“Hernán Cortés fue un político maquiavélico”

ENTREVISTA El País 26 de marzo de 2015 (Luis Prado) – El historiador británico John H. Elliot subraya que Moctezuma vivía un momento precario de “hambrunas y rebeliones”
Quizá no haya mejor lugar para evocar la figura de Hernán Cortés que la biblioteca de la Casa de América esta tarde soleada y ventosa de Madrid. Una luz de oro viejo ilumina libros y maderas oscuras. Y probablemente nadie mejor para hacerlo que John H. Elliott (Inglaterra, 1930), el gran historiador del imperio español que inauguró el conquistador de México.
“Hablar de conquistadores no es muy políticamente correcto en el siglo XXI y por eso es tan importante conocer su contexto histórico para recuperar la figura de un hombre a caballo entre la Edad Media y la Moderna y entender sus preocupaciones e intereses en un momento de fusión de la corona de Castilla con la de Aragón y de enfrentamiento con el mundo musulmán”, afirma Elliott como prólogo a la entrevista (…)
Para seguir: http://cultura.elpais.com/cultura/2015/03/26/actualidad/1427408535_514611.html

Canarias laboratorio de América – Hacer historia según J. Elliott

Entrevista a J. Elliott (A. Zabaleta, Las Palmas de Gran Canaria):´No es nuevo hablar de decadencia europea, pero Europa sobrevive´
“Canarias fue un laboratorio que preparó la conquista y colonización de América y hay que ponerlas en el contexto que merecen dentro de la historia mundial”.

Elliott, catedrático emérito de Oxford, inauguró ayer en la Casa de Colón el Coloquio de Historia Canario Americana. En su intervención, destacó el papel de Canarias en la conquista y colonización de América. “Las Islas Canarias han tenido su influencia en ese proceso y hay que ponerlas dentro del contexto que merecen dentro de la historia mundial y atlántica”, apuntó. Hoy sale a la venta su último libro, Haciendo historia, una reflexión sobre la labor del historiador que parte de su propia experiencia durante seis décadas. Sus escritos sobre la necesidad y las limitaciones de una historia atlántica hacen de Elliott un investigador de especial interés para la historiografía canaria.
–En los años 60 usted se da cuenta de que, en sus estudios anteriores sobre España, había estado escribiendo historia atlántica sin ser consciente de ello. Hoy el atlantismo tiene carta de naturaleza entre muchos historiadores. ¿Qué papel juegan las Islas en él?
–Han sido fundamentales, porque con la conquista y la colonización de Canarias en el siglo XV se creó un laboratorio para la próxima conquista y colonización de América. La imagen de los guanches, el tratamiento de los guanches, el esfuerzo de evangelizar y convertir… sin duda la memoria, el recuerdo de lo que se hizo en Canarias tuvo un gran impacto e influencia en la manera de tratar a la población indígena de América, así como en el proceso de conquista y colonización.
–Usted alerta de los riesgos y las limitaciones de historiar ese espacio atlántico, una tendencia que encuentra su auge coincidiendo con el cansancio de la historia imperial y colonial.
–En parte empezó todo con El Mediterráneo y el mundo del Mediterráneo en la época de Felipe II, el gran libro de Fernand Braudel. Claro que hay diferencias muy importantes entre el Mediterráneo, que en el fondo es un mar cerrado, y el Atlántico, abierto a tres continentes, pero casi desde el principio he visto la importancia del Atlántico como un conjunto. Fue importantísimo no sólo estudiar la historia de España, sino también la de su extensión atlántica, incluyendo las islas y América (…)
Para seguir: La Opinión de Tenerife, martes 16 de octubre de 2012.

Colonos | Alejandro Zambra

No conozco a un mejor contador de historias que Leonardo Sanhueza. Pensé esto por primera vez en un momento muy temprano de nuestra amistad, al calor de largas conversaciones, hace una porrada de años. De más está decir que eran reuniones generosam…

No conozco a un mejor contador de historias que Leonardo Sanhueza. Pensé esto por primera vez en un momento muy temprano de nuestra amistad, al calor de largas conversaciones, hace una porrada de años. De más está decir que eran reuniones generosamente regadas y que, a cierta hora de la noche, para la mayoría de nosotros era imposible mantener siquiera el simulacro de un diálogo, con excepción de Leonardo, quien asombrosamente conservaba la lucidez, de manera que entre el humo y el alcohol persistía el encanto de la conversación, aunque uno de los interlocutores, casi siempre yo, apuntara solamente unos monosílabos ladeados, casi horizontales.

