Mémoire, vérité et justice en Uruguay

Mémoire, vérité et justice en Uruguay/Memoria, verdad y justicia en Uruguay  Revista ILCEA n°26-2016

uruguay-marcha-silencio-2Sous la direction de  Maria H. Ferraro et Lauriane Bouvet

Ce vingt-sixième numéro de la revue ILCEA est consacré à l’étude du processus de gestion du passé traumatique en Uruguay. Dans la ligne des travaux de l’Axe civilisation de l’ILCEA4 sur la mémoire historique des passés traumatiques dans le monde hispanique et faisant suite au colloque international « Mémoire, vérité et justice en Uruguay » organisé à Grenoble en octobre 2014, ce numéro spécial souhaitait faire dialoguer chercheurs et acteurs du processus de gestion politique, historique, mémoriel et judiciaire des crimes du terrorisme d’État. Les apports d’experts internationaux, activistes défenseurs des droits de l’homme, membres du système judiciaire communiquent donc dans ce numéro avec les approches historiographiques de la dictature et de ses mémoires, perspectives sociologiques, travaux de psychologie sociale et de sciences politiques afin de contribuer au développement d’une dynamique de recherche interdisciplinaire sur le processus de gestion du passé traumatique en Uruguay qui rapproche les différentes formes d’expertise de terrain.

Para seguir leyendo: http://ilcea.revues.org/3869

Huellas digitales del pasado reciente argentino

Por primera vez se identifica a un NN gracias a las huellas digitales de un viejo documento. Marcas de una madre desaparecida en la dictadura. La identificación por este procedimiento permitió que se completara toda documentación e incluso se cambiara el certificado de defunción de María Cristina Alvira, secuestrada en San Nicolás, el 5 de mayo de 1975.
Por Alejandra Dandan, Página 12, 11 de mayo de 2015

Fernando Alvira tiene 37 años, es licenciado en Química, investigador del centro de investigaciones ópticas con láseres de alta potencia del Conicet. Vive en La Plata. Es hijo de María Cristina Alvira y de Horacio Martínez, dos militantes de la JUP y Montoneros secuestrados el 5 de mayo por un comando del Ejército en San Nicolás. Ese día también se llevaron a una hermana de María Cristina, Raquel. Y a Fernando, que estuvo en un orfanato hasta que sus abuelos lograron ubicarlo. Sus padres y su tía están desaparecidos. En agosto del año pasado, el Equipo argentino de Antropología Forense y el Ministerio de Seguridad identificaron la ubicación de su madre a partir del análisis de una huella digital, dormida durante casi cuarenta años en un expediente del Consejo de Guerra. La Cámara Federal porteña acaba de ordenar la rectificación de la partida de defunción. Ahora se sabe: a María Cristina la mataron el 2 de junio de 1977 en un operativo fraguado como “enfrentamiento” en la calle Canalejas de esta capital. Ella estuvo en el Atlético. Y fue enterrada como NN en la Chacarita. En 1982, y ante la falta de reclamos de esa familia que en realidad la estaba buscando, la pasaron al osario común.
“Yo tengo dos hijos, uno 2 años y medio, y otro que nació el 2 de junio del año pasado: ahora sé, el mismo día que mataron a mi mamá”, dice Fernando. “Cuando recibí la noticia me pasó algo con esto del Atlético. Hace cuatro o cinco años, estuvimos ahí trabajando con una técnica de láser distinta a la que uso normalmente. Fuimos a sacar información de fotografías y procesar datos. No obtuvimos nada, pero estuvimos ahí, en ese lugar: no en otro. No estuvimos en la ESMA. No estuvimos en Orletti. No, estuvimos ahí.”

Para seguirhttp://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-272436-2015-05-11.html

 

Argentina: los archivos de la dictadura en línea

Capture d’écran 2014-03-23 à 10.00.40El 21 de marzo, ll Gobierno argentino (ministerio de Defensa) lanzó la plataforma virtual archivosabiertos.com, donde se alojarán las digitalizaciones de todos los archivos secretos de la última dictadura (1976-1983) hallados en un edificio de la Fuerza Aérea el pasado noviembre.
La documentación comprende las actas de las juntas militares y las listas negras de intelectuales y artistas calificados como “peligrosos” por el régimen. Se podrá consultar de forma gratuita a través de la red mientras que los originales serán conservados en la Biblioteca Aeronáutica de la capital argentina (información Efe). El material digitalizado forma parte de las 1.500 carpetas de documentos encontradas en el subsuelo del Edificio Cóndor (Buenos Aires) por un empleado de mantenimiento el pasado 4 de noviembre.
El lanzamiento de este sitio web forma parte de las actividades de reivindicación de la memoria programadas con motivo del 38 aniversario del golpe de estado en Argentina, ocurrido el 24 de marzo de 1976.
ARCHIVOS ABIERTOS.COM

