La República del miedo en Venezuela 1810-1814 (Primera Parte)

Por Carlos Alfredo Marín
Instituto de Estudios Hispanoamericanos
Universidad Central de Venezuela

La República se hizo a imagen y semejanza de quien la propuso a partir del 19 de abril de 1810 en el actual territorio venezolano. En esa faena tuvo un papel crucial una concepción de nuevo cuño, abierta a la modernidad de corte ilustrada, que fue pujando nociones que hasta entonces eran desconocidas, y que apenas empezaban inquietar las conciencias de las mayorías.

La operación política para implantarla tenía voces y anhelos distintos. No fue igual el tótem emancipador para los blancos criollos, enclaustrada en los Ayuntamientos provinciales. Tampoco será para la generación que, aunque perteneciendo a las grandes familias, impulsará con vehemencia el cambio revolucionario desde las distintas Sociedades Patrióticas. Ni mucho menos será parecida a la que desean los pardos, negros, mulatos, zambos, indígenas, conjunto social donde flameaba el igualitarismo y el fuego que tarde o temprano empujaría el cambio propuesto por algunos a la guerra de todos.

Esta heterogeneidad política y social tomará, no con sorpresa, sus propios papeles. Por tanto, la mudanza del Antiguo Régimen a la República era impensable sin el desate de esta multiplicidad de visiones y deseos. O mejor dicho: la construcción del tótem republicano debía abrir paso a los miedos.

La violencia positiva
El miedo republicano se caracterizó por la inmediatez de su acción. Su factor primordial fue el pragmatismo, el vértigo de la voluntad. La violencia fue el aditivo que lo impulsó en medio de las extremas circunstancias del combate. En nombre la razón, el miedo en manos del Estado fue un arma poderosa cuyo fin era doblegar al enemigo realista, sin distinción racial o de clase.

De algo sí estamos claros: a las esclavitudes no se les controló con la cartilla de la representatividad política ni a través de las virtudes patrióticas. Siguieron siendo marginadas por la nobleza –ahora sin la égida del Rey– en las haciendas bajo la vigilancia del caporal de turno. Una política represiva que Germán Carrera Damas denomina como de “aplacamiento de las esclavitudes” entre 1810 y 1814.

Así empezaron a moverse las poleas del miedo, de la mano de instituciones como el Tribunal de Policía, que el 29 de enero de 1811 publicó un Bando aprobado por el Ejecutivo con sesenta y seis artículos normativos para “poner freno a todo género de libertinaje”. Celadores aquí y allá. Sujeto que no portara pasaporte firmado por su amo, sería multado y hasta azotado. El rumor del miedo se inmiscuyó en las tabernas y pulperías, en las plazas y esquinas. Se trataba de defender así a los propietarios, tributarios principales de la República; total, ellos eran los únicos que tenían “derecho” a ser ciudadanos en la comarca. Donde estuviera el fusil, estaban sus intereses; donde estuviera el pito requisitorio, sus terrores.

Las tuercas del Estado
En ese círculo dialéctico, el gobierno echa a andar, no sin azar, el torno del miedo sabiendo de antemano que el rumor anti-blanco a lo Haití estaba muy cerca. De allí la virulenta reacción que la aristocracia pusiera en contra de la Ley Marcial de mayo de 1812 dictada por el general Francisco de Miranda, en la que se establecía la conscripción de esclavos ofreciéndoseles la libertad. El fin: defender la patria de las tropas de Domingo de Monteverde y del sermón “maligno” de la Iglesia. Sin embargo, el aparato represivo también se sirvió de la delación y la intriga, la sospecha y la calumnia, tal cual como en la Francia revolucionaria: el terrorismo de Estado. Porque si la espada y el cepo aleccionaban, también lo hacía el tribunal de la opinión pública; para estas prácticas, se creó la Intendencia de Policía el 30 de abril de 1812, a fin de “expurgar la Patria de tanto enemigo interno que la mina y devora”.

Las tuercas del Estado apretaron sus prácticas represivas en la Segunda República. Las tropas del Ejército Libertador dirigieron su atención a los Valles del Tuy y Barlovento, emplazamientos ubicados en la zona centro-costera de la Provincia. El 6 de septiembre de 1813, el comandante Francisco Montilla dio cuenta de la victoria de sus tropas en contra de los alzados realistas en San Casimiro de Guiripa, la mayoría “zambos y negros”.

El “entusiasmo marcial”
Cuando de las ideas se pasa a los fusiles en una coyuntura social que no deja oportunidad para pestañear, la República empieza por exigir voluntades para su sobrevivencia. El verbo “exigir” toma dimensiones angustiantes para el colectivo. La obediencia pasa a ser la merced del día. Al golpe de tambor y corneta marcial, pueblos y ciudades empiezan a ser rodeadas por la voz del militar. Mientras todos oyen los requerimientos, los espíritus y los cuerpos se debaten frenéticamente. Sobre todo, cuando el bando anuncia los castigos y peor aún, la muerte bajo el implacable fusilamiento.

He aquí al miedo republicano en acción, donde vida y muerte se confunden entre el pavor y la valentía: pasiones drásticas de la guerra venezolana. Juan Germán Roscio así lo tenía previsto a fines de 1810. Para el diputado, era obligatorio “instruirse para servir a la Patria”; y frente a esta meta había que disponer de bibliotecas para el estudio de la política y materias afines.

Dudar es un delito; al contrario, la asertividad debe ser la actitud ideal, a quema ropa, sin chistar. Que nadie se esconda a la hora del llamado, que nadie tiemble frente al “entusiasmo marcial”. Así se configura la sociedad miedotizada por los deberes de la Patria; colectivo que sufrió los rigores del deber necesario, grupo donde todos fueron incluidos para la defensa improrrogable de la mentada libertad, encrucijada donde un frío pavoroso congelaba los huesos. El fervor militar procuró la pura acción, apenas con un fraseo ideológico que casi a nadie convencía, ni siquiera a los ilustrados. Método del terror donde se llama y canta, se alista y recluta, y al final del aparato, se erigen dos opciones terminantes: la muerte en el campo de batalla; o en el pelotón de fusilamiento.