Le Venezuela est une île

Censure à l’encontre des médias y compris étrangers, départ des compagnies aériennes: l’isolement du pays découle d’une stratégie conçue de longue date d’après le modèle cubain
Un graffiti à Caracas, au Venezuela, représentant l’ancien président Hugo Chávez, et le héros Simón Bolívar, «libérateur de l’Amérique latine». Photo Luis Robayo. AFP

Le 29 août 2017, un jour à marquer d’une pierre blanche. Devant la conférence des ambassadeurs, le président Emmanuel Macron qualifie le régime vénézuélien de «dictature», soulignant également la crise humanitaire à laquelle est confronté le pays. Fin du silence diplomatique et de la complaisance lequel, pendant des années, a couvert les échanges avec le Venezuela, depuis la France ou ailleurs. L’une des dernières tentatives des thuriféraires de la dictature, «insoumis» et autres experts autoproclamés, de défendre un modèle désormais indéfendable, consiste à cet égard à rejeter la responsabilité de la situation sur le successeur de Hugo Chávez. Nicolás Maduro, président depuis la disparition du «commandant suprême» et «Bolívar du XXIe siècle» en 2013, serait confronté à la «guerre impérialiste» menée par les Etats-Unis, alors que les échanges entre les deux pays, pétroliers notamment, n’ont jamais vraiment été remis en question par les deux parties, si ce n’est très récemment par l’administration… américaine. Il serait un leader moins charismatique, privé des ressources qu’assuraient jusqu’en 2012 les hauts cours du pétrole. Soit. Les images qui demeurent, celles des correspondants de presse, de photographes et de journalistes qui ont pu faire leur travail avant d’être censurés, emprisonnés ou expulsés s’agissant des envoyés étrangers, témoignent toutefois d’une répression gouvernementale démesurée à l’encontre d’une population civile non armée. Non armée si ce n’est d’un violon comme le jeune musicien violemment appréhendé. Non armée, comme cette vieille femme participant à un exercice de tir pour obtenir de quoi nourrir sa famille en échange de sa participation à la mobilisation générale décrétée par le régime afin de défendre le pays de «l’agression impérialiste». Autrement dit, de quoi obtenir des Clap (comités chavistes d’approvisionnement, lesquels fournissent leurs partisans exclusivement en produits de première nécessité) de quoi survivre en ces temps de crise humanitaire sans précédent.

En fait, c’est bien avant le «chavisme» qu’il convient de situer les origines de la catastrophe (…)

Poursuivre la lecture sur Libération : http://www.liberation.fr/debats/2017/08/31/le-venezuela-est-une-ile_1593332

 

Le Venezuela et la “guerre civile” : une histoire du temps présent sous tension

Voici pourquoi on ne peut pas encore parler de guerre civile au Venezuela

Les mésusages du concept de "guerre civile" ne reposent que sur une instrumentalisation idéologique de l'histoire et un discours anti-impérialiste.

ANDRES MARTINEZ CASARES / REUTERS Voici pourquoi on ne peut pas encore parler de guerre civile au Venezuela. HuffingtonPost.fr 08/08/2017

Attentisme, fidélité réitérée au chef de l’Etat par la voix du ministre de la défense, mais aussi répression directe et démesurée: tel est le panorama que présente aujourd’hui un pays mobilisé voire révolté contre un régime que le Secrétaire général de l’Organisation des Etats américains (OEA), Luis Almagro, n’hésite pas à qualifier de “dictature”. Evoquer le spectre d’une “guerre civile” n’a toutefois, dans le contexte vénézuélien, que peu de sens, si ce n’est pour les spécialistes autoproclamés et autres idéologues de service.