Algunos años después ese aspecto hasta entonces privado de la personalidad de Sanhueza emergió en las crónicas que empezó a escribir en la página de Cultura de Las Ultimas Noticias. Colonos, el libro de poemas que acaba de publicar, a mi parecer marca el encuentro entre el poeta y el cronista, que no estaban necesariamente separados, pero que aquí son uno y el mismo. Lo primero que recordé cuando leí Colonos fue esa desencantada conferencia en que Borges lamenta que la palabra poeta haya sido dividida en dos: que ahora el que canta y el que cuenta, el que expresa sentimientos y el que les da una perspectiva, sean dos sujetos casi irreconciliables. Entiendo que hace 10 años Leonardo concibió el proyecto del que Colonos es el primer resultado visible, y que alude a la épica, o parte de un deseo de restitución similar al que manifestaba Borges en aquella conferencia: volver a narrar y a cantar, y en este caso nada menos que el origen.
Colonos habla sobre unos aventureros que en realidad no querían aventuras o que no sabían lo que querían cuando decidieron venir a Chile y perderse en La Frontera: relojeros, músicos, desocupados, mercenarios y comerciantes que de pronto se vieron habitando un país que no les interesaba, que no sentían como propio y que además despreciaban. Más temprano que tarde perdieron sus tierras y volvieron a Europa o se marcharon a las ciudades, a los manicomios, a los cementerios, o bien, como dice bellamente el poeta, se quedaron ahí, “muertos en vida, ahogados,/ unos por la miseria, otros por la codicia,/ todos en un solo alquitrán indiscernible/ que entraba por debajo de las puertas/ y ahora me llega al pecho y sigue subiendo/ mientras afuera vuelan las luciérnagas/ con la misma ligereza de hace unos años,/ como si entretanto nada hubiera ocurrido/ salvo el ir y venir de su luz efímera”.

El libro empieza con un luminoso relato sobre Gustave Verniory, un ingeniero belga que llega a La Araucanía para trabajar en la construcción de la vía ferroviaria y que observa este mundo sin juzgarlo, llevado por la rara fascinación que le producen esos miserables pueblos a medio hacer. En la figura de Verniory, Sanhueza encuentra una perspectiva que le permite narrar y también borrarse, dejar hablar a los personajes, como sucede con Charles Girardet, por ejemplo, que resume de este modo su vida: “¿Quién me obligó a probar la suerte de los colonos,/ ya viejo y enfermo, sin saber siquiera lo que es un arado,/ y encima con una esposa ya tarada y lamentable?”.

Colonos aporta un matiz inesperado y relevante para seguir escarbando en el enigma de nuestra identidad. ¿De dónde vienen la violencia, la reticencia, la altivez chilenas? También de esos colonos, parece decir Sanhueza, aunque la respuesta es más compleja y múltiple. Hay en este libro muchas historias, desoladoras algunas y también otras en cierta medida felices, y al cerrar el libro esas voces constituyen un rumor caótico y terrible en el que nos reconocemos. Porque Leonardo Sanhueza sabe muy bien que de nada sirven las historias si salimos indemnes después de escucharlas.

Entrevista al historiador John Elliott | Canal 2 Sur

El historiador John Elliott, profesor de la Universidad de Oxford y Premio Príncipe de Asturias, comenta las ideas principales de su libro Imperios del mundo Atlántico. En esta investigación, Elliott realiza un análisis comparativo de las estrategi…

El historiador John Elliott, profesor de la Universidad de Oxford y Premio Príncipe de Asturias, comenta las ideas principales de su libro Imperios del mundo Atlántico. En esta investigación, Elliott realiza un análisis comparativo de las estrategias de colonización y la posterior disolución de la hegemonía imperial española frente al poder imperial británico.