“El Ministerio de Defensa reafirma su compromiso de apertura y accesibilidad de los archivos de las Fuerzas Armadas, estableciendo como eje transversal la política de estado de Memoria, Verdad y Justicia. Por ello, desde la Dirección Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario se crearon equipos de relevamiento y análisis de la documentación de interés histórico y/o judicial obrante en los archivos de las Fuerzas Armadas y se impulsó el Programa de Modernización del Sistema de Archivos del Área de la Defensa.

En este marco, se produjo el hallazgo de documentación correspondiente al periodo de la última dictadura militar en el subsuelo del Edificio Cóndor. Dicha documentación fue inventariada, relevada, conservada y digitalizada con el objeto de ser puesta a la consulta pública.”

Indicted for Genocide: Guatemala’s Efraín Ríos Montt

The photographs of Guatemala’s disappeared spell “Justice” and “Genocide” on a fence near the Public Ministry’s headquarters in Guatemala City. (Credit: H.I.J.O.S.)
Indicted for Genocide: Guatemala’s Efraín Ríos Montt
U.S. and Guatemalan Documents Trace Dictator’s Rise to Power
National Security Archive Electronic Briefing Book No. 419

Posted – March 19, 2013
Edited by Kate Doyle

Washington, D.C., March 19, 2013 – The groundbreaking genocide trial of Efraín Ríos Montt, retired army general and former dictator of Guatemala, opens today with the presentation of the prosecution’s first witnesses. The trial will take place despite repeated efforts by defense lawyers to halt the proceedings with legal appeals and a bid for amnesty. On March 12, the Constitutional Court rejected the amnesty request once and for all, clearing the way for the trial to begin.

Along with his former intelligence chief, José Mauricio Rodríguez Sánchez, Ríos Montt stands accused of masterminding a violent counterinsurgency campaign during his 1982-83 regime that sought to destroy opposing guerrilla forces and anyone who supported them. The indictment accuses the two men of responsibility for fifteen documented massacres in the Ixil region of the country’s Quiché department, resulting in the deaths of 1,771 unarmed men, women and children (…)
http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB419/

For ongoing trial summaries, commentary and analysis, see a new Website launched by the Open Society Justice Initiative in partnership with the National Security Archive, the International Center for Transitional Justice, CEJIL and the Guatemalan on-line news site Plaza Pública: http://www.riosmontt-trial.org/

NUEVO MUNDO, MUNDOS NUEVOS n°12-2012 – Contenidos de la segunda entrega

NUEVO MUNDO, MUNDOS NUEVOS n°12-2012 – CONTENIDOS DE LA SEGUNDA ENTREGA marzo de 2012– ISSN électronique 1626-0252

DEBATES
• ” Liberalismo, masonería y nacionalismo en la América de la emancipación: el cubano Antonio José Valdés (1780-1833) ” Manuel Hernández González
• ” “Al César lo qué es del César y a Dios lo que es de Dios.” Política y religión en la coyuntura de las guerras de independencia. Perú, 1808-1825 ” Daniel Morán

CUESTIONES DEL TIEMPO PRESENTE
• ” Le documentaire muet au Brésil : la critique désire et l’image montre ” Eduardo Morettin

IMAGENES, MEMORIAS Y SONIDOS
• “La interconectividad del pasado debería hacernos más humildes ante la globalización del presente” Gabriel Entin
• ” Memoria y muerte – la dictadura de Pinochet en las películas de Pablo Larraín: Tony Manero (2007) y Post Mortem (2010) ” Tzvi Tal

COLOQUIOS
” Primer Taller para el Estudio de la Justicia en Chile. Las fuentes: aproximaciones metodológicas. Presentación ” Carolina González Undurraga
• ” De la información rendida y de lo expuesto por facultativos… Testimonios legos y medidas probatorias en el entendimiento judicial de la locura. El caso de Pablo Bartels. Valparaíso, Chile, 1869 ” María José Correa Gómez
• ” La temporalidad, las ausencias presentes y los motivos. Conflictos, justicias y género en una villa recién fundada. San Felipe, Chile, 1747 ” María Eugenia Albornoz Vásquez
• ” El problema de la administración de justicia “lega” y “experta” en Chile siglo XIX. El valor heurístico de los expedientes judiciales ” Víctor Brangier