L’asymétrie entre les acteurs du conflit est en effet patente. En termes de droit international, on ne peut décemment parler d’affrontement entre des groupes armés dans la mesure où c’est une opposition non armée qui se mobilise au quotidien et dans ses composantes les plus diverses contre le président Nicolás Maduro et ses velléités de refondation constitutionnelle du régime: une opposition tout d’abord politique, réunie dans la Table de l’union démocratique (MUD), dont il n’est pas inutile de rappeler qu’elle a été formellement créée en 2009 à la suite d’une autre mobilisation contre une autre réforme constitutionnelle, celle devant permettre la réélection de H. Chávez en 2012. Elle est rejointe par des secteurs critiques du chavisme, y compris des personnalités politiques (la procureure Luisa Ortega) et même, militaires.

Cette résistance civile apparaît sans ambigüité aucune dans les reportages réalisés depuis le début de la mobilisation en avril dernier (…)

Poursuivre cette lecture sur Le Huffington Post

Les raisons de l’impasse au Venezuela

©CARLOS GARCIA RAWLINS / REUTERS

Alors que le Venezuela est secoué par une crise politique et humanitaire, la position du pays sur la scène internationale reste ambiguë (…)
TRIBUNE. Les mobilisations et la grève générale lancées par l’opposition ont été marquées par une répression démesurée et des violences meurtrières. Après trois mois et demi d’affrontements entre les partisans du président vénézuélien Nicolas Maduro et ses opposants, on déplore plus d’une centaine de morts, des opposants assassinés, des étudiants jugés par des tribunaux militaires, des médias contraints à l’autocensure ou à la fermeture, des journalistes et même des magistrats arrêtés.
On pourrait gloser à l’infini sur les raisons de ce qui apparaît désormais comme une impasse, aussi bien au niveau national qu’à l’échelle internationale. Dégradation d’un pouvoir aux mains d’un leader dépourvu de charisme, téléguidé depuis Cuba, pénuries alimentaires et de médicaments, auxquelles s’ajoutent des divisions au sein du « chavisme », comme en témoigne la défection de la procureure Luisa Ortega.
(…)
Poursuivre la lecture sur Le Monde : http://www.lemonde.fr/idees/article/2017/07/27/les-raisons-de-l-impasse-au-venezuela_5165679_3232.html#R5q0VRo8XDX3tOig.99

INES QUINTERO DISCURSO DE ORDEN EN LA SESIÓN SOLEMNE DE LA ASAMBLEA NACIONAL POR EL 206 ANIVERSARIO DE LA DECLARACIÓN DE LA INDEPENDENCIA 5 DE JULIO DEL 2017

 

Discurso de orden en la Sesión Solemne de la Asamblea Nacional por el 206 aniversario de la Declaración de la Independencia 5 de Julio del 2017

Dra. Inés Quintero
Historiadora
Directora de la Academia Nacional de la Historia

Extractos del discurso seleccionados por Inés Quintero.

“…quiero exteriorizar mi reconocimiento más absoluto y sincero a todos los venezolanos que por su indoblegable vocación y convicción republicanas, por su constancia y compromiso ciudadano han contribuido y han hecho posible que hoy, 5 de julio del 2017, 206 años después de que se declaró la Independencia de Venezuela, estemos aquí, en el hemiciclo protocolar del Palacio Legislativo, en el espacio en donde reside la voluntad popular, en el poder público que reúne la representación del soberano: 14 millones 385 mil 349 venezolanos así lo decidieron el 15 de diciembre del 2015.

(…) Comenzó así, con esa declaración y esa determinación sustentada en el principio de la representación, el largo y sostenido proceso de construcción de la República que nos ha acompañado desde entonces y que hoy, 206 años después, su conservación su protección y su defensa constituyen un compromiso ineludible e insoslayable para la totalidad de los venezolanos, sin distinciones.

