El “mal ejemplo haitiano”: una reseña del libro de Ada Ferrer, Freedom’s Mirror. Cuba and Haiti in the Age of Revolution

9781107697782Ferrer, Ada: Freedom’s Mirror. Cuba and Haiti in the Age of Revolution, Cambridge, Cambridge University Press, 2014, 384 pp., Anuario de Estudios Americanos, 73, 1, 2016, 355-86.
Esta nueva entrega de Ada Ferrer, si bien profundiza la problemática insurreccional abordada en su primer libro, Insurgent Cuba: Race, Nation, and Revolution, 1868-1898 (University of North Carolina Press, 1999), así como en varias contribuciones colectivas, contempla de entrada dos reali- dades y hasta modelos de emancipación opuestos en relación con la problemática de la esclavitud y hasta de incipientes formas de nacionalismo. Ensayo de historia comparada en primer término, se apoya en numerosas fuentes procedentes de los archivos cubanos, españoles, estadounidenses,
ingleses, haitianos o franceses para ahondar en la mayor paradoja quizás de la historia de la esclavitud: el apogeo de las ideas antiesclavistas y de libertad, y su expresión política mediante la Revolución haitiana. Bien se sabe que la creación de la primera República negra de las Américas (1804) coincidió con el auge de una floreciente economía de plantación y de su corres- pondiente élite sacarócrata en la vecina Cuba, evolución que no se cuestionaría sino hasta bien consumada la independencia después de 1898. En una narración que se aproxima a veces a la novela realista, la autora analiza detalladamente dos procesos de la llamada «era de las revoluciones». El mayor interés del libro radica precisamente en la aproximación conjunta hacia la historia de dos «naciones» que, hasta ahora, la historiografía especializada había enfocado por separado, resaltando de forma casi exclusiva el miedo que se originó en el «mal ejemplo» haitiano. De acuerdo con muchos trabajos, el espectro de la revolución haitiana hasta explicaría en parte el carácter tardío de la independencia cubana. En esta línea interpretativa, el libro demuestra que la «revolución azucarera» cubana se realizó a ciencia cierta «a la sombra» de la de Santo Domingo, aunque la argumen- tación radica en la especificidad de la sociedad cubana, una sociedad con esclavos más que una sociedad esclavista, hasta el cambio coyuntural de fines del siglo XVIII y principios del XIX, o sea los cambios drásticos introducidos a raíz de la Revolución haitiana y del crecimiento de la demanda mundial de azúcar.

Ferrer analiza los orígenes de esta peculiar colonia, desde el papel del contrabando en el área caribeña hasta la contienda marítima y comercial inglesa después de la guerra de los Siete Años y la formalización de la relaciones comerciales con los recién creados Estados Unidos de América, amén de las reformas promovidas desde la misma España a favor de la libertad de comercio. No deja de subrayar el papel de deter- minados personajes en este debate de largo alcance (como el hacendado criollo Francisco Arango y Parreño), que contempla tanto la cuestión de los derechos de los esclavos mediante la implementación del llamado Código Negro en las Américas como la circulación de la información y de un nuevo vocabulario de libertad (constitución, ciudadanía) estrecha- mente vinculado con los acontecimientos de Santo Domingo, amén de las llamadas «revoluciones atlánticas». Las modalidades de difusión de esta información resultan fundamentales a la hora de comprender la actuación de las autoridades locales: son de diversas procedencias e incluían informes oficiales de gobernadores, panfletos diseminados en las colonias inglesas, francesas y españolas (acerca de los derechos del hombre), o periódicos de las colonias, estampas y correspondencias diversas, y hasta rumores de sublevaciones y subversión promovidos por los esclavos o sus descendientes.
En este orden de ideas, destaca la manera cómo, en las postrimerías del siglo XVIII y principios del XIX, los negros franceses fugitivos (africanos o criollos procedentes de las colonias francesas) se consideraron portadores del contagio revolucionario y despertaron el temor de las élites locales. De ahí las disposiciones encaminadas a prohibir su entrada en Cuba, que no llegan sin embargo a contrarrestar la constante circulación de las noticias traídas en los barcos que recorren las rutas del Caribe insular o continental, como bien se especifica en el libro. Muestra cómo el control de unas múltiples fuentes de información, y asimismo de los navíos, de la gente (especialmente de los refugiados) y de los objetos se convierte un reto permanente en un contexto de acérrimas disputas acerca de la necesidad de la abolición (o no) de la esclavitud, de las soberanías en juego y de las distintas estrategias imperiales (cesión de Luisana, expansión de la esclavitud en el sur de Estados Unidos).
Ada Ferrer se adentra por lo tanto en el vaivén y en la cronología de unas cuantas «improbables alianzas» (Cuba, Santo Domingo y los llamados auxiliares negros) y hasta de la «contrarrevolución», destinadas a obstaculizar la difusión de las ideas de libertad, revolución o abolición desde una Haití convertida en adelante en la primera República negra de las Américas (1804). Si bien pone de relieve las relaciones a la vez constantes y antagónicas entre ambos proyectos militares, políticos y económicos, insiste en los ecos persistentes de la Revolución haitiana en una Capitanía General de Cuba donde el comercio «libre» de cautivos desde África llegó a prosperar. Evidencia además, dentro de este crisol de representaciones sociales y políticas contrastadas, hasta qué punto el año 1812 desempeña un papel clave respecto a la elaboración de «ficciones» vinculadas con los relatos de la independencia haitiana (…)

Para seguir leyendo: http://estudiosamericanos.revistas.csic.es/index.php/estudiosamericanos/article/view/681/682