RESEÑAS Y ENSAYOS HISTORIOGRÁFICOS
• ” Thomas Whigham, La Guerra de la Triple Alianza, Volumen II: El triunfo de la violencia, el fracaso de la paz, Asunción, Taurus Historia, 2011, 454 p. ” Luc Capdevila
• ” Angel Manzanilla, La sublevación de Francisco Javier Pirela. Maracaibo, 1799-1800 (Una nueva perspectiva histórica e historiográfica), Caracas, Academia Nacional de la Historia, 2011, 538 p. ” Inés Quintero
• ” Mark Carey, In the Shadow of Melting Glaciers. Climate Change and Andean Society, Oxford, Oxford University Press, 2010, 273 p. ” Luc Capdevila
• ” Gabriela Dalla-Corte Caballero/Fabricio Vázquez Recalde, La conquista y ocupación de la frontera del Chaco entre Paraguay y Argentina. Los indígenas tobas y pilagás y el mundo religioso en la Misión Tacaaglé del Río Pilcomayo (1900-1950), ” Luc Capdevila
• ” Salvador Bernabéu, Frédérique Langue (coords.), Fronteras y sensibilidades en las Américas, Madrid, Ediciones Doce Calles/MASCIPO-UMR 8168, 2011, 392 p., ilustraciones, mapas. ” Carmen Bernand
• ” Héctor Alimonda, Gina Alvarado Merino, Gian Carlo Delgado Ramos, Diego Domínguez, Cecília Campello do Amaral Mello, Iliana Monterroso, Guillermo Wilde, Gestión ambiental y conflicto social en América latina, Buenos Aires, CLACSO Libros, 2008 ” Luc Capdevila
• ” Edgardo Mondolfi Gudat, El lado oscuro de una epopeya. Los legionarios británicos en Venezuela, Caracas, Editorial Alfa, 2011, 252 p. ” Inés Quintero
• ” Clarisa Agüero y Diego García (Comps.), Culturas interiores. Córdoba en la geografía nacional e internacional de la cultura, La Plata, ediciones Al Margen, 2010. 249 p. ” Gabriela Couselo
• ” Nikolaus Böttcher, Bernd Hausberger y Max S. Hering Torres, El peso de la sangre. Limpios, mestizos y nobles en el mundo hispánico, El Colegio de México, Ciudad de México, 2011, 320 p. ” María Eugenia Albornoz Vásquez
• ” Arturo Agramonte et Luciano Castillo, Cronología del cine cubano I (1897-1936), La Havane, Ediciones ICAIC, 2011, 489 p. ” Nancy Berthier
• ” Francisco Andújar Castillo y Domingo Marcos Jiménez Carrillo (eds.), Riqueza, poder y nobleza: los Marín de Poveda, una historia familiar del siglo XVII vista desde España y Chile, Almaría, Editorial Universidad de Almería, 2011, 212 p. ” María Eugenia Albornoz Vásquez
• ” Howard Becker, Manual de escritura para científicos sociales. Cómo empezar y terminar una tesis, un libro o un artículo, Buenos Aires, Siglo XXI editores, 2011, 235 p. ” Moira Cristiá

AULA VIRTUAL
• ” Democratización subnacional a la luz de los usos políticos del poder de policía del estado santiagueño durante el juarismo, 1995-2004 ” Celeste Schnyder

