narco, dice Vulliamy, es una guerra de nuestros tiempos “pospolíticos”, “la primera verdadera guerra del siglo XXI”. A diferencia de las guerras ideológicas, étnicas o religiosas que se libraban por una causa o ideal, ésta se libra sólo por dinero. Por dinero y por los mercados que lo aseguran. Y si hay algo que caracteriza a este conflicto -además de su brutalidad a rajatabla- es que “ni la izquierda ni la derecha han conseguido plantear la menor resistencia”.


Hacia el final de Los detectives salvajes, novela de Roberto Bolaño, los jóvenes poetas Ulises Lima y Arturo Belano, más dos acompañantes, atraviesan el desierto de Sonora a bordo de un Chevrolet Impala, huyendo de un proxeneta de Ciudad de México y siguiendo el rastro de la poeta Cesárea Tinajero. Recorren Caborca, Altar, Sonoyta, Agua Prieta, Nogales y Santa Teresa, entre otras ciudades, bordeando la frontera con Estados Unidos. El viaje transcurre con relativa calma a principios de 1976. El mismo periplo, ahora, sería fatal para los jóvenes. Ese territorio es disputado por los carteles de Sinaloa, Beltrán Leyva y Juárez. Y por el ejército mexicano, que intenta recuperarlo.

Esta adversidad la vivió el reportero Ed Vulliamy (1954), veterano de las guerras de Bosnia e Irak, en los viajes que hizo en 2008 y 2009, cuando serpenteó los 3.380 kilómetros de la frontera que comparten Estados Unidos y México. El resultado es Améxica, una tensa crónica sobre el paisaje físico, humano e industrial de la zona fronteriza con mayor tránsito de personas y mercancías del planeta, cruzada diariamente por un millón de almas y cuyo intercambio comercial asciende a 367.400 millones de dólares al año.

Actualmente, la vida ahí está condicionada por la guerra civil librada desde el año 2000, tras la derrota del PRI, entre los carteles de narcos para hacerse de “La Plaza”, el río de drogas que fluye hacia el norte y que mueve 323.000 millones de dólares al año y que sólo entre 2006 y 2010 dejó 40 mil muertos. A esto hay que añadir la presencia del Ejército mexicano, sacado a las calles en 2006, en el marco de la llamada “guerra contra el narcotráfico” del Presidente Felipe Calderón, dirigida desde el Palacio Nacional en el DF y monitoreada por la Casa Blanca. Según Vulliamy, desde que los soldados están en las calles, la violencia no ha disminuido; ha aumentado.

Pero esta frontera está lejos de Washington y el DF, los centros de poder donde se promulgan las leyes. La frontera mexicano-estadounidense es, según Vulliamy, un “territorio por derecho propio”, con un estilo de música (el norteño) y un argot (el espanglish) característicos. Una dinámica particular desborda la separación política. A esta región híbrida el autor le llama Améxica, en un juego de palabras que alude a los mexicas, el pueblo azteca de lengua náhuatl, que emigró desde el desierto hacia el sur para levantar su gran ciudad en Tenochtitlán -la futura Ciudad de México-, mucho antes del Tratado de Guadalupe Hidalgo de 1848, que puso fin a las guerras mexicano-estadounidenses y que fijó la frontera actual.

El viaje de Vulliamy va de Oeste a Este, del Pacífico al Golfo de México, y tiene tres etapas. Comienza en Tijuana, frente a San Diego, donde los carteles de Beltrán Leyva, Sinaloa y Tijuana están enfrentados con feroz crudeza. Luego atraviesa los desiertos de Sonora y Arizona, donde se encuentra “El camino del Diablo”, el ancho pasillo de arena que recorren los ilegales que entran a Estados Unidos (muchos no llegan a destino). El negocio del tráfico humano es disputado por los carteles como una forma de diversificar el negocio. El corazón del trayecto es Ciudad Juárez, cuna de la Revolución de 1910 y, actualmente, la ciudad más peligrosa del mundo, con una tasa de 191 asesinatos por cada 100 mil habitantes. Allí, la anarquía criminal ha precipitado una guerra de todos contra todos (carteles, bandas callejeras, policías, militares), alcanzando cotas de crueldad inimaginables para una mente sana.

La tercera etapa del viaje comprende dos tramos. Primero, entre Ciudad Acuña y Nuevo Laredo, pulmón industrial de la frontera, donde el paisaje fue colonizado por las maquiladoras, las fábricas de montaje en cadena exentas de aranceles que ofrecen condiciones de trabajo miserables, pero que hacen girar los engranajes de la economía regional. En Nuevo Laredo se encuentra el Puente Internacional Portal a las Américas, donde ejércitos de camiones transportan el 40% del comercio entre Estados Unidos y México: 97% de ese tráfico es legal; el resto son drogas que van hacia el norte y armas (“ríos de hierro”), que van hacia el sur. Estas armas de última generación suelen ser usadas en el último tramo del viaje, entre Nuevo Laredo y Matamoros. Allí, hasta 2010 regía una Pax Mafiosa impuesta por el cartel del Golfo y su brazo paramilitar, Los Zetas, sobre el derrotado cartel de Sinaloa. Pero en 2010 la paz se quebró. Los Zetas se “independizaron” del cartel del Golfo y pasaron a disputarle el poder a su matriz. Es la zona más caliente del actual conflicto y el último incidente ocurrió hace unas semanas, cuando el líder de Los Zetas, Heriberto “El Verdugo” Lazcano Lazcano, fue ultimado por la marina mexicana. Su cadáver fue robado por Los Zetas horas más tarde, en un episodio aún no aclarado.

La tesis que soporta este libro es radical. Vulliamy dice que la violencia mexicana de las últimas dos décadas se acentuó en 1994, con la entrada en vigor del Nafta, el Tratado de Libre Comercio entre Canadá, Estados Unidos y México, que aceleró el flujo de drogas y la migración ilegal hacia el norte y la instalación de maquiladoras en lado mexicano de la frontera. La Pax Mafiosa establecida por el PRI con los carteles -que les otorgaba territorios autónomos donde operar a cambio de cooperación- se quebró con el triunfo del PAN, el 2000, obligando a los carteles a reformularse para el mercado global.

En este sentido, afirma Vulliamy, los carteles de narcos son empresas como cualquier otra, que aplican la lógica comercial y siguen los mismos modelos de negocios que las multinacionales. Por ejemplo, externalizando servicios: contratando sicarios y pandillas que no forman parte del cartel, pero que por dinero trabajan para ellos. Son bandas que, eventualmente, algún día serán carteles, como ocurrió con Los Zetas.

La guerra del narco, dice Vulliamy, es una guerra de nuestros tiempos “pospolíticos”, “la primera verdadera guerra del siglo XXI”. A diferencia de las guerras ideológicas, étnicas o religiosas que se libraban por una causa o ideal, ésta se libra sólo por dinero. Por dinero y por los mercados que lo aseguran. Y si hay algo que caracteriza a este conflicto -además de su brutalidad a rajatabla- es que “ni la izquierda ni la derecha han conseguido plantear la menor resistencia”.