(…) Romper con la monarquía representó la más contundente y trascendente revolución que haya ocurrido entre nosotros: no fuimos más súbditos del rey sino ciudadanos libres para decidir la forma de gobierno que nos resultara más conveniente. Fue así como el Congreso General de Venezuela, en nombre y por la autoridad del pueblo a quien representaba, dejó consagrada esta perdurable transformación en la Constitución Federal para los Estados de Venezuela, sancionada el 21 de diciembre de 1811. Allí quedaron establecidos los fundamentos de la República Federal: la división de los poderes públicos; la alternancia en el poder; el sistema representativo, la abolición de los fueros y privilegios, los deberes y derechos de los ciudadanos, la consagración del principio de la igualdad y los límites y atribuciones de cada uno de los poderes públicos.

(…) En 1949, la Junta Militar que derrocó al presidente Rómulo Gallegos, decretó que el 5 de julio fuese celebrado por las Fuerzas Armadas en homenaje a la Independencia, de esta manera se incorporó un desfile militar a la celebración de un hecho histórico cuya significación es esencialmente cívica y republicana. Este añadido al ritual conmemorativo de la Independencia, no se vio modificado a partir de 1959 y todavía en la actualidad se mantiene. Ya va siendo tiempo de eliminar la presencia de las Fuerzas Armadas en la conmemoración de este hecho memorable de nuestra historia y de nuestra vida republicana y comenzar a pensar en la posibilidad de convertir el 5 de julio en una gran fiesta ciudadana. Ojalá que el próximo año lo estemos celebrando festivamente sin desfile militar y con la asistencia masiva de los ciudadanos.

(…) la crítica situación en la cual nos encontramos no es reciente ni accidental. Desde hace varios años hemos asistido a una constante, perniciosa y flagrante violación de los fundamentos republicanos. La alternancia en el poder fue eliminada y sustituida por la reelección indefinida, una práctica que contradice en lo más profundo la esencia de la vida republicana; la desaparición del equilibrio y la división de los poderes públicos se ha instalado como una rutina cotidiana sin el menor pudor ni consideración a los principios fundamentales que sostienen a la República.

Continuar leyendo “INES QUINTERO DISCURSO DE ORDEN EN LA SESIÓN SOLEMNE DE LA ASAMBLEA NACIONAL POR EL 206 ANIVERSARIO DE LA DECLARACIÓN DE LA INDEPENDENCIA 5 DE JULIO DEL 2017”

Acerca de: Elías Pino Iturrieta, Positivismo y gomecismo

Acerca de: Elías Pino Iturrieta, Positivismo y gomecismo, Caracas, Editorial Alfa, 2016, Anuario de Estudios Americanos, 74(1), enero-junio 2017, pp. 376-378 (reseña Frédérique Langue).

Es bien sabido que los libros tienden a cobrar vida propia, escapándosele al autor sin por eso dejar de acompañar a veces una actualidad cuyas raíces se hunden en un pasado no tan remoto aunque no siempre asumido. Tal es el caso de esta tercera reedición de la obra de Elías Pino Iturrieta, historiador de las ideas de reconocida trayectoria académica e intelectual, cuya acuciosidad no se ha desmentido para nada en lo que a interpretación de la historia reciente y especialmente a personalismo político e historia oficial de Venezuela se refiere. Este « tercer regreso », como lo llama el autor, se nutre en efecto de una amplia y novedosa bibliografía sobre el « benemérito » « tirano liberal » Juan Vicente Gómez. El libro se vuelve a publicar además en un contexto de creciente imposición del personalismo en la cúspide del Estado, de intentos sistemáticos por asegurarse el control de la sociedad en su conjunto, y en fin, de apología constante a los « mandones de turno » si no al finado « Bolívar del siglo XXI ». En este sentido, el papel de los intelectuales dentro de un régimen personalista no es el menor aspecto de estas permanencias del pasado criollo en un presente revuelto más cercano a la « última catástrofe » ejemplificada por Henry Rousso que a un gobierno cabal y de fundamentos democráticos.