GUIA DEL INVESTIGADOR AMERICANISTA

ENLACES – SELECCION DE SITIOS AMERICANISTAS 2012

Revista Nuevo Mundo Mundos Nuevos
http://nuevomundo.revues.org

Gusticia | Joaquín Trujillo

Este fragmento se encontró inacabado entre sus papeles;
el autor no tuvo tiempo de darle la última mano;
pero los primeros pensamientos de los grandes maestros
merecen ser conservados para la posteridad,
como los esbozos de los grandes pintores.
ENCICLOPEDIA (1757), TOMO VII*
Gusto y Justicia han sido entendido(a)s a veces conjunta y a veces separadamente. Separada, cuando la experiencia estética ha sido considerada una cuestión muy personal, una mera experiencia, lo que comúnmente se llama “una cuestión de gustos”, y, entonces, el examen de “justicia” no es admitido; es tenido  por extraño, pretencioso e incluso violento a propósito de la posición única e irrepetible, esa perspectiva tan válida como muchas otras que saturan el universo de los pareceres. No tiene sentido juzgar en esta versión al objeto ni al gusto más allá del mero gusto.
Conjuntamente se entiende a la Justicia y al Gusto, en cambio, cuando lo que se llama “el buen gusto” es considerado, en justicia, precisamente un asunto de justicia por cuanto a través de un juicio estético juzgamos el gusto propio o el ajeno, o bien, por medio de la sofisticación de ese gusto logramos un consenso del gusto, el cual es apreciado como un verdadero universo en el que todas sus perspectivas se han puesto finalmente de acuerdo.
Hume vio en la refinación del gusto una cuestión de temperamentos, y en razón de ello se le puede contar entre quienes tienen al gusto y a la justicia como a asuntos sólo relacionados por una muy específica costumbre concerniente en estrechar su vínculo; Kant, en cambio, creyó posible formular una verdadera Justicia del gusto, o más bien —lo que es mucho más atrevido— pretendió juzgar ese mismo acto de juzgar el gusto, dictaminando —era que no— la competencia del tribunal de la razón en este asunto, con lo cual, aunque no identificaba Gusto y Justicia, sí enclaustró a ambas deidades en una misma habitación.
El gusto, malo o bueno, nace de una propensión a los objetos, una propensión que no necesariamente los toca ni, supuestamente, los modifica. Eso en principio.
Pero la justicia es una propensión muy distinta. Es una actividad que consiste en corregir el acontecer conforme a un concepto que se tiene de aquel mismo acontecer. No se hace justicia sólo en la mente —como bien puede cultivarse el gusto—, sino que se la lleva a cabo mediante el llamado “acto de justicia” que se exterioriza tanto como se exterioriza también un objeto del gusto por cuanto es, precisamente, perceptible.
Ahora bien, ¿puede el gusto volverse objeto de la justicia como el acontecer social, según la justicia, lo es? Esta pregunta debe ser reemplazada por una menos fundamental: ¿qué es lo que se intenta proteger cuando nos abstenemos de hacer justicia respecto del gusto, cuando no intentamos mejorarlo en conformidad al “buen gusto”?
E intentaremos responder a la segunda pregunta para eludir, de una manera elegante, la primera.
Se intenta proteger un gusto que todavía no ha sido percibido. ¿Y por qué? Porque, en definitiva, se intenta proteger mediante esa abstención una justicia posible y precaver una injusticia probable.
Las fábulas que hemos heredado del siglo XX son, en tal sentido muy alumbradoras. Se nos ha ensañado que Le Figaro cometió un acto de suma injusticia cuando menospreció y atacó la exposición de los primeros impresionistas; que los sindicatos soviéticos fueron injustos cuando atacaban a Shostakovich, a Pasternak o a Ajmátova; que los nazis mostraron su decidida injusticia al conformar sus museos de “Enterte Kunst”.
Y, por esto, como el paso del tiempo ha permitido revalorar lo que antes fue menospreciado, y, por lo tanto, el tiempo ha permitido entrar en razón, y con ello, lograr una póstuma justicia es que una moraleja hemos aprendido: es preciso, a fin de ser justos, retardar el juicio del gusto.
En este sentido, la justicia y el gusto están relacionados. Un gusto demorado hace posible una justicia del gusto, una Gusticia.
Sin embargo, la justicia del gusto nos devuelve siempre a la pregunta cuya respuesta eludimos: ¿es justo, y de buen gusto, hacer un acto de justicia del gusto? Decir por ejemplo: Esto es una obra de arte; esto es una de las grandes pequeñas obras; esto es la obra de una gran promesa; esto es una obra compleja; esto es interesante; esto no es una obra defectuosa; esto es un bodrio; esto es una verdadera porquería. ¿Puede haber justicia en las cosas del gusto y a la vez buen gusto en la actividad de justicia? En definitiva, ¿es justo o de buen gusto la Gusticia?, ¿es de Gusticia la Gusticia?
*Epígrafe elegido por el editor