La influencia del positivismo se remonta en Venezuela a la sexta década del siglo XIX, con una alocución de Rafael Villavicencio pronunciada desde las aulas universitarias. Hasta 1935 (fin de la cruenta dictadura gomecista que duraba desde el año 1908), esta corriente filosófica e intelectual que reúne tanto a historiadores, sociólogos, juristas y médicos, predomina en la vida política (…)

Para seguir leyendo la reseña: http://estudiosamericanos.revistas.csic.es/index.php/estudiosamericanos/article/view/712/712

 

Venezuela: Temporada de golpes

Reseña a MONDOLFI GUDAT, Edgardo, Temporada de golpes. Las insurrecciones militares contra Rómulo Betancourt, Caracas, Editorial Alfa, 2015, Revista de Indias, Vol. LXXVII, n°269, 2017, pp. 337-353.

 

Autor de reconocida trayectoria en temas de historia contemporánea de Venezuela especialmente en su vertiente diplomática (relaciones con Gran Bretaña), Edgardo Mondolfi Gudat aborda en esta entrega otro capítulo de difícil acceso para el investigador que se enfrenta habitualmente a la dificultad de consultar archivos relativamente recientes —como lo son archivos militares, especialmente los relacionados con el Consejo de Guerra— y en todo caso “sensibles”, en el sentido de los ecos persistentes que vienen despertando en el tiempo presente. Al contrario, y como bien se evidencia aquí, la dificultad radicó en seleccionar testimonios fidedignos entre las innumerables memorias, libros y folletos que apuntan a justificar más que a relatar, entre publicaciones oficiales y aportaciones hemerográficas, crónicas y reportajes, para luego interpretar acontecimientos no siempre transitados por los especialistas en la materia y hasta opacados por la historia oficial de turno. Los archivos privados, así como por ejemplo el de Santiago Gerardo Suárez, o de instituciones (de la Fundación R. Betancourt) suplieron en gran parte esta dificultad como se indica en las primeras páginas de la obra.

Está por demás decir que, entro de los aportes novedosos hechos en el transcurso de estos últimos años a la historia contemporánea de Venezuela y por estas mismas razones, el “tema” Betancourt ocupa un lugar destacado. En El día del atentado. El frustrado magnicidio contra Rómulo Betancourt (Caracas, Alfa, 2013), E. Mondolfi había desentrañado el significado del atentado perpetrado en junio de 1960 en contra del “padre de la democracia”, ubicándolo a ciencia cierta en el contexto internacional de la época y más precisamente en el ámbito caribeño (liderazgo democrático de Betancourt versus dictadura de Trujillo).

Con este libro, se adentra en uno de los aspectos más controvertidos de la historia republicana de Venezuela después de la caída de la “dictablanda” de Pérez Jiménez y el pacto de Punto Fijo (1958) (…)

Para seguir leyendo: http://revistadeindias.revistas.csic.es/index.php/revistadeindias/article/view/1046/1118

Reflexiones sobre la construcción y la evolución de un modelo constitucional inacabado : la Constitución de 1978

Reseña de la ponencia realizada por la Profesora Géraldine Galeote (Université Paris-Sorbonne), el 15 de marzo de 2017, en el seminario “Mémoires et histoires du temps présent en Amérique Latine et Espagne 2016-2017”.

Por Cristina Bernaldo

La comunicación organizada por el IHTP en colaboración con la Universidad Paris 8 y la EHESS enmarcada dentro del seminario “Mémoires et histoires du temps présent en Amérique Latine et Espagne 2016-2017” fue consagrada al estudio del proceso de elaboración de la Constitución Española de 1978. Las organizadoras Frederique Langue (IHTP-CNRS) y Pascale Thibaudeau (LER-Université Paris 8) contaron en esta ocasión con la presentación de Geraldine Galeote, Profesora de la Universidad Paris-Sorbonne, cuyo trabajo de investigación trata sobre cuestiones relacionadas con el Estado democrático español, la identidad y la sociedad española. Géraldine Galeote dirige actualmente un grupo de investigación en el laboratorio CRIMIC (Paris-Sorbonne) que versa sobre la construcción de las identidades nacionales durante los siglos XIX y XX. Su comunicación tenía por objetivo poner de manifiesto las limitaciones jurídicas y los desafíos políticos que han caracterizado el proceso de elaboración de la Constitución de 1978.

A modo introductorio, Galeote repasa la cuestión de Estado y de Nación y nos habla de la progresiva imposición del modelo clásico, que establece una equivalencia entre la unidad política establecida en un momento dado y el grupo instalado sobre un territorio determinado. Aclara cómo esto se ha transformado en un modelo casi universal y representa la forma generalizada del poder político en las sociedades modernas, y sobre todo, cómo la imposición de este modelo ha dado lugar a posteriores fracturas dentro del Estado-Nación que se han traducido en reivindicaciones de reconocimiento de culturas diferenciadas.

Para ilustrar el objetivo de su comunicación, propone hacerlo a través de dos cuestiones fundamentales: la forma de la estructuración del Estado y la no-confesionalidad. Veremos también cómo cada una de estas cuestiones se resolvió de dos maneras diferentes, más debatida la primera, que trataba sobre diferentes conceptos susceptibles de ser entendidos como una secesión, y más moderada la segunda, aprobada sin prácticamente oposición de ningún grupo parlamentario. Continuar leyendo “Reflexiones sobre la construcción y la evolución de un modelo constitucional inacabado : la Constitución de 1978”

80 AÑOS DE UN ICONO La vida interior del ‘Guernica’

80 AÑOS DE UN ICONO

La vida interior del ‘Guernica’

La obra que Picasso pintó en 1937 mantiene intacta su descarga moral original como icono contra la guerra, por MARÍA DOLORES JIMÉNEZ-BLANCO

El País, 27/03/2017

Fotografía de Dora Maar en una fase temprana del ‘Guernica’. MUSEO REINA SOFÍA

Cuando el Gobierno de la Segunda República encargó en 1937 un gran cuadro a Picasso, España se encontraba inmersa en la Guerra Civil que siguió al golpe de Estado llevado a cabo por un grupo de militares al mando del general Franco. Aquella pintura iba a destinarse al pabellón que representaría al país en la Exposition International des Arts et Techniques dans la Vie Moderne en París. Un pabellón que tenía, de hecho, algo de admonición para una Europa que ya conocía los totalitarismos, pero que aún distaba dos años de la Segunda Guerra Mundial. Por su parte Picasso, afincado en París desde comienzos de siglo y reconocido internacionalmente, era aclamado tanto por quienes se sentían deudores del vértigo vanguardista como por quienes apostaban por nuevos clasicismos. Un desasosiego que trenza lo personal y lo colectivo aflora, sin embargo, en sus obras de aquellos años, que él mismo calificó como “los peores de su vida”: la dureza de la década de los treinta amenazaba con arrollar la edad dorada de la modernidad.

Cuando el cuadro fue presentado públicamente, su recepción crítica se centró ya en buena medida en la tensión entre su forma y su contenido: esa fue siempre la clave. Los críticos de orientación marxista —desde el joven Anthony Blunt hasta el poeta Louis Aragon— le reprocharon, a veces sin nombrarlo, que por no renunciar a la innovación formal no conseguía la eficacia semántica del realismo socialista. Por el contrario, artistas como Amédée Ozenfant defendieron el lienzo diciendo: “Nuestra época es grandiosa, dramática y peligrosa (…) y Picasso, al ser igual a sus circunstancias, hace un cuadro digno de ellas” (…)

Para seguir leyendo:  http://cultura.elpais.com/cultura/2017/03/23/babelia/1490265604_772362.html

Más viable que nunca, la utopía cardenista. Entrevista a Pedro Palou

Entrevista a Pedro Palou por Judith Amador Tello, Proceso, 26 enero 2017


En estos momentos en que se gobierna para las élites políticas, económicas, religiosas, hay que voltear al pasado y ver el contraste con otros modelos en la historia de México, dice el escritor del “crack” Pedro Ángel Palou. Es lo que hace en su novela histórica sobre el general Lázaro Cárdenas, Tierra roja, y en entrevista. “No puede haber un contraste mayor entre el México de Enrique Peña Nieto y el de Cárdenas”, dice, y cree que a Donald Trump debería exigírsele una disculpa. Urge a replantear la política exterior y comercial de México, y cree que la opción política en nuestro país es “por un candidato dispuesto a encabezar un gobierno de transición”.