Este fragmento se encontró inacabado entre sus papeles;
el autor no tuvo tiempo de darle la última mano;
pero los primeros pensamientos de los grandes maestros
merecen ser conservados para la posteridad,
como los esbozos de los grandes pintores.
ENCICLOPEDIA (1757), TOMO VII*
Gusto y Justicia han sido entendido(a)s a veces conjunta y a veces separadamente. Separada, cuando la experiencia estética ha sido considerada una cuestión muy personal, una mera experiencia, lo que comúnmente se llama “una cuestión de gustos”, y, entonces, el examen de “justicia” no es admitido; es tenido  por extraño, pretencioso e incluso violento a propósito de la posición única e irrepetible, esa perspectiva tan válida como muchas otras que saturan el universo de los pareceres. No tiene sentido juzgar en esta versión al objeto ni al gusto más allá del mero gusto.
Conjuntamente se entiende a la Justicia y al Gusto, en cambio, cuando lo que se llama “el buen gusto” es considerado, en justicia, precisamente un asunto de justicia por cuanto a través de un juicio estético juzgamos el gusto propio o el ajeno, o bien, por medio de la sofisticación de ese gusto logramos un consenso del gusto, el cual es apreciado como un verdadero universo en el que todas sus perspectivas se han puesto finalmente de acuerdo.
Hume vio en la refinación del gusto una cuestión de temperamentos, y en razón de ello se le puede contar entre quienes tienen al gusto y a la justicia como a asuntos sólo relacionados por una muy específica costumbre concerniente en estrechar su vínculo; Kant, en cambio, creyó posible formular una verdadera Justicia del gusto, o más bien —lo que es mucho más atrevido— pretendió juzgar ese mismo acto de juzgar el gusto, dictaminando —era que no— la competencia del tribunal de la razón en este asunto, con lo cual, aunque no identificaba Gusto y Justicia, sí enclaustró a ambas deidades en una misma habitación.
El gusto, malo o bueno, nace de una propensión a los objetos, una propensión que no necesariamente los toca ni, supuestamente, los modifica. Eso en principio.
Pero la justicia es una propensión muy distinta. Es una actividad que consiste en corregir el acontecer conforme a un concepto que se tiene de aquel mismo acontecer. No se hace justicia sólo en la mente —como bien puede cultivarse el gusto—, sino que se la lleva a cabo mediante el llamado “acto de justicia” que se exterioriza tanto como se exterioriza también un objeto del gusto por cuanto es, precisamente, perceptible.
Ahora bien, ¿puede el gusto volverse objeto de la justicia como el acontecer social, según la justicia, lo es? Esta pregunta debe ser reemplazada por una menos fundamental: ¿qué es lo que se intenta proteger cuando nos abstenemos de hacer justicia respecto del gusto, cuando no intentamos mejorarlo en conformidad al “buen gusto”?
E intentaremos responder a la segunda pregunta para eludir, de una manera elegante, la primera.
Se intenta proteger un gusto que todavía no ha sido percibido. ¿Y por qué? Porque, en definitiva, se intenta proteger mediante esa abstención una justicia posible y precaver una injusticia probable.
Las fábulas que hemos heredado del siglo XX son, en tal sentido muy alumbradoras. Se nos ha ensañado que Le Figaro cometió un acto de suma injusticia cuando menospreció y atacó la exposición de los primeros impresionistas; que los sindicatos soviéticos fueron injustos cuando atacaban a Shostakovich, a Pasternak o a Ajmátova; que los nazis mostraron su decidida injusticia al conformar sus museos de “Enterte Kunst”.
Y, por esto, como el paso del tiempo ha permitido revalorar lo que antes fue menospreciado, y, por lo tanto, el tiempo ha permitido entrar en razón, y con ello, lograr una póstuma justicia es que una moraleja hemos aprendido: es preciso, a fin de ser justos, retardar el juicio del gusto.
En este sentido, la justicia y el gusto están relacionados. Un gusto demorado hace posible una justicia del gusto, una Gusticia.
Sin embargo, la justicia del gusto nos devuelve siempre a la pregunta cuya respuesta eludimos: ¿es justo, y de buen gusto, hacer un acto de justicia del gusto? Decir por ejemplo: Esto es una obra de arte; esto es una de las grandes pequeñas obras; esto es la obra de una gran promesa; esto es una obra compleja; esto es interesante; esto no es una obra defectuosa; esto es un bodrio; esto es una verdadera porquería. ¿Puede haber justicia en las cosas del gusto y a la vez buen gusto en la actividad de justicia? En definitiva, ¿es justo o de buen gusto la Gusticia?, ¿es de Gusticia la Gusticia?
*Epígrafe elegido por el editor

Crimen y Sociedad

Crimen y Sociedad; Delito y castigo en perspectiva histórica. Prácticas ilegales, policía, justicia y sistema penitenciario en la Argentina (siglos XIX y XX).
Incluye el contenido del CD rom La policía en perspectiva histórica: Argentina y Brasil (del siglo XIX a la actualidad)

Crimen y Sociedad; Delito y castigo en perspectiva histórica. Prácticas ilegales, policía, justicia y sistema penitenciario en la Argentina (siglos XIX y XX).
Incluye el contenido del CD rom La policía en perspectiva histórica: Argentina y Brasil (del siglo XIX a la actualidad)