Enorme, más vigente que nunca, pero sin inútiles añoranzas, la figura de Lázaro Cárdenas del Río está presente en México, no sólo desde que comenzó a debatirse la llamada reforma energética, sino ahora mismo, cuando tras el primer gasolinazo de este 2017 –en el cual se “festejará” el primer centenario de una Constitución completamente trastocada– han salido a las calles multitudes enardecidas que le recuerdan al gobierno que, pese a todo, “el petróleo es nuestro”.

El general Cárdenas es, a decir del escritor Pedro Ángel Palou, el mejor expresidente de México, no sólo por su patriotismo sino por toda la obra política y social que hizo en el país, incluso en Latinoamérica, tras su mandato (…)

Para seguir leyendo:http://www.proceso.com.mx/471840/viable-nunca-la-utopia-cardenista-palou

FIDEL CASTRO STRATÈGE DE L’IMAGE OU LA MISE EN SCÈNE DE LA RÉVOLUTION

L’un des monstres sacrés du XXe siècle n’est plus. Par l’une de ces ironies dont l’histoire a le secret, Fidel Castro est parti un 25 novembre, jour de naissance d’un autre dictateur, Augusto Pinochet. Mort du narrateur, de l’« hypnotiseur » — d’après l’essayiste Alma Guillermoprieto — ou du séducteur pour d’aucuns, du dictateur et du révolutionnaire, du dernier grand dirigeant communiste de la planète, de l’icône pour les autres. Tristesse, soulagement, voire liesse, aussi incongrue soit-elle devant la mort. Dernier survivant de la Guerre froide, Fidel Castro incarnait cette pluralité depuis une façade de libérateur forgée dans la lutte contre la dictature de Batista et la victoire de la révolution en 1959.

A travers le mythe de la Révolution cubaine et de la violence révolutionnaire rédemptrice qu’il a contribué à propager sur le continent et au-delà, mettant à profit l’idéalisme révolutionnaire du Che et de nombreux compagnons de route afin de perpétuer le scénario dévastateur de la Guerre froide, Fidel Castro n’a pas seulement été le protagoniste d’une geste révolutionnaire et militaire fondée sur la lutte armée ou guérilla. Leader charismatique, il a incarné une guerre des idées dont Cuba était devenue la référence incontournable et le fer de lance en Amérique latine mais tout aussi bien d’une guerre des images trop peu souvent prise en considération.

Depuis 1959, un récit héroïque à usage national et continental a été élaboré, dont l’influence au sein des gauches continentales, toutes options confondues, demeure incontestable. La légende et la veine anti-impérialiste ont gommé les premiers doutes, minant les certitudes nouvellement acquises par certains militants ou intellectuels étrangers. Ce n’est qu’à partir du soutien de Castro à l’écrasement du printemps de Prague (1968) et plus encore avec l’emprisonnement en 1971 du poète Heberto Padilla pour « écrits subversifs » que les yeux de certains intellectuels (Jean-Paul Sartre, Julio Cortázar dans ce cas précis) se dessilleront sur le fonctionnement impitoyable de la Révolution. Le voile se lève alors sur la répression et l’élimination des opposants et des critiques, fussent-ils d’anciens révolutionnaires — de Camilo Cienfuegos au général Ochoa — ou, tout simplement, sur l’importance de la lucha (littéralement : la lutte) débrouillardise érigée en système de survie au jour le jour pratiquée avec dérision par les Cubains (…)

Poursuivre la lecture sur le Carnet de l’IHTP/Para seguir leyendo